Peregrinación a Jordania e Israel

 

entra a la tierra prometida por el monte nebo con moisés

Esta peregrinación comienza en el sur del país, en el desierto del Negev , con nuestro padre en la fe, Abrahán (Beer-Sheva). Viajamos por una ruta de caravanas (Mamshit, Avdat) que conduce al puerto de Salomón, en la punta del Mar Rojo (Eilat). Como el pueblo en éxodo liderado por Moisés, cruzamos la tierra de Edom hasta llegar a la capital nabatea de Petra (Jordania). Continuamos por Moab, hasta la fortaleza herodiana de Maqueronte, antes de llegar a Madaba donde se encuentra el mapa de mosaicos más antiguo de las peregrinaciones a Tierra Santa (siglo IV). Llegamos a la cima del monte Nebo donde Moisés contempló la Tierra Prometida antes de morir. Como el pueblo hebreo, cruzamos el Jordán. Luego, continuamos por el norte del país, en Galilea , pasando por el monte Tabor, luego Nazaret. Después de haber recorrido el lago de Tiberíades (Capernaum, Magdala, Monte de las Bienaventuranzas), regresamos a Judea (Ein Karem, Belén). Luego, finalmente llegamos a Jerusalén , la ciudad santa.

Descubre este circuito

con Regnum Christi

Testimonios

Llevamos varios años soñando con hacer esta peregrinación a Tierra Santa. Este año se ofreció durante la semana que estábamos celebrando nuestro 36º aniversario de bodas y también es el año de mi jubilación, así que  este año era el año para participar.
¡Qué gracia! Hemos viajado por el desierto como Abrahán dejando su país, como los hebreos dirigidos por Moisés, como Juan el Bautista, como la Sagrada Familia huyendo a Egipto, como Jesús tentado por Satanás. Pudimos admirar el sitio de Petra en Jordania.
Al cruzar el Jordán, entramos en Tierra Santa y allí es Jesús a quien seguimos. Qué emoción descubrir la cueva de la Anunciación en Nazaret,
Los lugares del monte Tabor, el monte de las Bienaventuranzas, el mar de Tiberíades, Capernaum fueron oportunidades para leer los Evangelios y hacerlos aún más vivos. En Jerusalén, seguimos a Jesús a Getsemaní, a las Estaciones de la Cruz y al Gólgota. A primera hora de la mañana, la Misa en el Gólgota nos hizo revivir la Pasión, y luego pudimos meditar en el lugar de la Resurrección.

“Finalmente comprendí que es una gran gracia poder ir a Tierra Santa, en peregrinación, en grupo, siguiendo las huellas de Jesús. Caminé alrededor del lugar de Jesús, leí los Evangelios. De repente te sientes liberado. La historia de Jesús ya no es una historia del pasado, pero es mi historia real la que vivo hoy, aquí y ahora, cada día, cada hora, siempre, con Jesús que no me suelta, y por siempre. No volvemos a casa como antes. Todo ha cambiado de sabor. Los Evangelios me hablan de otra manera porque me conciernen directamente. La misa se vive con más intensidad. La Eucaristía es un don inmenso. Por todos estos cambios, todos estos regalos, GRACIAS. "

“¡Esta peregrinación a Tierra Santa fue para mí un inmenso regalo del cielo! Pude visitar los lugares santos de nuestra fe y encontrarme con un Cristo vivo allí. Jesús pasó por esta tierra, ¡pero sigue vivo allí en la Eucaristía y en cada bautizado! ¡También fue muy enriquecedor conocer la cultura y la historia del pueblo elegido, así como las religiones monoteístas y los diferentes ritos cristianos que conviven en Tierra Santa! ¡Volveré tan pronto como pueda! "

 
 
¡Suscríbete para recibir la newsletter semanal y seguir la actualidad de Via Egeria.