El nombre divino

o tetragrama YHWH

releer éxodo 3,1-16

Fue a Moisés a quien Dios le reveló por primera vez su Nombre, durante el famoso episodio de la zarza ardiente en el libro de Éxodo, capítulo 3, versículos 1 al 16:

"1.Moisés era pastor del rebaño de Jetró su suegro, sacerdote de Madián. Una vez llevó las ovejas más allá del desierto; y llegó hasta Horeb, la montaña de Dios. 2.El ángel de Yahveh se le apareció en forma de llama de fuego, en medio de una zarza. Vio que la zarza estaba ardiendo, pero que la zarza no se consumía. 3.Dijo, pues, Moisés: «Voy a acercarme para ver este extraño caso: por qué no se consume la zarza.» 4.Cuando vio Yahveh que Moisés se acercaba para mirar, le llamó de en medio de la zarza, diciendo: «¡Moisés, Moisés!» El respondió: «Heme aquí.» 5.Le dijo: «No te acerques aquí; quita las sandalias de tus pies, porque el lugar en que estás es tierra sagrada.» 6.Y añadió: «Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.» Moisés se cubrió el rostro, porque temía ver a Dios. 7.Dijo Yahveh: «Bien vista tengo la aflicción de mi pueblo en Egipto, y he escuchado su clamor en presencia de sus opresores; pues ya conozco sus sufrimientos. 8.He bajado para librarle de la mano de los egipcios y para subirle de esta tierra a una tierra buena y espaciosa; a una tierra que mana leche y miel, al país de los cananeos, de los hititas, de los amorreos, de los perizitas, de los jivitas y de los jebuseos. 9.Así pues, el clamor de los israelitas ha llegado hasta mí y he visto además la opresión con que los egipcios los oprimen. 10.Ahora, pues, ve; yo te envío a Faraón, para que saques a mi pueblo, los israelitas, de Egipto.» 11.Dijo Moisés a Dios: ¿Quién soy yo para ir a Faraón y sacar de Egipto a los israelitas?» 12.Respondió: «Yo estaré contigo y esta será para ti la señal de que yo te envío: Cuando hayas sacado al pueblo de Egipto daréis culto a Dios en este monte .» 13.Contestó Moisés a Dios: «Si voy a los israelitas y les digo: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros"; cuando me pregunten: "¿Cuál es su nombre?", ¿qué les responderé?» 14.Dijo Dios a Moisés: «Yo soy el que soy.» Y añadió: «Así dirás a los israelitas: "Yo soy" me ha enviado a vosotros.» 15.Siguió Dios diciendo a Moisés: «Así dirás a los israelitas: Yahveh, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre, por él seré invocado de generación en generación.» 16.«Ve, y reúne a los ancianos de Israel, y diles: "Yahveh, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, se me apareció y me dijo: Yo os he visitado y he visto lo que os han hecho en Egipto."

Y H W H

El tetragrama o nombre propio de Dios YHWH en Ex 3,15 es una forma híbrida del verbo ser, es decir, estas cuatro consonantes añadidas no corresponden a una sola forma conjugada del verbo ser, sino a la unión de 3 formas conjugales:

  • En el yihe imperfecto, tenemos la Y (youd).

  • En el participio presente hoveh, tenemos la W (vav)

  • En la hayah imperfecta, tenemos la H (hé)

Literalmente, en el v. 14: "Seré quien seré", y en boca de Moisés y el creyente, pasa a la tercera persona en el v. 15: "Él es" (Este es el significado de "Yahweh"). Ser, en hebreo, califica una existencia activa: existir por una acción. En este texto, el verbo "ser" se usa dos veces al mismo tiempo, el imperfecto. Lo imperfecto se refiere a lo incompleto: el presente “yo como” es incompleto porque está en proceso de realización. El futuro también. La expresión podría significar una presencia ya efectiva y aún en proceso de realización y, por lo tanto, una parte no cumplida.

Esta tabla a continuación visualiza las muchas traducciones que se ofrecen para el nombre de Dios. La expresión podría significar una presencia que ya es efectiva y, sin embargo, aún está en proceso de realizarse, en parte no cumplida.

 

 

Ehyeh - asher - ehyeh

Yo soy - el que - soy

Yo soy - el que - es

Soy - quien - soy

Yo soy - quien - seré 

Seré - quién - seré

Yo soy - el que - estoy aqui

Yo soy - el que - hace ser

Aquila, traductor de una nueva versión de la Biblia hebrea, cuando los primeros cristianos se apropiaron de la Septuaginta en el siglo I d.C., tradujo literalmente la forma hebrea al griego: esomai ô esomai ("Seré qué [o quién ] seré "). Hace de la existencia divina un futuro absoluto, como hará más tarde el teólogo alemán Jürgen Moltmann: "un Dios que 'tiene el futuro como propiedad ontológica'". Pero este doble futuro borra la afirmación de una presencia, desde ahora, del Dios del Sinaí.

Hay que reconocer que la traducción menos mala es : "Yo soy quien seré". Así se dice una presencia ya dada y al mismo tiempo por venir. Es un rasgo constitutivo del Dios de Israel y del Dios de los cristianos. Según la fórmula de Paul Ricoeur:

 

“Así, la revelación histórica, representada por los nombres de Abraham, Isaac y Jacob, se apoya en el secreto del nombre, en la medida en que el Dios oculto se anuncia a sí mismo como el significado de los acontecimientos futuros. Entre el secreto y la demostración se encuentra la revelación. "

 

Esta triple dimensión pasado-presente-futuro se traduce en griego, en el Apocalipsis:

 

"Yo soy el Alfa y la Omega", dice el Señor Dios, "Él es, Él era y Él viene", el Maestro de todo. "(Apocalipsis 1, 8)

 

Texte tiré en partie de : Dieu de miséricorde, Bayard, 2016, par A. Marchadour

¡Suscríbete para estar informado por email sobre las nuevas publicaciones!