¿Cómo nos habla Dios?

Escuchar a la Escritura


Si los acontecimientos bíblicos se expresan en un lenguaje que no tiene tiempo, ¿no nos invita a buscar un sentido? "El Señor no hizo esta alianza con nuestros padres, sino con nosotros, que hoy estamos todos vivos" (Dt 5,3). (Deut 5:3). Para la fe judía, todas las generaciones del pueblo de Israel estaban al pie del Sinaí cuando se entregó la Torá, no sólo los que acababan de salir de Egipto. Esto se recuerda durante la comida de la Pascua: "En cada generación, cada uno debe considerarse como si hubiera salido de Egipto. (Mishna Pesahim). Más allá de la historia de un pueblo, lo que se relata en la Biblia es la historia de la humanidad-con-Dios (Ex 3,12-14), la revelación del hombre de lo que es: socio del Dios vivo.

"12 Dios dijo: "Yo estaré con vosotros, y ésta es la señal que os mostrará que yo os he enviado. Cuando saques al pueblo de Egipto, servirás a Dios en esta montaña". 13 Moisés dijo a Dios: "He aquí que iré a los israelitas y les diré: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Pero si me dicen: "¿Cómo se llama? ¿Qué les diré? "14 Dios dijo a Moisés: "Yo soy el que es". Y dijo: "Esto es lo que debes decir a los israelitas: Yo soy me ha enviado a ti". (Ex 3:12-14)

Descubra el significado del Nombre Divino


Porque la Biblia hebrea está destinada a toda la humanidad. Como libro de la memoria, al hacer un inventario del comportamiento del hombre tanto con Dios como con sus semejantes, permite a cada persona leer y releer la trama de su existencia. En su espejo, cada hombre puede descubrir su propio rostro y, sobre todo, conocer el camino a seguir. La "forma incumplida" del hebreo anuncia lo que ya está "cumplido", y el "cumplido", lo que queda por cumplir en cada existencia.


Descubrir que nuestro Dios es un Dios que "habla


No es indiferente que el Génesis abra la Biblia: dejémonos sorprender una vez más por el capítulo 1, una liturgia cósmica, el verdadero pórtico de una catedral... Un estribillo que se repite diez veces da ritmo a esta joya: "y Dios DICE...". Nuestro Dios, el Dios de los cristianos, es un Dios que HABLA, mientras que los ídolos no hablan: el salmista lo proclama irónicamente: "Ellos (los ídolos) tienen boca y no hablan... ni un sonido en su garganta". (Sal 113)


El Génesis nos enseña que desde el principio se oye la Voz de Dios, y esta Voz es creadora; la acción de Dios es una Palabra. Dios HABLA: la verdadera creación es la que se produce a través de la PALABRA; el ser humano sólo toma conciencia de sí mismo cuando habla; la Palabra es constitutiva; engendra y resucita.

Moisés dijo a los hebreos: "No habéis visto una imagen, sólo una VOZ" (Dt 4:15).

Lo que separa al Creador de la criatura es la "nada" - lo que restablece la comunicación es la PALABRA - la palabra es creadora y fuente de toda dignidad. Desde el principio, la humanidad se ha enfrentado a esta elección: la guerra o el diálogo, y por tanto la capacidad de escuchar.


La Palabra es la expresión de un Dios que busca al hombre, tras la falta: "Adán, ¿dónde estás? (Gen 3:9). "Buscador del hombre" es uno de los nombres de Dios. Siempre ha salido de su abismo de silencio y, como peregrino de lo relativo, emprende un viaje en busca de un amigo que tiende a esconderse, el hombre que tiene la tenaz e ilusoria esperanza de ocultar sus propios miedos y su propia vergüenza de sí mismo, de los demás y del Otro que viene de lejos: "Oí tus pasos en el jardín, y tuve miedo porque estaba desnudo y me escondí. (Gen 3:10). Dios busca al hombre, como el "sin techo" busca una casa, como el que no tiene amigos busca una amistad. Y cuando lo ha encontrado, se alegra, como el padre del hijo perdido. Como la Magdalena ante el Amado que desapareció y fue encontrada. El Corazón de Dios está inquieto hasta que descansa en el corazón del hombre, su humilde hogar terrenal. En su enviado, Dios dice: "Vendremos a él, moraremos con él. (Juan 14:23)


Nuestro Dios es un Dios que hace oír su VOZ en los abismos más profundos, en las tinieblas más profundas... cuando el hombre, consciente de su falta, se esconde y se repliega sobre sí mismo, porque "su falta es demasiado pesada para soportarla".


