La estela de Mesha

un testimonio valioso de la relación

entre el reino de moab y el reino de Israel

en el siglo VIII a.C. Jc

La estela fue descubierta en Dhiban (antiguo Dibon), en Jordania, en la costa oriental del Mar Muerto. Se caracteriza por su forma arqueada y la ausencia de representación figurativa, una excepción entre las estelas del antiguo Cercano Oriente. El texto tiene 34 líneas que se leen de derecha a izquierda, en un alfabeto similar al antiguo fenicio y que ya anuncia la redacción de las inscripciones hebreas del siglo VIII.

El texto de 34 líneas en escritura cercana al antiguo fenicio, en líneas leídas de derecha a izquierda, tiene una peculiaridad: las palabras están separadas por puntos con barras de puntuación al final de las oraciones. El dialecto es un poco diferente del fenicio de Biblos y está muy cerca del paleohebreo.

 

El texto habla de la victoria del rey de Moab Mesa y su dios Kemosh contra Omri, rey de Israel, y su dios Yhwh.

 

La estela rápidamente llamó la atención de los epigrafistas debido a los nombres propios que están inscritos en ella. Además de la mención de Moab, encontramos el nombre de Israel seis veces y es la evidencia más antigua en la epigrafía semítica occidental. El tetragrama YHWH aparece al principio de la línea 18. Esta es la certificación más antigua hasta la fecha de la forma larga (YHWH - 4 consonantes - contra formas cortas como Ya - dos consonantes YH - o Yaho - 3 consonantes YHW-). También encontramos dos veces el nombre del rey Omri (el único rey de Israel mencionado explícitamente en la estela) y una vez el de la tribu de Gad. La presencia de todos estos nombres propios lo convierte en un documento excepcional para arrojar luz sobre un aspecto de la historia de Israel. El interés de este texto es encontrar estrechos paralelos en la historia deuteronomista (2 Reyes 3,1-27).

 

Stèle de Mesha
Stèle de Mesha
Mesha 3.jpg
mesha 4.gif

Las cuatro letras del tetragrama:

יהזה

iod, hey, vav, hey

עמרי מלך ישראל

"Omri rey de Israel"

texto sobre la estela de Mesha

1 Soy yo, Mesa, hijo de Kamosh (gad), rey de Moab,

2 la dibonita. Mi padre reinó sobre Moab durante treinta años y yo reiné

3 después de mi padre. Construí este santuario para Kamosh de Qerihoh, (santuario)

4 de salvación porque me salvó de todos los agresores y me hizo regocijarme con todos mis enemigos. Omri

5 fue rey de Israel, y oprimió a Moab durante muchos días, porque Kamosh estaba enojado con

6 su país. Su hijo le sucedió y también dijo: "Oprimiré a Moab". En mis días habló (así),

7 pero me regocijé contra él y contra su casa. Israel se ha arruinado para siempre. Omri se había apoderado

8 de la tierra de Madaba e (Israel) vivieron allí durante su reinado y parte del reinado de su hijo, a saber, cuarenta años:

9 pero en mi tiempo Kamosh vivió allí. Construí Ba'al-Me'on e hice el depósito allí, y construí

10 Qiryatan. El hombre de Gad había vivido en la tierra de Atarot durante mucho tiempo, y el rey

11 de Israel había construido "Atarot para sí mismo. Ataqué la ciudad y la tomé. Maté a toda la gente de la ciudad.

12 para hacer felices a Kamosh y Moab. Saqué de allí el altar de Dodoh

13 y lo arrastré ante el rostro de Kamosh a Qeriyot, donde hice morar al hombre de Sarón y al hombre de Maharot.

14 Y Kamosh me dijo: "Ve, toma a Neboh de Israel". fui

15 de la noche y lo ataqué desde el amanecer hasta el mediodía.

16 La tomé y maté a todo, a saber, siete mil hombres y niños, mujeres, niñas y concubinas.

17 porque los había dedicado a "Ashtar-Kamosh. Tomé de ahí

18 Los vasos de Yahweh, y los arrastré ante el rostro de Kamosh. El rey de Israel había edificado

19 Yahas y él se quedó allí durante su campaña contra mí. Kamosh lo ahuyentó de mí.

20 Tomé a doscientos hombres de Moab, todos sus capitanes, y ataqué a Yahas y la tomé.

21 para anexarlo a Dibon. Construí Qerihoh, el muro del parque y el muro de la acrópolis,

22 Construí sus puertas y torres.

23 Construí el palacio real e hice los muros para el depósito de agua en el medio de la ciudad.

24 Ahora bien, no había cisterna dentro de la ciudad de Qerihoh, y dije a toda la gente:

25 cada uno una cisterna en su casa. "Hice cavar las zanjas (alrededor) de Qerihoh

26 por prisioneros de Israel. Construí Aro'er y tomé la ruta de Arnón.

