¿Ver maravillas? ¿Hoy?

Un texto muy conocido de nuestros Evangelios no debe dejar de sorprendernos. Un día, en Cafarnaúm, llevan a un paralítico en una camilla hasta Jesús y lo bajan por el tejado. ¿Qué hará Jesús? ¿Curarlo? No inmediatamente. Primero pronuncia una palabra que provoca la ira de los fariseos y los doctores de la ley: "tus pecados te son perdonados". ¿Cuál es el significado de esta frase?

17Un día estaba él enseñando, y estaban sentados unos fariseos y maestros de la ley, venidos de todas las aldeas de Galilea, Judea y Jerusalén. Y el poder del Señor estaba con él para realizar curaciones. 18En esto, llegaron unos hombres que traían en una camilla a un hombre paralítico y trataban de introducirlo y colocarlo delante de él. 19No encontrando por donde introducirlo a causa del gentío, subieron a la azotea, lo descolgaron con la camilla a través de las tejas, y lo pusieron en medio, delante de Jesús. 20Él, viendo la fe de ellos, dijo: «Hombre, tus pecados están perdonados». 21Entonces se pusieron a pensar los escribas y los fariseos: «¿Quién es este que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino solo Dios?». 22Pero Jesús, conociendo sus pensamientos, respondió y les dijo: 23«¿Qué estáis pensando en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: “Tus pecados te son perdonados”, o decir: “Levántate y echa a andar”? 24Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar pecados —dijo al paralítico—: “A ti te lo digo, ponte en pie, toma tu camilla y vete a tu casa”». 25Y, al punto, levantándose a la vista de ellos, tomó la camilla donde había estado tendido y se marchó a su casa dando gloria a Dios. 26El asombro se apoderó de todos y daban gloria a Dios. Y, llenos de temor, decían: «Hoy hemos visto maravillas». (Lc 5,17-26)

Multitud en Nebi Mousa, el lugar de enterramiento de Moisés, al oeste de Jericó, durante una peregrinación musulmana, hacia 1900-1920. Foto: BiblePlaces


En primer lugar, es la iniciativa de Jesús la que sorprende. El paralítico no ha pedido nada -de hecho, es posible que su enfermedad le impida hablar-, pero el lector imagina que si este hombre es llevado ante Jesús, es para ser curado de su enfermedad física. Nuestro pasaje comienza con el recordatorio de que Jesús estaba curando a la gente. Sin embargo, Jesús parece querer hacer algo muy diferente: proporcionar el perdón de sus pecados. Uno se pregunta cómo este perdón de los pecados podría ser útil o beneficioso para un hombre que ha perdido toda autonomía. Además, la enfermedad convierte a este hombre en un paria de la sociedad; la enfermedad se interpreta como un castigo divino por los pecados cometidos. A los ojos de los fariseos y de los doctores de la ley, el paralítico sufría así un doble mal: físico y espiritual. Sobre todo, no era inocente: se merecía su destino.

Reconstrucción de una casa en torno al año 1000 a.C., cerca de Tell Qasile.

Foto: BiblePlaces


¿Cómo trata Jesús la situación especialmente sensible de este hombre? Da testimonio del poder divino que actúa en él afirmando primero que los pecados del hombre son perdonados. Por lo tanto, no es por sus pecados que está lisiado. Jesús hace estallar la antigua opinión de que el que sufre es considerado un pecador. Nótese el significativo orden en que Jesús hace las cosas; primero libera al hombre de sus pecados, para dejar claro que su enfermedad no es consecuencia de ellos; luego, en un segundo paso, cura la enfermedad del cuerpo. Al final, lo importante es que el hombre se libere espiritual y físicamente. Jesús parece tener autoridad para ordenar todos los males, combatirlos y curarlos.


Sin embargo, la acción de Jesús es calificada de "blasfemia" por los más eruditos y los llamados piadosos de Israel. ¿Por qué entonces los fariseos y los doctores de la ley se escandalizan tanto? No es su falta de compasión lo que se señala aquí. Estas personas conocen las Escrituras y saben que sólo Dios tiene el poder de perdonar a los hombres sus pecados.

"No nos trata según nuestras iniquidades, ni nos paga según nuestras ofensas. 11 Como los cielos se elevan sobre la tierra, así de grande es su amor por los que le temen; 12 tan lejos como está el oriente del occidente, aleja de nosotros nuestros pecados." (Sal 103:10-12)
"Si retienes las iniquidades, YHWH, Señor, ¿quién se mantendrá en pie? 4 Pero el perdón está cerca de ti, para que permanezca tu temor". (Sal 130:3-4)
"¡Dejadnos ir! Hablemos", dice YHWH. Cuando tus pecados sean como la grana, se volverán blancos como la nieve; cuando sean rojos como la púrpura, se volverán como la lana. (Is 1:18)
"Yo, yo mismo, borraré tus iniquidades por mi causa, y no me acordaré más de tus iniquidades". (Is 43:25)

Rollo de Isaías, Qumrán, con un verso de Is 45,25.


Perdonaré su crimen y no recordaré más su pecado. (Jer 31:34)
¿Qué dios hay como tú, que quita la culpa, que perdona el crimen, que no se enoja para siempre, sino que se complace en ser bondadoso? 19 Una vez más, ten piedad de nosotros; pisotea nuestras iniquidades, arroja todos nuestros pecados al mar. (Mi 7,18-19).

El hecho de que Jesús pueda liberar a alguien de sus pecados equivale a hacerse igual a Dios. ¡Eso es una blasfemia! Leemos este reproche en otra parte de los Evangelios: "¿Cómo puedes tú, que eres hombre, hacerte igual a Dios? Los fariseos aún no han comprendido que Jesús es el Hijo de Dios, dotado de autoridad divina. Sin embargo, esta es una de las cosas que este milagro pretende mostrar. Es fácil entender que los presentes se llenen de asombro y temor, exclamando: "Hoy hemos visto cosas extraordinarias.


Este "extraordinario" se nos ofrece también a nosotros, - "hoy" como dice San Lucas- especialmente en la celebración de la Misa, cuando comenzamos confesando que somos pecadores. El rito penitencial de la celebración tiene el poder de perdonar todos los pecados veniales.

"Yo confieso ante Dios Todopoderoso, y ante ustedes hermanos que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos, que intercedan por mí ante Dios, Nuestro Señor. Amén."

Por lo tanto, ¡la curación se nos ofrece también a nosotros hoy! Veamos lo extraordinario de esta parte de la misa que nos hace hombres y mujeres curados.


Emanuelle Pastore

Faites un don.png