Año Nuevo: influencias babilónicas y demarcaciones en la Biblia

Está claro que los autores bíblicos que escribieron en el exilio babilónico estaban abiertos a la intelectualidad del mundo que les rodeaba y probablemente la encontraban superior a la suya y, por tanto, digna de consideración. Así, en el contexto de la vida en Babilonia -que es un contexto de nuevos conocimientos- surgió la necesidad de que los israelitas adaptaran sus propias tradiciones al nivel de los conocimientos babilónicos, para seguir siendo científicamente competitivos. Aquí se presentan dos ejemplos: el primero es del libro de Isaías, el segundo del libro de Ezequiel.


En el libro de Isaías


La tradición del Deutero-Isaías (Is 40-55) se remonta a un profeta anónimo activo en el exilio babilónico, o a un grupo de profetas, y se ha integrado en el libro de Isaías. El prólogo, con su descripción de una poderosa y milagrosa procesión de YHWH a través del desierto de vuelta a Sión, parece basarse en las experiencias de los judíos exiliados que habían sido testigos de la monumental celebración del Año Nuevo en Babilonia, con sus fastuosas procesiones de dioses, para quienes el regreso de su propio Dios a Jerusalén no podía ser un acontecimiento menor, sino aún mayor:

"Una voz grita: 'En el desierto haced un camino para YHWH; en la estepa haced un camino para nuestro Dios. Que todo valle se llene, que todo monte y colina se rebaje, que los lugares ásperos se conviertan en una llanura y lo escarpado en un amplio valle. (Is 40:3-4)

En Isaías 40:3 se exhorta a hacer una ruta procesional para Dios, de modo que pueda regresar a su santuario en Sión/Jerusalén. Esta descripción de Isaías sólo es realmente comprensible con el telón de fondo de la fiesta de Año Nuevo en Babilonia cuando se llevaba al dios en procesión hacia su santuario y muestra que la esfera numinosa del Dios bíblico no podía quedar por debajo de la de sus homólogos mesopotámicos.


La celebración del Año Nuevo babilónico


La fiesta del Año Nuevo babilónico, llamada Akitu en el mes de Nisanu, marca el equinoccio de primavera y dura doce días durante los cuales se celebra a los dioses Marduk y Nabû, así como a la ciudad de Babilonia.


El término "equinoccio" procede del latín æquinoctium, que une æequs (igual) a nox (noche), y se refiere al momento en que la duración del día es igual a la de la noche. En el caso del equinoccio de primavera, éste suele producirse el 20 o el 21 de marzo, según el año.


El punto culminante de la fiesta babilónica se alcanza el octavo día, cuando tiene lugar la procesión de los gobernantes humanos y divinos. Esta ceremonia tiene lugar en la Vía Procesional y pasa por debajo de la famosa Puerta de Istar -ambas reconstruidas en el Museo de Pérgamo de Berlín- y termina fuera de las murallas en el Templo de Akitu, donde se realizan rituales en los últimos días de la fiesta.

Esta fiesta, la más importante y solemne del calendario babilónico, era el resultado de la confluencia de dos corrientes de pensamiento religioso: un culto a la fertilidad que estaba vinculado al rito del "matrimonio sagrado", y un concepto cosmogónico que implicaba un cuestionamiento anual del orden mundial. Está claro que el akitu era originalmente una fiesta estacional de la fertilidad y la renovación y se convirtió, por algún proceso, en el punto cardinal de la religión asirio-babilónica.


Los doce días de la fiesta se centraban en el culto a Marduk. El rey recibía el perdón por sus pecados (los del país), y donde tenía lugar una representación teatral de la batalla primordial del Enuma Elish (Epopeya de la Creación: texto mitológico que afirma la supremacía de Marduk, convirtiéndolo en el rey de los dioses y el creador del mundo según la teología babilónica). En una sociedad agrícola como la de Mesopotamia, puede entenderse la importancia de esta ceremonia. Todos los grandes dioses del país, a través de su estatua de culto, venían de Babilonia y Borsippa a rendirles homenaje. El propio rey guiaba al dios supremo. El rey debía participar en este ritual, pero cuando le era imposible estar presente, podía ser representado por su capa ceremonial, bordada de púrpura. Los dioses se reunieron en el palacio del rey, lo saludaron con asombro y se arrodillaron ante él mientras los destinos se fijaban irremediablemente para todo el año. La gente cantó entonces todo tipo de canciones. La supresión de estas solemnidades en tiempos de guerra o de desgracia pública era una calamidad que se mencionaba en los anales de la ciudad. Las ceremonias incluían ritos de magia y exorcismo para expulsar a los "demonios del caos".

Las principales ciudades de la Babilonia tardía. Mapa: Wikipedia


El transcurso de las celebraciones


El primer día se abren las puertas del templo del dios (Esagil).


El segundo día, el sumo sacerdote de Marduk (llamado "hermano mayor") se lava en las aguas sagradas del río (Éufrates) y pide los favores del dios para su pueblo y su país.


Al tercer día, hizo forjar dos estatuas, una de cedro y otra de tamarisco.

El cuarto día, por la mañana, el sacerdote recita una oración al dios del templo que luego bendice. Al atardecer del mismo día, recita el Enuma Elish a su dios.