27 Construí Bet-Bamot porque fue destruida. Construí Bosor, porque estaba en ruinas,

28 con cincuenta hombres de Dibon, porque todo Dibon estaba sujeto a mí.

29 Yo reiné… cien con las ciudades que agregué a la tierra. Yo construí…

30 Madaba, Bet-Diblatan y Bet-Ba'al-Me'on. Me crié allí ...

31 rebaños del país. Y Horonan donde vivía ...

32 Y Kamosh me dijo: "Baja y pelea contra Horonan". fui

33 (y luché contra la ciudad y la tomé; y) Kamosh y (habitó) en mi reinado ...

34 de ahí ... soy yo ... " 

episodio correspondiente en la biblia

(2 Reyes 3,1-27) 

“1 Yoram hijo de Acab reinó sobre Israel en Samaria en el año dieciocho de Josafat rey de Judá, y reinó doce años. 2 Hizo lo malo ante los ojos del Señor, pero no como su padre y su madre, porque quitó la estela de Baal que su padre había erigido. 3 Sin embargo, permaneció apegado al pecado que Jeroboam, hijo de Nevat, había hecho cometer a Israel; él no se desvió de él. 4 Mesa rey de Moab era pastor de rebaños; pagó al rey de Israel un canon por cien mil corderos y cien mil carneros lanudos. 5 Cuando murió Acab, el rey de Moab se rebeló contra el rey de Israel. 6 El rey Yoram salió inmediatamente de Samaria y examinó a todo Israel. 7 Luego fue y envió a decir a Josafat, rey de Judá: «El rey de Moab se ha rebelado contra mí. ¿Quieres venir conmigo a luchar contra Moab? Él respondió: “Subiré; Será conmigo como contigo, con mi pueblo como con tu pueblo, con mis caballos como con tus caballos ”. 8 Y añadió: "¿Qué camino subiremos?" Él respondió: "Por el camino del desierto de Edom". 9 Partieron el rey de Israel, el rey de Judá y el rey de Edom. Hicieron el viaje en siete días, luego no hubo agua para las tropas ni para las bestias de carga que siguieron. 10 El rey de Israel dijo: “¡Ah! El Señor ciertamente ha llamado a estos tres reyes para que los entreguen en manos de Moab ". 11 Josafat dijo: "¿No hay aquí un profeta de YHWH, por quien podamos consultar a YHWH?" Uno de los siervos del rey de Israel habló y dijo: "Aquí está Eliseo, hijo de Shafath, derramando agua sobre las manos de Elías". 12 Josafat dijo: "La palabra del Señor está con él". El rey de Israel, así como Josafat y el rey de Edom, descendieron a él. 13 Eliseo dijo al rey de Israel: «¿Qué nos pasa a ti ya mí? Ve a buscar a los profetas de tu padre y a los profetas de tu madre ". El rey de Israel le respondió: "No, porque el Señor ciertamente ha llamado a estos tres reyes para que los entreguen en manos de Moab".

14 Eliseo dijo: “¡Por ​​la vida de YHWH, el Todopoderoso a quien sirvo, si no tuviera consideración por Josafat, rey de Judá, no te haría caso, no te miraría! 15 ¡Ahora tráeme un músico! Mientras el músico tocaba, la mano de YHWH estaba sobre Eliseo. 16 Dijo: “Así dice YHWH: ¡Que se caven muchos hoyos en este barranco! 17 Así dice YHWH: No verás viento, no verás lluvia, y sin embargo este barranco se llenará de agua y podrás beber tú, tus rebaños y tus bestias de carga. 18 Poco será a los ojos del SEÑOR; entregará a Moab en tus manos. 19 Destruirás todas las ciudades fortificadas y todas las ciudades importantes; cortarás todos los árboles frutales; llenarás todas las fuentes; arrasarás toda la tierra cultivada, arrojándole piedras ”. 20 Por la mañana, a la hora de la ofrenda, empezó a salir agua de Edom, y la tierra se llenó de agua. 21 Todos los moabitas habían oído que los reyes habían subido a pelear contra ellos; todos los que podían ceñirse los cinturones y todos los que tenían edad suficiente habían sido convocados y habían tomado posiciones en la frontera. 22 Por tanto, cuando se levantaron por la mañana y el sol brillaba sobre las aguas, los moabitas vieron delante de ellos las aguas rojas como la sangre. 23 Dijeron: “¡Es sangre! Ciertamente los reyes pelearon a golpes de espada; se golpean entre sí. ¡Ahora, Moab, saquea! 24 Se acercaron al campamento de Israel. Entonces los israelitas se levantaron y derrotaron a los moabitas, que huían de ellos; entraron en Moab y lo hirieron. 25 Derribaron las ciudades, y cada uno arrojó su piedra en todas las tierras cultivadas, y las llenó de ella, llenaron todos los manantiales, cortaron todos los árboles frutales; al final sólo quedaron los muros de Qir-Hareseth, que los portadores de honda rodearon y golpearon. 26 Cuando el rey de Moab vio que la batalla estaba perdida para él, se llevó consigo setecientos hombres que llevaban la espada para abrirse paso hasta el rey de Edom, pero fracasaron. 27 Tomó, pues, a su primogénito, que iba a reinar en su lugar, y lo ofreció en holocausto en la pared. Hubo una gran ira contra los israelitas que abandonaron su hogar y regresaron a su país. "(2 Reyes 3, 1‑27) 

