top of page

Las inscripciones de Tal Deir Alla (Jordania)

En 1967, cuando la expedición arqueológica holandesa excavaba el yacimiento de Tal Deir Allah (Jordania), salieron a la luz inscripciones en trozos de yeso. Una de ellas se refiere al profeta Balaam, hijo de Beor, personaje bien conocido en la Biblia. ¿Cómo podemos interpretar la relación entre el relato bíblico y esta inscripción? ¡Averigüémoslo juntos!


El profeta Balaam según la Biblia


En el libro de los Números (Núm 22-24) se dedican tres capítulos al profeta Balaam. Por tanto, el episodio no es periférico. De hecho, es sorprendente en muchos aspectos.


En primer lugar, el relato se centra en un profeta que no está al servicio de Israel, sino del rey de Moab llamado Balac. Éste convoca a su profeta Balaam para encomendarle una misión muy concreta: maldecir al pueblo de Israel cuando suba de Egipto y se disponga a atravesar territorio moabita.

4 Balac, hijo de Cippor, era entonces rey de Moab. 5 Envió mensajeros a Balaam, hijo de Beor, a Petor, a orillas del río, en la tierra de los hijos de Ammav, diciéndole: "Mira, el pueblo que subió de Egipto ha cubierto toda la tierra; se ha instalado frente a mí. Por favor, ven y maldice a este pueblo, pues es más poderoso que yo. Así podremos derrotarlos y expulsarlos de la tierra. Porque yo sé: el que tú bendigas será bendito, y el que tú maldigas será maldito. (Núm 22,4-6)

En segundo lugar, y esta es otra curiosidad, Dios se muestra a Balaam diciéndole que NO maldiga a Israel, porque este pueblo es BENDITO (Núm 22,12). Así que Dios interviene en favor de su pueblo, incluso utilizando a un profeta pagano.


Un famoso episodio está protagonizado por la burra de Balaam, ¡que al final es más visionaria que su amo! Tercera curiosidad. Justo cuando Balaam se disponía a partir, un ángel del Señor le cierra misteriosamente el paso (Núm 22,22-35). El ángel es invisible para Balaam, pero afortunadamente no para su burra. El ángel lleva una espada en la mano y le cierra el paso. Forzar el paso equivaldría a la muerte. Al ver al ángel, la burra se niega a avanzar y por ello es golpeada por su amo. Se produce entonces un sorprendente diálogo entre Balaam y su caballo. Finalmente, el ángel también se muestra a Balaam, que se da cuenta de que si su vida se salva, es gracias a su burra. La historia es claramente irónica: aunque se supone que Balaam es un profeta de "ojos abiertos" que "ve" lo que Dios quiere y hace, en realidad está mucho más ciego que un burro, ¡si Dios no le abre los ojos!

4 Oráculo del que escucha las palabras de Dios. Ve lo que Shaddai le hace ver, recibe la respuesta divina y se le abren los ojos. [...] 16 Oráculo del que escucha las palabras de Dios, del que conoce el conocimiento del Altísimo. Ve lo que Shaddai le hace ver, recibe la respuesta divina y se le abren los ojos (Núm 24, 4.16).

Los capítulos 23 y 24 del libro de los Números contienen largos oráculos de Balaam, ¡en los que este profeta pagano empieza a bendecir a Israel! Es más, Balaam anuncia el advenimiento de un rey para el pueblo de Israel, que acaba de salir de Egipto y ni siquiera se ha asentado aún en su nueva tierra. ¡Este rey incluso vencerá a los moabitas! Una nueva ironía.

7 Un héroe crece entre sus descendientes; gobierna sobre muchos pueblos. Su rey es más grande que Agag; su realeza es excelsa. [...] 17 Puedo verlo, pero no ahora; puedo verlo, pero no de cerca: Una estrella de Jacob se convierte en gobernante, un cetro se levanta de Israel. Golpeará los templos de Moab y los cráneos de todos los hijos de Set (Núm 24, 7.17).

Los cristianos conocen bien este oráculo, ya que se relee cada año durante el Adviento, como prefiguración del nacimiento de Cristo.


Queda ahora examinar los puntos de contacto entre el relato bíblico de Balaam y la inscripción de Deir Alla.


Descubrimiento de la inscripción de Deir Alla

Para empezar, el emplazamiento de Deir Alla, situado a orillas del afluente del Jordán, llamado Yabboq, en Jordania, corresponde al de Penuel mencionado también en la Biblia (véase Gn 32,23).


El texto encontrado en varios trozos cubría claramente un muro. Los análisis paleográficos y de carbono 14 datan la inscripción en torno al año 800 a.C. Varios hallazgos arqueológicos indican que la inscripción pudo ser destruida por un terremoto. Este punto también concuerda con la datación propuesta, ya que el libro del profeta Amós (Amós 1,1) menciona un terremoto muy fuerte que tuvo lugar más o menos en la misma época.

Todas las inscripciones se encuentran en el Jordan Museum de Ammán.