A lo largo de la Biblia, se nos da a escuchar una y otra vez la VOZ del Señor: escuchemos el Salmo 29: la palabra "voz" ("qol" en hebreo) repetida 7 veces da la impresión de la presencia total de la manifestación de Dios - no como palabra articulada - sino como soporte de la palabra; esta repetición de "qol" ha sido comparada con el retumbar del trueno. "Voz del Señor sobre las aguas... voz del Señor que deslumbra... voz del Señor en la fuerza..." (Sal 29) El verso central proclama: "¡Voz del Señor, corta llamas de fuego! La expresión "llamas de fuego" es extremadamente rara en la Biblia; la encontramos en el episodio de la Zarza Ardiente: "una llama de fuego" (Ex 3,2) y en el Cantar de los Cantares: "El amor... sus rasgos son llamas de fuego, una llama del Señor". (Cant 8:6). San Gregorio Magno habla así de la Voz de Dios:

"La Voz de Dios truena maravillosamente, porque, con fuerza oculta, penetra en nuestros corazones. Por medio de movimientos secretos, los impulsa al miedo, los moldea al amor, les grita, por así decirlo, en silencio, que deben seguirlo con ardor. Se produce entonces un impulso irresistible en nuestro espíritu, mientras la Voz sigue siendo elocuente en el silencio. Es en nosotros tanto más urgente cuanto más sordo se hace el oído de nuestro corazón al tumulto exterior. El alma, recogida en sí misma, se admira de lo que este clamor interior le hace oír, y siente brotar en ella una compunción que no conocía. (Moralia en Job)

Pero esta voz tiene la particularidad de volverse "silenciosa" para encontrarse con el hombre en lo más profundo de su corazón... un "silencio" de tal plenitud que Dios tendrá que educar al profeta para que lo reconozca "en un fino silencio". La voz de un silencio sutil (demana en hebreo): el silencio no está vacío sino lleno de la Presencia divina. En este silencio, Elías recibe de nuevo su misión como una confidencia: volver a las fuentes. (1 R 19,12). Cuando la Palabra de Dios se convierte en la "voz del silencio", es más eficaz que nunca para cambiar nuestros corazones. El huracán del monte Sinaí partió las rocas, pero la palabra silenciosa de Dios es capaz de romper los corazones de piedra.

Desierto del Sinaí, Egipto. Foto: BiblePlaces


Así, la VOZ del Señor tiene la particularidad de aportar fuerza, presencia y amor a su incandescencia, al fuego como lo describieron los peregrinos de Emaús: "¿No ardía nuestro corazón mientras nos explicaba las Escrituras?


Habló a través de su Hijo


El Nuevo Testamento da un paso más:

"Después de que Dios hablara muchas veces y de diversas formas a los padres por medio de los profetas, en estos últimos días nos ha hablado por medio del Hijo, a quien nombró heredero de todas las cosas, por medio del cual también hizo las edades. Él es el resplandor de su gloria, la efigie de su sustancia, el Hijo que sostiene el universo por su poderosa palabra..." (Heb 1,1-3).

El TIEMPO y el ESPACIO alcanzan su apogeo:

El TIEMPO es PLENITUD

ESPACIO, la PALABRA se convierte en SILLA


En Jesús, la VOZ se convierte en PALABRA, y lo que escuchamos no es la materialidad de la voz, sino una voz que se hace carne y resume en su ser todas las palabras del Antiguo Testamento. Jesús inaugura su ministerio público con esta afirmación, después de haber leído un pasaje del libro de Isaías: "Hoy se ha cumplido esta palabra en vuestros oídos" (Lucas 4,21).