similitudes y diferencias

entre los dos textos

  • Los dos textos coinciden en las causas del conflicto entre Mesha de Moab e Israel: Moab estaba hasta entonces sujeto a Israel y se rebeló ante la muerte de Acab. Por lo demás, el paralelo es solo ilusorio. La Estela de Mesha, además de la actividad de administración y construcción del rey que el Antiguo Testamento ignora, relata varias campañas militares que debieron durar varios años, mientras que el Antiguo Testamento solo habla de una sola campaña dirigida por una coalición de Israel, Judá y Edom, contra Moab, durante la cual una ciudad fue destruida (Kir-Haréseth), y que terminó con el fracaso del asedio de la ciudad real de Mesa.

  • Los nombres de las ciudades y otros topónimos mencionados en la estela de Mesha dan una idea de la extensión de su reino. Están Madaba, Dibon, Nebo (ciudades y sitios al sur de Amman, Jordania). El camino de Arnon es el paso del wadi Mujib que conecta la meseta de Madaba y Dibon con la de Moab (región de Rabba y Kérak).

  • También vemos que el papel de la deidad tutelar es bastante similar en los dos textos (Kemosh en Moab, Yhwh para Israel). La victoria depende del compromiso de la divinidad con su pueblo.

  • Los reinados de Omri y Acab

 

Omri y su hijo Acab gobernaron Israel en el siglo IX a. C. Es probable que el comienzo del reinado de Kamoshyat (circa 885-855), rey de Moab mencionado al comienzo de la inscripción, coincida con el de Omri. La Biblia nos dice de este último que era el jefe del ejército (1 Reyes 16,16) antes de su acceso al trono, pero no habla de sus campañas militares. La estela de Mesa llena este vacío: Omri “oprimió” a Moab durante muchos días (línea 5) y “tomó posesión” de la tierra de Mâdabâ (líneas 7-8).

 

El nombre de Acab no aparece en la estela. Algunos estudiosos creen que esta omisión es intencional. El nombre de Acab se menciona cuando se habla del hijo de Omri, quien mantuvo la misma política de opresión en Moab (línea 9). El rey de Moab, sin duda, quería mantener en silencio el nombre de Acab debido al tributo que tenía que pagar al rey israelita (ver 2 Reyes 3, 4); ¡la estela quería honrar el nombre de Mesa, no el de un enemigo!

  • Los reinados de Ochozias y Joram

 

El breve reinado de Ochozias (853-852) no lo sugiere la estela, ni siquiera el de Joram (852-841). Pero quizás se mencionan en la línea 7 cuando se menciona la casa (dinastía) de Omri. Fue durante el reinado de estos reyes que Mesa dejó de pagar tributo a Israel (2 Reyes 3,5). Y es durante el reinado de Joram que la tradición bíblica coloca una campaña militar (2 Reyes 3,5-27) para restablecer el sometimiento de Moab.

 

El texto de la estela moabita pertenece al género de las “inscripciones conmemorativas” que recuerda las hazañas de un soberano. Solo se conservan eventos gloriosos, construcciones monumentales y grandes obras públicas. Por tanto, no es de extrañar que no se haya retenido un episodio dramático para Moab como la campaña militar israelita.

  • El reinado de Jehú

 

Como los reyes anteriores, Jehú (841-814) no se menciona en la estela. Pero las victorias militares del rey moabita descritas sucintamente en la estela se lograron durante el reinado de este rey israelita. En 841, Jehú tuvo que someterse al poder asirio y ya no pudo contrarrestar los ataques arameos (ver 2 Reyes 10,32-33). Estos son probablemente los eventos que se evocan cuando se lee en la estela: “E Israel fue arruinado para siempre” (línea 7). Mesha aprovechó la decadencia del reino de Israel para retomar los territorios y ciudades anexadas por su enemigo. Incluso llega a expandir su territorio tomando una ciudad israelita como Neboh y exterminando a toda la población (línea 11) para anexar el territorio de forma permanente.