top of page

Qué es la misericordia y cómo María es su emblema

¿Por qué María puede ser llamada "Madre de Misericordia"? El título "Reina de la Misericordia" celebra la bondad, la dignidad de la Virgen María que, elevada al cielo, ejerce el papel prefigurado por la reina Ester, al suplicar sin cesar a su Hijo por la salvación del pueblo.

Esther, fresco de Andrea del Castagno, c. 1450 Serie de hombres y mujeres ilustres. Foto: Wikipedia


El título de "Madre de la Misericordia", que san Odo, abad de Cluny, fue quizás el primero en atribuir a la Virgen María, celebra justamente a la madre que nos dio a Jesucristo, en quien se hace visible la misericordia del Dios invisible, pero también a la madre espiritual de los fieles, llena de gracia y de misericordia.


La misericordia es el atributo de Dios desde el principio: "Señor, Señor, Dios de ternura y misericordia, lento a la cólera, rico en gracia y fidelidad" (Ex 34,6). Estos atributos divinos son 13, porque Dios es Amor: "AHaVa" que, en hebreo, tiene el valor numérico 13.


En hebreo, hay dos términos para designar la misericordia de Dios: "Rakhamim", que significa "vientre", porque la misericordia es esencialmente un acto carnal. Se refiere al vientre de la mujer. Es el lugar de la vida donde se formará el niño: saldrá de su madre gracias a las fuerzas femeninas que le imparten un impulso sin precedentes hacia la vida. La misericordia es el lugar más íntimo donde se entreteje el Dios creador, generador de vida. Dios da vida perdonando, porque se conmueve hasta lo más profundo de su corazón. "Rakhem aleynu": "Ten piedad", es decir, danos un impulso de vida a través de tu perdón. Este es el aspecto más femenino del término. "Sión dijo: "El Señor me ha abandonado, el Señor me ha olvidado. ¿Se olvida la mujer de su hijito, no tiene piedad del hijo de sus entrañas? Aunque las mujeres se olviden, yo no te olvidaré. Mira, te he grabado en las palmas de mis manos. (Is 49,14-16)


El otro término es "hesed", que significa: gracia, amor, fidelidad, amor más poderoso que la traición. Este es el aspecto más masculino de la palabra. "Concede a Jacob tu misericordia, a Abraham tu gracia. (Mi 7:20)

En Cristo y por Cristo, Dios se hace visible en su misericordia. Cristo da a toda la tradición veterotestamentaria de la misericordia divina su sentido definitivo. No sólo habla de ella... sino que, sobre todo, la encarna y personifica. Él mismo es, en cierto sentido, misericordia (Divina Misericordia n°2 - Carta Encíclica Juan Pablo II 1980).
La cruz es el modo más profundo en que la divinidad se inclina sobre el hombre... La cruz es como un toque de amor eterno en las heridas más dolorosas de la existencia terrena del hombre, y el cumplimiento hasta el final del programa mesiánico que Cristo había formulado en la sinagoga de Nazaret... (Divina Misericordia, n. 8).

Por último y sobre todo, la Virgen María aparece como la que exalta la misericordia de Dios: éste es el motivo esencial del canto del Magnificat: María magnifica al Señor -no por su maternidad divina-, sino "porque ha mirado la humildad de su esclava". (Lucas 1:48). María celebra la eterna "misericordia" de Dios, la acción misericordiosa de Dios hacia la esclava del Señor y hacia Israel, su siervo.

46María dijo: «Proclama mi alma la grandeza del Señor,47se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;48porque ha mirado la humildad de su esclava. | Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,49porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí: | su nombre es santo,50y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.51Él hace proezas con su brazo: | dispersa a los soberbios de corazón,52derriba del trono a los poderosos | y enaltece a los humildes,53a los hambrientos los colma de bienes | y a los ricos los despide vacíos.54Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia55—como lo había prometido a nuestros padres— | en favor de Abrahán y su descendencia por siempre». (Lucas 1,46-55)

Para comprender la densidad de la misericordia de Dios, debemos partir de la Palabra revelada, especialmente del Magnificat. Hay que señalar que la literatura bíblica, especialmente la del Antiguo Testamento, no se basa en conceptos abstractos, sino en hechos y acciones. Por eso da preferencia a los verbos que describen la acción, el comportamiento. En el Magnificat, María no canta la misericordia de Dios con declaraciones de principios, sino contando la historia de sus intervenciones salvadoras.


María es icono y transparencia de la ternura de Dios, precisamente porque es tocada y transformada por la "misericordia" de Dios, por lo que celebra a Dios su Salvador. María encabeza el grupo de mujeres célebres y humildes que han marcado la historia de la liberación del pueblo de Dios. María se encuentra así en la cúspide de Israel, del que es punto de llegada, y en el comienzo de la comunidad del Nuevo Testamento, de la que es figura y principio.


La misericordia es el centro y la cumbre del Magnificat (Lc 1,54-55); el cántico manifiesta el auténtico rostro de Dios, cualificado por una "misericordia" eterna: de la experiencia de la misericordia infinita surge un canto eterno a Dios. Aquí la fe de María encuentra una nueva expresión:

Lo que todavía estaba oculto en la Anunciación se libera ahora, al parecer, como una llama clara y vivificante del Espíritu (La Madre del Redentor - Carta Encíclica Juan Pablo II, n. 36).

El Magnificat nos enseña que María es uno de esos seres humanos que pertenecen desde dentro al Nombre de Dios - Icono de la Ternura y la Misericordia del Padre, María nos recuerda con su canto, que nos indica toda la orientación de su vida, lo que significa "ser creada a imagen de Dios". (Génesis 1:26)


María es también la que experimentó la misericordia de Dios de una manera única. "María es la que conoce más a fondo el misterio de la misericordia de Dios. Conoce su precio y sabe lo bueno que es. ("Divina Misericordia" nº 9)


María es, por tanto, la que intercede incesantemente por nosotros; recibiendo en sus brazos el Cuerpo sagrado de Jesús que ofrece a su Padre, cumple esta Palabra del profeta Jeremías: "Acuérdate de que estuve delante de Ti para interceder por ellos". (Jer 18:20)


Marie-Christophe Maillard

Comments


bottom of page