La VOZ de Dios es ese prójimo cercano que nos invita a su mesa, una venida sin vergüenza: "He aquí que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a cenar con él, yo con él y él conmigo. (Apocalipsis 3:20)


Dios está ante la puerta, no cruza el umbral sin una invitación explícita a entrar. Se pone ante ella, quitándose los zapatos, como Moisés en la Zarza Ardiente, porque la conciencia del hombre es infranqueable e inviolable.

La zarza ardiente, Marc Chagall


Y cuando no es reconocido y acogido, Dios pasa de largo, siguiendo su camino, como el que llora por su ciudad amada que no entendió el momento de su visita: "¡No reconociste el momento en que fuiste visitado! (Lc 19:44).


Dios que atraviesa nuestras vidas, sin levantar nunca la voz y que nunca apaga ni rompe la caña arrugada: "No romperá la caña arrugada". (Mt 12:20)


Dios que, en Jesús, proclama en la cruz su sed de encontrarse con nosotros: "¡Tengo sed! Sedientos de encontrar en nuestros corazones el Espíritu del Padre, el grito de su Amor por nosotros. El que dio a conocer a los hombres el lugar donde sacar el agua viva que sacia toda sed, muere gritando su sed. La muerte de Jesús en la cruz nos permite escuchar la última palabra del Verbo hecho carne. El Verbo se hizo carne, la carne se hizo Verbo.


Entierro: hemos silenciado a Dios, hemos enterrado al Verbo... El Verbo se vuelve silencioso... "El Padre sólo ha dicho una Palabra: su Hijo. Lo dice siempre en silencio, un silencio sin fin. (San Juan de la Cruz) Sin embargo, es en las profundidades del abismo donde Cristo va a buscar a Adán, el primer hombre, y le llama: "¡Despierta, oh tú que duermes, levántate de entre los muertos, ilumínate!"


La muerte no es la última palabra de nuestra existencia. Dios se une a nosotros cuando la muerte nos mantiene encerrados en nuestra desolación. Por eso Dios se da a conocer en Jesús cuando nos llama por nuestro nombre, como a María Magdalena en el huerto: "María", el nuevo nombre que sólo Jesús conoce.


La actualidad de la palabra


El primer "hoy" solemne se encuentra en el libro del Éxodo, cuando Dios promete entrar en un pacto de dos vías con su pueblo; desde la cima de la montaña, Dios se dirige a Moisés:

"Hoy, si escucháis mi voz y guardáis mi alianza, os tendré como propios entre todos los pueblos". (Ex 19:5)

¿Cómo llegamos a este "hoy"? En hebreo, la palabra "teha" significa tanto "palabra" como "caja". Cada palabra de la Escritura es, pues, una "caja" que hay que abrir con impaciencia y asombro. La exégesis es, pues, una apertura permanente: abrir la letra y descubrir el sentido, abrir la letra al Espíritu, abrir nuestra vida a la Palabra; así, de descubrimiento en descubrimiento, vamos a la Fuente, nos hacemos contemporáneos de la Palabra: "Señor, ¿a quién iremos? (Jn 6,68) Para nosotros, que hemos recibido en el Verbo hecho carne la plenitud de la Revelación, cuando leemos la Escritura, llegamos a este Hoy eterno en el que el Padre engendra a su única Palabra, su Hijo.


Cristo, el Verbo encarnado del Padre


Retomemos el primer versículo del capítulo 1 de la carta a los Hebreos: "Después de que Dios hablara a los padres por medio de los profetas muchas veces y de muchas formas en tiempos anteriores, nos ha hablado en estos últimos días por medio del Hijo...". Entendemos que, a partir de ahora, ha llegado una era nueva y definitiva: por la Encarnación del Hijo de Dios, "la eternidad se ha convertido en temporalidad y el tiempo humano se ha convertido en eternidad" (U. von Balthasar); y, por otra parte, se anuncia en este versículo lo que el Padre de Lubac calificaba con esta expresión: "la PALABRA ABREVIADA", las palabras dispersas del Antiguo Testamento son retomadas, asumidas, cumplidas en una sola PERSONA, el HIJO del PADRE. Así, la Biblia no es la religión del "libro", es la religión de la "PERSONA".