El texto de la primera parte de la inscripción


He aquí la traducción:

1. INSCRIPCIÓN DE [BA]LAAM [HIJO DE BEOR], EL HOMBRE QUE VIO A LOS DIOSES. He aquí que los dioses vinieron a él de noche y [le] hablaron.
2. según estos paro[les] y dijeron a Balaam hijo de Beor así: "¡HA APARECIDO LA ÚLTIMA LLAMA, HA APARECIDO UN FUEGO DE CASTIGO!".
3. Y Balaam se levantó al día siguiente [...................... ?] días [.......................]
y no podía comer, y llo-.
4. raba y su "gente" vino a él y le dijeron a Balaam hijo de Beor: "¿Por qué ayunas y por qué lloras? Y él
5. les dijo: "Sentaos y os mostraré cuán grande es la desgracia, y venid a ver las obras de los dioses. Los dioses se han reunido
6. y los Poderosos fijaron el término, y dijeron a Sha[ma]sh: 'Cose, cierra los dos con tu nube, (para que haya) allí tinieblas y no res-
7. -plendor, sombra y no resplandor... porque causarás terror [por una nube de oscuridad], y no harás más ruido para siempre sino (en tu lugar...) el gorrión, el murcie-
8. -lágo, los ratones, las águilas y los pelícanos, los buitres, las avestruces y las aves carroñeras, los búhos, los polluelos de garza, las palomas, las aves de rapiña,
9. la paloma, el gorrión, [cualquier ave del cielo] y [¿de la tierra?] de abajo, donde el cayado (= el cayado) conducía (apacentaba) a las ovejas, las liebres comían
10. [jun]tas libre[mente. ...

(Traducción : André Lemaire, « Les inscriptions de Deir 'Alla et la littérature araméenne antique », Comptes rendus des séances de l'Académie des Inscriptions et Belles-Lettres, Année 1985, 129-2, p. 270-285.)

Primera parte de la inscripción de Deir Alla.


Interpretación del texto de la inscripción


Si entendemos las nueve primeras líneas, se trata de un texto cuyo género literario viene indicado por el título escrito en tinta roja: "Inscripción/texto/libro de Balaam hijo de Beor, el hombre que vio a los dioses".


En efecto, Balaam recibió un oráculo divino durante una visión nocturna, un oráculo de juicio y condena escrito en tinta roja. Tras esta visión, Balaam ayunó y lloró, lo que provocó las preguntas de los que le rodeaban.


Balaam les explica entonces, en una larga descripción, la visión catastrófica de lo que va a suceder en el cielo (desaparición del sol, multiplicación de los pájaros) y en la tierra (comportamiento anormal de los animales y de los hombres...).


Esto sugiere que el título escrito en tinta roja no indica necesariamente que estemos al principio del ciclo o de una serie de relatos, sino más bien que se trata de un extracto del "libro de Balaam hijo de Beor", casi podríamos decir una selección de la literatura sobre este personaje conocida en otras partes de la tradición bíblica (especialmente Números 22-24).


De hecho, varias expresiones de estas inscripciones recuerdan ciertas fórmulas hebreas del ciclo bíblico de Balaam. Por ejemplo, la línea 1 de Números 22:9, 20:

9 Dios vino a Balaam y le dijo: "¿Qué hombres son éstos que están contigo?". [...] 20 Dios vino a Balaam de noche y le dijo: "¿No ha venido esta gente a llamarte? Levántate y ve con ellos. Pero sólo harás lo que yo te diga". (Núm 22, 9.20)

La línea 3 también puede compararse con Números 22:13, 21:

13 Por la mañana se levantó Balaam y dijo a los príncipes enviados por Balac: "Idos a vuestro país, porque Yahvé no quiere dejarme ir con vosotros." [...] 21 Por la mañana se levantó Balaam, ensilló su asno y partió con los príncipes de Moab. (Núm 22, 13.21)

Otras expresiones parecen evocar ciertas fórmulas bíblicas sobre el "día de YHWH", como las referencias a la llama, el fuego, las tinieblas, el terror y la multiplicación de animales y aves salvajes o inmundos. La similitud de las fórmulas de la inscripción con estas fórmulas bíblicas plantea la cuestión de una herencia cultural común o de la posible influencia de una literatura sobre otra.


La influencia de la literatura aramea en la literatura bíblica


Es probable que exista un vínculo entre esta antigua literatura aramea y ciertas tradiciones bíblicas. Según algunos comentaristas, dado que Balaam está atestiguado en esta inscripción aramea del siglo VIII, la redacción de las tradiciones bíblicas de Balaam sólo pudo ser posterior a esta fecha. Pero no hay ninguna razón para que la figura de Balaam sea contemporánea de esta copia en la pared de Deir Alla. De hecho, el interés histórico de este extracto del "Libro de Balaam hijo de Beor, el hombre que vio a los dioses" reside en otra parte. En la tradición bíblica, Balaam no es evidentemente un vidente hebreo o israelita, sino un extranjero, probablemente arameo; este origen parece confirmado por la inscripción de Deir Alla, que revela también que existía una literatura aramea, un spr, un "libro", sobre este personaje. Probablemente porque esta literatura aramea sobre Balaam era bien conocida, los escribas israelitas quisieron, en cierto modo, "anexionar" este personaje a su propia tradición literaria haciéndole profetizar a su favor (Números 22-24). En otras palabras, la tradición bíblica del vidente Balaam hijo de Beor presupone la existencia de la tradición literaria aramea de este personaje y parece depender de ella.


Las inscripciones de yeso de Deir Alla, especialmente el extracto del "Libro de Balaam hijo de Beor", arrojan por tanto nueva luz sobre la importancia de la antigua literatura aramea y su influencia en la literatura hebrea.


Emanuelle Pastore


Fuente: André Lemaire, « Les inscriptions de Deir 'Alla et la littérature araméenne antique », Comptes rendus des séances de l'Académie des Inscriptions et Belles-Lettres, Année 1985, 129-2, p. 270-285.

Comentarios


bottom of page