La Estela de Heliodoro (o Estela de Maresha) y el Libro de los Macabeos

No fue hasta 2008 cuando se reunieron las tres piezas de la llamada Estela de Heliodoro, que data del año 178 a.C. Esta estela, grabada en griego, menciona a personajes importantes, cuyo recuerdo se ha conservado en la Biblia. Sin embargo, las dos versiones están lejos de corresponder en todos los aspectos. Esto es precisamente lo interesante, porque la comparación de los dos textos es lo que nos permite comprender mejor cómo y por qué se escribió la historia bíblica. El episodio se refiere a una de las páginas más fascinantes de la historia de Israel, el capítulo 3 del segundo libro de los Macabeos.


¿Quiénes eran los macabeos?


En la época de los Macabeos, Siria y Palestina estaban bajo el dominio de las potencias griegas. El encuentro con la civilización griega provocó una gran fascinación, especialmente entre la aristocracia de Judea. El griego se convirtió en la lengua oficial y se hablaba cada vez más. Pero el politeísmo y el sincretismo griegos también provocaron el rechazo y la resistencia de una parte de la población de Judea, resistencia que provocaría la revuelta macabea después de que el rey seléucida Antíoco IV dedicara el templo de Jerusalén a Zeus Olímpico en el año 168 a.C. Los macabeos formarían más tarde la dinastía asmonea.

Moneda de Tetradracma bajo Antíoco IV Epífanes: cabeza barbada de Zeus con corona de laurel, 168-164 a.C. Foto: Wikipedia


Para comprender mejor el contexto de Judea bajo el dominio griego, visite nuestra página haciendo clic aquí.


El contexto de la estela


En el año 200 a.C., el conquistador siro-helenista Antíoco III, predecesor de Seleuco IV, arrebató la región al Egipto helenizado. Favoreció al pueblo judío jurídica y fiscalmente porque le habían apoyado en esta campaña. Seleuco IV siguió inicialmente esta política. Pero tras una derrota militar contra los romanos, el rey tuvo que comprometerse a pagarles un fuerte tributo. Este compromiso es probablemente la causa de una importante reforma fiscal que tendrá repercusiones no sólo en Judea, sino en toda la región.

La estela reconstituida ofrece un texto de Seleuco IV que puede fecharse en el año 178 a.C., once años antes de la revuelta macabea. En él, el soberano da instrucciones a Heliodoro sobre el nombramiento de un personaje desconocido en el texto bíblico, Olimpiodoro, cuyas funciones están mal definidas. El texto bíblico no menciona el nombre de este dignatario, sino el de Heliodoro, un ministro del rey que estaba en funciones cerca de Jerusalén.




Arriba: la estela de Maresha, ahora en el Museo de Israel, Jerusalén.

Foto: Wikipedia.


La versión bíblica del episodio


Aprovechando un conflicto entre el sumo sacerdote Onías y un tal Simón, administrador del templo, Heliodoro es acusado, según el texto bíblico, de saquear las riquezas del santuario:

"6 Simón informó de que el tesoro de Jerusalén abundaba en riquezas indecibles, hasta el punto de que la cantidad de las sumas era incalculable y no guardaba relación alguna con la cuenta exigida por los sacrificios: era posible hacerlas caer en poder del rey. 7 En el curso de una entrevista con el rey, Apolonio informó a éste de las riquezas que le habían sido comunicadas. El rey eligió a Heliodoro, que estaba al mando, y le envió con órdenes de llevarse las citadas riquezas. 8 Inmediatamente Heliodoro se puso en marcha, aparentemente para inspeccionar las ciudades de Coele-Siria y Fenicia, pero en realidad para llevar a cabo las intenciones del rey. 9 Cuando llegó a Jerusalén, fue recibido con agrado por Onías, el sumo sacerdote, y por la ciudad." (2 M 3, 6-9)

Sin embargo, una intervención divina le impide alcanzar sus objetivos:

"13 Heliodoro, en virtud de las órdenes que había recibido del rey, sostuvo absolutamente que estas riquezas debían ser confiscadas para el tesoro real. [...] 24 Estaba ya allí con sus guardias, cerca del Tesoro, cuando el Soberano de los Espíritus y de todo Poder se manifestó, con tal fulgor que todos los que se habían atrevido a entrar allí, golpeados por la fuerza de Dios, quedaron sin fuerzas ni valor. 25 Y apareció ante sus ojos un caballo montado por un formidable jinete y ricamente ataviado; saltando con impetuosidad, agitó sus cascos delanteros contra Heliodoro. El hombre que lo montaba parecía tener una armadura de oro. 26 Al mismo tiempo se le aparecieron otros dos jóvenes, de notable fuerza, deslumbrantemente guapos y vestidos con espléndidos ropajes; se colocaron a un lado y a otro y lo azotaron implacablemente con una lluvia de golpes. 27 Heliodoro cayó repentinamente al suelo y fue rodeado por una espesa oscuridad. Lo levantaron y lo pusieron en una camilla, [...] 29 Mientras este hombre, bajo el poder de Dios, yacía mudo, privado de toda esperanza y ayuda, 30 los demás bendecían al Señor que había glorificado milagrosamente su lugar santo. Y el santuario, que un momento antes estaba lleno de temor y confusión, rebosaba de alegría y gozo por la manifestación del Señor Todopoderoso." (2 M 3, 13.24-27.29-30)

Eugène Delacroix, Heliodoro expulsado del Templo, iglesia de San Sulpicio, París. Foto: Wikipedia


Finalmente, la historia termina con la conversión de Heliodoro (2 M 3:35-40). Más adelante veremos cómo entender este sorprendente final de la narración.