Jesús inaugura su ministerio público con esta afirmación: "Hoy se ha cumplido esta Escritura en vuestros oídos" (Lc 4,21). ¿Qué quiere decir Jesús con este verbo "cumplir"? Jesús quiere decir que, con su nacimiento, muerte y resurrección, transforma en su carne las promesas del Antiguo Testamento en realidad. Cristo Jesús -recuerda el padre H. de Lubac- realiza la unidad de la Escritura porque es el fin y la plenitud de la misma. Todo está relacionado con él. Él es, al final, el único Objeto. Se podría decir que es toda la exégesis. (H. de LUBAC, Exégèse médiévale) San Juan nos dice en el Prólogo de su Evangelio: "Nadie ha visto jamás a Dios, sino que el Hijo único, que está vuelto hacia el seno del Padre, ha hecho la exégesis de él. (Tanto es así que "ignorar las Escrituras es ignorar a Cristo" (San Jerónimo).


El viaje de los peregrinos a Emaús nos muestra cómo Cristo es realmente el cumplimiento de las Escrituras, y cómo él es la única Clave para entender las Escrituras y los acontecimientos.

La cena de Emaús. Caravaggio


Releamos este pasaje: "Los ojos de ellos no pudieron verlo" (Lucas 24,16) - dos hombres encerrados en su sueño de omnipotencia... Jesús se da a ver, no como una aparición, sino como un itinerario a seguir para descubrir a una PERSONA. De lo contrario, es una huida hacia adelante cuando no se sabe leer el evento. (v. 13) "Jesús les dijo: "¿Qué cosas? Jesús invita a la conmemoración, que es lo único que permite leer el acontecimiento -de lo contrario, la esperanza está muerta: "Esperábamos..." (v. 21) Es la Palabra que ilumina la historia. Después del acontecimiento en "palabras" ("les interpretó en todas las Escrituras todo lo que le concernía" v. 27), sigue el acontecimiento en "gestos": "habiendo tomado el pan, lo bendijo, y partiéndolo, se lo dio" (v. 30). "Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron" (v. 31). El cristiano -como los peregrinos de Emaús- descubre que debe habitar dos lugares: el lugar de la PALABRA y el lugar de la fraccion del PAN.


Ser Iglesia significa compartir la Palabra


Por tanto, debemos "escuchar" a un Dios que nos "habla", encontrarnos con él y dejarnos transformar por Jesús, el Cristo, la Palabra hecha carne... pero debemos añadir esta dimensión esencial: el "compartir" la Palabra.


Desde Abrahán, sabemos que la Voz de Dios es una "convocatoria" (qal en hebreo, ecclesia en griego), es una reunión; es la voz que nos saca del anonimato, del aislamiento; es respondiendo a esta "convocatoria" común que las personas se sienten en "comunión" unas con otras. Por tanto, está en juego nuestra identidad cristiana (escuchar la Palabra, guardarla) y nuestra identidad eclesial (compartirla en una iglesia doméstica), porque se trata de "hacer iglesia".


Por lo tanto, no es "opcional" meditar la Escritura... no es "opcional" compartirla entre hermanos...


Este compartir la Palabra (como los peregrinos de Emaús) nos enraíza en la vida teologal: la Palabra de la Escritura nos revela a Jesucristo, autor de nuestra Fe, nos sitúa en medio de nuestros hermanos, en un proceso de caridad, nos abre el horizonte infinito de la esperanza, porque "la Escritura crece cuando la compartimos".

Hmna. Marie-Christophe Maillard

Faites un don.png