"YO SOY" - El Dios que dice su nombre

En su Evangelio, Juan ofrece toda una meditación sobre la identidad de Jesús: ¿Quién es? ¿De dónde viene? ¿A dónde va? Estas cuestiones han interesado a los creyentes de todos los tiempos, empezando por los contemporáneos de Jesús, luego los cristianos de la segunda generación y así hasta nosotros. Descubramos la respuesta que Juan.

21De nuevo les dijo: «Yo me voy y me buscaréis, y moriréis por vuestro pecado. Donde yo voy no podéis venir vosotros». 22Y los judíos comentaban: «¿Será que va a suicidarse, y por eso dice: “Donde yo voy no podéis venir vosotros”?». 23Y él les dijo: «Vosotros sois de aquí abajo, yo soy de allá arriba: vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo. 24Con razón os he dicho que moriréis en vuestros pecados: pues, si no creéis que “Yo soy”, moriréis en vuestros pecados». 25Ellos le decían: «¿Quién eres tú?». Jesús les contestó: «Lo que os estoy diciendo desde el principio. 26Podría decir y condenar muchas cosas en vosotros; pero el que me ha enviado es veraz, y yo comunico al mundo lo que he aprendido de él». 27Ellos no comprendieron que les hablaba del Padre. 28Y entonces dijo Jesús: «Cuando levantéis en alto al Hijo del hombre, sabréis que “Yo soy”, y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo como el Padre me ha enseñado. 29El que me envió está conmigo, no me ha dejado solo; porque yo hago siempre lo que le agrada».30Cuando les exponía esto, muchos creyeron en él. (Juan 8,21-30)

Jesús comienza explicando que va donde no podemos seguirle si no tenemos fe: "si no creéis...". Y no la fe en general, sino la fe... ¡en él! ¡En su persona! "Si no crees que YO SOY. ¿Es Jesús tan grande como Dios en quien el creyente debe poner su fe? Esto es sorprendente para los judíos que creen en el Dios único.


Entonces Jesús dice que él es "de arriba", mientras que ellos son "de abajo". Arriba (o las alturas) es por excelencia el lugar donde se encuentra Dios. Recordemos que Dios se revela la mayoría de las veces en la cima de una montaña, como lo hizo a Moisés en el monte Sinaí y a Elías en el monte Horeb, por ejemplo. ¿Cómo puede Jesús decir legítimamente palabras que le sitúan en el mismo lugar de Dios, a menos que él mismo sea como Dios?

Descubre el personaje de Elías a través de cuatro podcasts de Via Egeria haciendo clic aquí


Pero el argumento de Jesús no se queda ahí. Añade que los que no quieran aceptar o reconocer lo que se acaba de decir morirán de y en su pecado. La implicación es que los otros, los que creen, estarán libres de pecado. En la Biblia, sin embargo, sólo Dios puede perdonar los pecados. Entonces, ¿es Jesús como Dios? ¿Capaz de perdonar los pecados? De hecho, unos versos más arriba, Jesús despide a la adúltera sin condenarla por su pecado, sino liberándola del peso de su pecado...


Incluso nosotros, que somos lectores cristianos y creyentes, debemos dejarnos sorprender por las palabras de Jesús y, sobre todo, no acostumbrarnos a escucharlas. Un hombre que se hace igual a Dios o es realmente igual o está loco. No hay otra alternativa. El evangelista Juan lo sabe bien. Y por eso no deja de explicar este gran misterio a la luz de toda la historia de la larga y lenta revelación de Dios a la humanidad, una revelación que no puede entenderse fuera de los acontecimientos del pueblo judío.


A este respecto, ¿reconoció uno de los principales episodios de la historia de la revelación en el trasfondo de las palabras de Jesús? Es el episodio en el que Dios se muestra a Moisés y le habla a través del sorprendente fenómeno de la zarza ardiente, que se encuentra en el capítulo 3 del libro del Éxodo:

13Moisés replicó a Dios: «Mira, yo iré a los hijos de Israel y les diré: “El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros”. Si ellos me preguntan: “¿Cuál es su nombre?”, ¿qué les respondo?». 14Dios dijo a Moisés: «“Yo soy el que soy”; esto dirás a los hijos de Israel: “Yo soy” me envía a vosotros». 15Dios añadió: «Esto dirás a los hijos de Israel: “El Señor, Dios de vuestros padres, el Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob, me envía a vosotros. Este es mi nombre para siempre: así me llamaréis de generación en generación”». (Exodo 3,13-15)

Aquí, por primera vez, Dios dice cuál es su nombre: "Yo soy". Un nombre cuyo significado sigue siendo misterioso, pero que ya dice algo sobre Dios. Tal vez signifique que Dios no tiene origen, o que es el Dios de la vida... En cualquier caso, no debemos sentirnos decepcionados por no poder comprender el significado de este nombre con mayor profundidad. Para el hombre bíblico, conocer el nombre de otro es en cierto modo poseerlo, tener control sobre él. Pero esto siempre queda excluido cuando se trata de Dios. Por eso los judíos prefieren no pronunciar nunca el nombre divino. Por respeto, no se pronuncia, para no permitir que se viole. Esto protege el misterio de Dios respetando su grandeza. Por ello, el nombre divino se escribe sólo con consonantes -YHWH-, lo que lo hace impronunciable.

El Tetragrama en una vidriera de la iglesia de Saint Germain, París.

Para saber más sobre el tetragrámaton YHWH, haz clic aquí.


Precisamente en el evangelio de hoy, Jesús se refiere dos veces a sí mismo como "YO SOY". No ocupa el lugar de Dios, sino que parece compartirlo con él, ya que afirma ser enviado por él, hacer siempre lo que le agrada y no decir nada sin ser enseñado por él. En otro pasaje, Jesús dirá que es "uno" con el Padre. En definitiva, en Jesús, el Dios que es el todo-otro por excelencia, el que está "por encima", decide ponerse al alcance de los hombres. Es "la Palabra hecha carne", que se deja ver y tocar, como anuncia Juan al principio de su Evangelio.


"Ante estas palabras de Jesús, muchos creyeron en él. Entremos también en este misterio por la fe, como hicieron muchos judíos tras escuchar las palabras de Jesús. No nos quedemos atrapados en el pecado de endurecimiento que nos llevaría a la muerte.

Emanuelle Pastore

Icono dar un donativo.png