Texto completo de la estela

Dorymene a Diofanes: saludos. Encontrarás adjunta una copia de la carta que nos entregó Heliodoro, encargado de los negocios. Por lo tanto, harás bien en asegurarte de que todo se lleva a cabo de acuerdo con las instrucciones.
Año 134 (es decir, 178) 4.22 del mes de Gorpiaios
Heliodoro a su hermano Dorymene: saludos. La copia de la orden del rey relativa a Olympiodoros que nos ha sido entregada se encuentra a continuación. Por lo tanto, hará bien en seguir las instrucciones.
Año 134,20 (?) del mes de Gorpiaios
Rey Seleukos a su hermano Heliodoros, saludos. Teniendo la mayor consideración por la seguridad de nuestros súbditos, y pensando que es del mayor bien para los asuntos de nuestro reino que aquellos que viven en nuestro reino manejen sus vidas sin temor, y al mismo tiempo comprendiendo que nada puede disfrutar de su debida prosperidad sin la buena voluntad de los dioses, desde el principio hemos procurado que los santuarios fundados en las otras satrapías reciban los honores tradicionales con el debido cuidado. Pero desde los asuntos de Koil ? Siria y Phoinik... requieren el nombramiento de alguien que cuide de estos (santuarios)... Olympiodoros ...

Estela de Maresha, Museo de Israel, Jerusalén.

Fotos: Museo de Israel, Jerusalén


La versión de los hechos según la estela


La inscripción principal de la estela de Marasha (el tercer párrafo) es una carta de Seleuco IV a su ministro Heliodoro. El rey anuncia el nombramiento de un administrador, Olimpiodoro, cuya función no se detalla. Comparando la inscripción con otros textos similares promulgados por Antíoco III, los historiadores entienden que el dignatario es nombrado ministro de Hacienda. El rey también le confió el control de los santuarios en la provincia de Coele-Siria y Fenicia, que incluía a Jerusalén. Así, a Olimpiodoro se le encomendó la tarea de alinear la gestión de los santuarios de la región con los del resto del imperio seléucida y de organizar una gran campaña de recaudación de fondos en todos los santuarios de la provincia. Esta intervención no tenía como único objetivo el templo de Jerusalén, como da a entender el texto bíblico, pero contribuyó a un rápido deterioro de las relaciones entre el pueblo judío y su soberano.


La función de Olimpiodoro no se limitaba a imponer gravámenes en los santuarios. El análisis del vocabulario de la inscripción real revela el uso de términos que se encuentran en los decretos relativos a los nombramientos sacerdotales. Podemos deducir que las funciones de Olimpiodoro podrían haber incluido el sumo sacerdocio. Marie-Françoise Baslez, especialista en judaísmo helenístico coincide:

"Esta inscripción atestigua el establecimiento de una especie de ministerio real de culto, con la consiguiente entrada del clero de Jerusalén en una jerarquía sacerdotal pagana. Esto era teológicamente inconcebible para el judaísmo monoteísta y sólo podía conducir a una crisis. (M.-F. Baslez, citado por E. Villeneuve, en Sous les pierres, la Bible, Bayard, 2017, p. 248.)

A la luz de esta interpretación, lo que sucede a continuación es previsible. El establecimiento del culto a Zeus Olímpico en el templo de Jerusalén es una consecuencia directa de la reforma religiosa puesta en marcha por Seleuco IV. Y este acontecimiento será percibido por las autoridades judías como una provocación que conducirá a la revuelta macabea del año 167 a.C.

Foto: Museo de Israel, Jerusalén


Confrontación de los dos textos


Si el nombramiento de Olimpiodoro condujo a esta crisis, ¿por qué el texto bíblico no conservó su nombre? ¿Y por qué se presenta la figura de Heliodoro de forma tan positiva? Aquí también nos ayudan los historiadores. El reinado de Seleuco IV terminó abruptamente: fue asesinado por Heliodoro hacia el año 176 o 175 cuando regresaba de su misión en Jerusalén. Para los autores bíblicos, Heliodoro es, por tanto, considerado un héroe, tal vez incluso un mártir, ya que será asesinado a su vez por el hermano del rey que ocupará el trono con el nombre de Antíoco IV Epífanes.


Este nuevo gobernante seléucida continuó la política de su hermano y volvió a profanar el Templo en el año 167 a.C. introduciendo el culto a una deidad pagana. Esta nueva provocación fue acompañada de persecuciones a las que los judíos respondieron con un levantamiento popular iniciado por los hermanos macabeos. Esta revuelta condujo, durante un breve período de tiempo, unos cien años, a la independencia de Judea y al establecimiento de la monarquía judía de los asmoneos.

Grabado de Gustave Doré de Matatías llamando a las armas a los refugiados judíos en las montañas. Foto: Antikforever


Conclusión


La estela de Marasha nos permite medir (una vez más) la reescritura de los acontecimientos por parte de los escritores bíblicos en función de su experiencia de fe y su objetivo teológico. Así, de un descubrimiento a otro, la Biblia y la arqueología dialogan entre sí y nos permiten reconstruir uno de los períodos cruciales de la historia sagrada.


Emanuelle Pastore

Bibliografía

  • InterBible, Sylvain Campeau.

  • Hannah M. Cotton and Michael Wörrle, “Seleukos IV to Heliodoros. A New Dossier of Royal Correspondence from Israel.” Zeitschrift Für Papyrologie Und Epigraphik, vol. 159, Dr. Rudolf Habelt GmbH, Bonn (Germany), 2007, pp. 191–205.

  • E. Villeneuve, Sous les pierres, la Bible, Bayard, 2017.

Faites un don.png