Al quinto día, se purifica el templo y se sacrifica un carnero, que se arroja al río, llevándose los pecados del pueblo. En Babilonia, la estatua de Nabu, hijo de Marduk, viene desde la cercana ciudad de Borsippa para asistir a las festividades. Por la noche, el rey entra en escena. Se dirige al templo donde entrega su insignia al sumo sacerdote, quien lo humilla ante el dios para asegurar el perdón de los pecados de su pueblo. Este día, probablemente el más importante del ritual, termina con el sacrificio de un toro.


El sexto día, las dos estatuas hechas el tercer día se queman ante Nabú, también para quitar los pecados del pueblo.


Falta información sobre los dos siguientes días.


El noveno día, el rey va al templo e instala la estatua del dios (por tanto, el dios mismo), junto con las de otras deidades, en una capilla especial. A continuación, esta asamblea es conducida a lo largo de la Vía Procesional hasta el beit akitu, un templo dedicado a este ritual, donde los dioses permanecen durante dos días (décimo y undécimo) antes de regresar al templo del dios, y decidir sobre el "destino del país". El día termina con un banquete.

Izquierda: zigurrat y templo de Marduk (Esagil). Centro: camino procesional y puerta de Ishtar. Derecha: mapa de Babilonia


El duodécimo día, los dioses que habían ido a la fiesta de Año Nuevo regresan a su ciudad.

Tablilla que describe el desarrollo del festival babilónico de Akitu, copia de finales del primer milenio a.C. Museo del Louvre. Foto: Wikipedia


En el libro de Ezequiel


El libro de Ezequiel sitúa a su protagonista en el grupo de judíos deportados ya en el año 597 a.C. a Babilonia con el rey Joaquín (2 Reyes 24:14). El rey Joaquín se menciona incluso en los documentos babilónicos que enumeran las raciones de alimentos para la gente de la corte real de Babilonia.


Las descripciones de las visiones en el libro de Ezequiel también sólo son comprensibles con el telón de fondo de las ceremonias de Babilonia. En la visión que acompaña a su llamada, Ezequiel ve seres con cuatro alas y patas de toro (Ez 1:6) que llevan la placa celestial (Ez 1:22) sobre la que se entroniza el esplendor de Dios (Ez 1:25-28):

4Vi un viento huracanado que venía del norte: una gran nube y un fuego zigzagueante con un resplandor en torno, y desde el centro del fuego como un resplandor de ámbar, 5y en el centro de todo la figura de cuatro seres vivientes. Este era su aspecto: tenían forma humana, 6con cuatro rostros y cuatro alas cada uno. 7Sus piernas eran rectas y las plantas de sus pies como las de un becerro. Brillaban como bronce bruñido. [...] 22Sobre la cabeza de los seres vivientes se extendía una especie de bóveda, de admirable esplendor, como de cristal. 23Bajo la bóveda, sus alas estaban horizontalmente emparejadas; cada uno se cubría el cuerpo con un par. [...] 26Y por encima de la bóveda, que estaba sobre sus cabezas, había una especie de zafiro en forma de trono; sobre esta especie de trono sobresalía una figura que parecía un hombre.27Y vi un brillo como de ámbar (algo así como fuego lo enmarcaba) de lo que parecían sus caderas para arriba, y de lo que parecían sus caderas para abajo vi algo así como fuego, rodeado de resplandor, 28como el arco que aparece en las nubes cuando llueve. Tal era la apariencia del resplandor en torno. Era la apariencia visible de la Gloria del Señor. Al contemplarla, caí rostro en tierra y escuché una voz que hablaba. (Ez 1:4-7.22-23.26-28)

La comparación de Ezequiel 1 con el programa pictórico de un antiguo sello cilíndrico oriental de la época de Asurbanipal (669-627 a.C.) ilustra cómo esta visión está influida por los ejemplos mesopotámicos:

Sello cilíndrico de la época de Asurbanipal (669-627 a.C.) con la representación de una deidad en la meseta celeste. Ilustración: Konrad Schmid, Les origines de la Bible, Ginebra, Labor et Fides, 2021.


La escena representada muestra a una deidad alada de pie sobre un caballo en el centro, unida por las caderas a una bandeja llevada por dos bueyes. En la esquina superior izquierda hay una estrella de ocho rayos, en la esquina superior derecha están los restos de una luna creciente. La imagen está enmarcada a la izquierda por un sacerdote con traje de pez y a la derecha por un hombre que reza hacia la deidad. Este conjunto indica claramente que se trata de una representación antropomórfica del dios sol, que está unido al firmamento celeste, que a su vez es llevado por seres híbridos.


Esta constelación cosmológica constituye el telón de fondo de Ezequiel 1. En la misma línea que el programa pictórico del sello, el libro de Ezequiel representa una meseta celeste, llevada por seres híbridos, que separa la esfera terrestre de la divina. Pero, a diferencia de la representación del sello, el Libro de Ezequiel no sitúa a la figura divina cerca de la propia meseta, sino que coloca su trono en elevación sobre ella. Tanto la proximidad como la distancia de la obra de arte del sigilo y el texto bíblico, que son igualmente significativos, parecen evidentes.


Bibliografía

  • Konrad Schmid, Les origines de la Bible, Genève, Labor et Fides, 2021.

  • Cousin Laura, « Babylone, ville des dieux et des rois », Histoire urbaine, 2019/3 (n° 56), p. 11-33.

  • Wikipédia, L’encyclopédie libre, « Akitu ».

Descubre la ciudad de Babilonia a través de este mapa

Faites un don.png