top of page

¿Es posible la salvación para Judas?

Judas es el discípulo que destaca entre los Doce. Se le conoce como el traidor y, en consecuencia, se ha decretado que su destino le ha llevado al infierno. Pero, ¿sabemos qué le impulsó a traicionar a su maestro? ¿No es posible para él la misericordia divina? En el fondo, es la cuestión de una posible salvación para Judas lo que nos ocupará aquí.

14Entonces uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a los sumos sacerdotes 15y les propuso: «¿Qué estáis dispuestos a darme si os lo entrego?». Ellos se ajustaron con él en treinta monedas de plata. 16Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo.17El primer día de los Ácimos se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: «¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?». 18Él contestó: «Id a la ciudad, a casa de quien vosotros sabéis, y decidle: “El Maestro dice: mi hora está cerca; voy a celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos”». 19Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon la Pascua.20Al atardecer se puso a la mesa con los Doce. 21Mientras comían dijo: «En verdad os digo que uno de vosotros me va a entregar». 22Ellos, muy entristecidos, se pusieron a preguntarle uno tras otro: «¿Soy yo acaso, Señor?». 23Él respondió: «El que ha metido conmigo la mano en la fuente, ese me va a entregar. 24El Hijo del hombre se va como está escrito de él; pero, ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado!, ¡más le valdría a ese hombre no haber nacido!». 25Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar: «¿Soy yo acaso, Maestro?». Él respondió: «Tú lo has dicho». (Mt 26,14-25)

Este texto nos presenta el misterio del discípulo elegido y llamado que se vuelve contra su propio maestro, hasta el punto de entregarlo a sus enemigos. El episodio es tanto más chocante cuanto que es Judas quien acude por su cuenta a los sumos sacerdotes, negociando un precio: "¿Qué me daréis si os lo entrego? A partir de ese momento, Judas está atento al momento oportuno para llevar a cabo su plan. ¿No traiciona Judas toda la confianza de su señor? ¿No ha ultrajado la amistad con su amo cambiándolo por unas monedas? Este regateo contrasta fuertemente con el gesto incomparablemente generoso de la mujer anónima que ungió a Jesús en el episodio inmediatamente anterior a éste. Derramó sobre la cabeza de Jesús un perfume incalculablemente caro, sin reparar en gastos. Este gesto de unción era la preparación de la sepultura de Jesús. En cambio, el acto de Judas no sólo es egoísta y calculador, sino que conduce directamente a la muerte de Jesús.


Sobre todo, la pregunta persistente es por qué Judas fue capaz de tomar esta decisión. El evangelio no nos cuenta el secreto íntimo de Judas, a pesar de todas las especulaciones que se han hecho. Estamos como invitados a respetar una especie de pudor sobre las razones de la acción de Judas. Al final, como lectores creyentes, sólo podemos ser devueltos a nosotros mismos y a las muchas pequeñas o grandes traiciones que jalonan el camino de nuestra propia historia con Cristo.


Lo cierto es que Jesús no se deja engañar ni es indiferente al comportamiento de Judas. Cabe preguntarse por qué Jesús quiere revelar públicamente las acciones de Judas diciendo solemnemente: "Os aseguro que uno de vosotros me traicionará". ¿Por qué sacar a la luz el odioso complot delante de todos los discípulos? Ciertamente hay un propósito pedagógico, incluso saludable, detrás de este deseo de Jesús, como muestra el resto del relato. Cuando Judas pregunta si es él el afectado, nos preguntamos si es tan hipócrita o si quiere poner a prueba a Jesús. Pero Jesús le devuelve directamente a sí mismo: "¡Tú mismo lo has dicho! Sí, Jesús devuelve finalmente a Judas a su propia responsabilidad. Al hacer esto, ¿no está Jesús ofreciendo a Judas una salvación final? En efecto, Judas está como acorralado por el plan que ha decidido poner en marcha. ¿Creía que podría evitar una confrontación formulando su pregunta con aire inocente: "Rabbí, soy yo? Pero se ve obligado a enfrentarse a la verdad: "¡Tú mismo lo has dicho! Jesús hace ver a Judas lo que ha provocado. Si la verdad es el principio de la libertad, también es una condición para la salvación. ¿Es posible la salvación para Judas? Se ha especulado mucho sobre esta cuestión. Todo depende de cómo se interpreten las palabras de Jesús: "¡Ay de aquel por quien sea entregado el Hijo del Hombre! ¡Más le valdría no haber nacido! Más tarde, Judas tomará conciencia de su pecado, pues dirá, antes de quitarse la vida: "He pecado entregando sangre inocente" (Mt 27,4). En cuanto al resto, sobre todo en lo referente a su destino en el más allá, hay que reconocer que se nos escapa. Podemos decir que Jesús consiguió acompañar a Judas en el camino del reconocimiento de su pecado. Es importante fijarse en las acciones de Jesús, en lugar de centrarse en las de Judas. Incluso en medio de la traición más dolorosa, la del amigo, Jesús no busca vengarse, sino salvar.

De forma muy original, el apóstol Judas está representado como una de las doce columnas de la Iglesia del Duque en la capilla de Altum, en Magdala, Israel. Esto puede sorprender e incluso chocar. Generalmente, en nuestras iglesias, Judas no está representado entre los Doce. En cualquier caso, una representación tan singular de Judas sólo es posible en esta capilla de la tierra de Israel, dedicada a la vida pública de Jesús en Galilea antes de la traición de Judas. Ninguna otra iglesia del mundo podría permitirse representar a Judas antes de su pecado. En esta representación, Judas no tiene aureola y sostiene la bolsa de monedas por las que cambiará a su amo. La intención de esta representación es sin duda evocar la humanidad y la pecaminosidad de los representantes de la Iglesia. Estamos ante el misterio del mal que corroe a la Iglesia en su corazón mismo. Sin embargo, el caso de Judas quizá debería recordarnos que también nosotros estamos lejos de estar libres de pecado.


Conviene observar de nuevo que, en el texto que hemos leído, Jesús no niega el pan a Judas, pues dice que moja su mano en el plato. No hay ninguna indicación de que Judas abandone la habitación antes de la comida eucarística. Básicamente, la mesa de Jesús reúne sobre todo a pecadores, no a personas perfectas. La comida que Jesús da es pan de salvación para los necesitados, empezando por nosotros mismos.

Emanuelle Pastore


He aquí una reflexión espiritual sobre el significado de la representación de Judas en la Capilla de Magdala:


Haz un donativo.png