Jacob, el hombre que vio a Dios cara a cara y quedó a salvo

23Todavía de noche se levantó Jacob, tomó a las dos mujeres, las dos criadas y los once hijos, y cruzó el vado de Yaboc. 24Después de tomarlos y hacerles pasar el torrente, hizo pasar cuanto poseía. «25Y Jacob se quedó solo. Un hombre luchó con él hasta la aurora.» 26Y viendo que no podía a Jacob, le tocó la articulación del muslo y se la dejó tiesa mientras peleaba con él. 27El hombre le dijo: «Suéltame, que llega la aurora». Jacob respondió: «No te soltaré hasta que me bendigas». 28Él le preguntó: «¿Cómo te llamas?». Contestó: «Jacob». 29 Le replicó: «Ya no te llamarás Jacob, sino Israel, porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido». 30Jacob, a su vez, preguntó: «Dime tu nombre». Respondió: «¿Por qué me preguntas mi nombre?». Y le bendijo. 31Jacob llamó aquel lugar Penuel, pues se dijo: «He visto a Dios cara a cara y he quedado vivo».32Cuando atravesaba Penuel, salía el sol y él iba cojeando del muslo. (Gn 32,23-32)

Este episodio es decisivo porque Jacob recibe el nombre de "Israel", que aparece por primera vez en la Biblia (v. 29). La historia de la lucha de la que Jacob ("el que Dios protege") sale victorioso y herido es algo oscura. El centro del relato es, obviamente, el propio nombre de la "lucha" (v. 25), que en hebreo corresponde al significado de un topónimo, "Yabboq" (v. 23).

Río Yabboq, Jordania. Fotos: BiblePlaces


Pero el relato justifica también el nombre del lugar en el que, más allá del vado de Yabboq, la batalla es seguida por la visión de un Dios que bendice a Jacob, le da el nuevo nombre de "Israel" y se niega a decir el suyo: este lugar es Penu'èl (v. 31): "Cara a cara".


"Dios estaba allí, y yo no lo sabía": ¡Dios está allí, y nosotros no lo sabemos!


La "Pascua" de Jacob tendrá lugar de noche (v. 23). Como en la alianza con Abrahán: "Cuando el sol estaba a punto de ponerse, un sopor cayó sobre Abrahán" (Gn 15,17); como en la salida de Egipto, cuando la voz de Dios se oyó en medio de la oscuridad: "Esta noche en la que el Señor veló para sacarlos de Egipto debe ser para todos los israelitas una vigilia para el Señor" (Ex 12,42); y lo mismo ocurrió con el cruce del Mar Rojo: "El Señor hizo retroceder el mar toda la noche con un fuerte viento del este; lo secó y todas las aguas se dividieron. " (Ex 14:21)


¿Por qué "de noche"? Porque el cara a cara de Jacob no era el del cielo: la noche le protegía de la intolerable GLORIA de Dios, como la mano de Dios protegía a Moisés durante su paso. Y por eso esta lucha es la imagen de toda nuestra vida, una larga noche durante la cual se levanta poco a poco la aurora de la vida eterna.


"Jacob se quedó solo" (v. 25); para encontrarse con Dios, Jacob debe estar solo. Una determinada experiencia de Dios sólo puede vivirse en soledad: a solas con el Uno. Por eso Jacob deja a su familia y sus posesiones. Casi se podría decir que va a enfrentarse a la presencia de Dios después de haberse preparado para ello en la obediencia. Además, la palabra "solo" en hebreo resuena como la palabra "uno", es decir, asemejarse al Dios Único, desear adorar al Dios Único, encontrarse con el Dios Único...


"Viendo que no podía vencerlo..." (v. 26): estas sencillas palabras nos llevan a las últimas profundidades del secreto de Dios... Dios que no puede vencernos, ¿qué significa eso? ¡Jacob parece ser el más fuerte! Este versículo es el más precioso, porque nos pone frente a la profundidad del amor de Dios, cuya violencia y delicadeza nunca conocemos. Es el más sensible, porque este amor, como todos los grandes amores, es tímido y totalitario: lo da todo y lo pide todo, pero lo espera de nuestra libertad, no de una seducción que merme nuestra lucidez...

La lucha de Jacob con el ángel, por Delacroix. Iglesia San Sulpicio, París.

Foto: Wikipedia


Es el otro quien le pide que le deje ir (v. 27), y Jacob pone una condición: "No te dejaré ir hasta que me hayas bendecido. El rival (Dios), en lugar de ceder a la petición de Jacob, le pregunta su nombre: "¿Cuál es tu nombre? Aquí la lucha toma un giro importante.


Conocer el nombre de alguien implica una especie de poder sobre la persona, ya que el nombre contiene la realidad más profunda del individuo y su secreto. Al revelar su nombre, Jacob se pone en manos de su adversario (Dios): una forma de rendirse, de entregarse completamente al otro. Pero en el acto de rendirse, Jacob paradójicamente también resulta victorioso, pues recibe un nuevo nombre (v. 29): "Ya no te llamarás Jacob, sino Israel, porque has sido fuerte contra Dios y contra los hombres y has vencido.


En cuanto a Dios, revelará su identidad, dando su bendición (v.30). Habiendo recibido así la bendición, Jacob puede finalmente reconocer al Otro, al Dios de la bendición: "Vi a Dios cara a cara, y me salvé" (v. 31). (v.31) Ahora puede cruzar el vado, llevando un nuevo nombre, pero marcado para siempre, cojo a consecuencia de la herida que recibió. (v.32)


En la eternidad, cada uno recibirá un nuevo nombre inscrito en la piedra blanca del Apocalipsis: sólo Dios sabe realmente dónde está nuestro punto débil, esa articulación de la cadera en la que debe golpear para que, poco a poco, quedemos lisiados; es un secreto, finalmente, entre Él y nosotros, y por eso a menudo ocultamos tan bien esta herida. Toda nuestra vida es como esa larga noche de lucha y de oración, que debe transcurrir en el deseo y en la petición de una bendición de Dios, que no puede ser recibida como si nos la arrebataran confiando en nuestras fuerzas, sino que debe ser recibida con humildad de parte de Él, que nos permite, por fin, reconocer, ver el Rostro del Señor.


Pero aún más: Jacob, que recibe un nuevo nombre, se convierte en Israel y da un nuevo nombre al lugar donde luchó con Dios: lo rebautiza como "Penuel", Rostro del Señor. Con este nombre, reconoce este lugar lleno de la Presencia del Señor, sacraliza esta tierra, casi imprimiendo en ella el recuerdo de este misterioso encuentro con Dios.


Quien se deja bendecir por Dios, quien se abandona a Él, quien se deja transformar por Él, hace que el mundo sea BENDITO.


Hna. Marie-Christophe Maillard

Faites un don.png