¿Vio Moisés a Dios?

Moisés es amigo de Dios; una amistad hecha de intimidad y respeto: se acerca a la zarza sólo con las sandalias en las manos. Su único deseo es encontrarse con Dios, abrirse a la Revelación... El encuentro: nace en el corazón de la vida contemplativa. Moisés se convirtió en pastor, la profesión de los justos de las generaciones anteriores. Los pastores viven en la soledad, en el desierto, entregándose a la meditación a las fuentes de inspiración divina: Moisés se adentró en el desierto en su búsqueda del absoluto - el desierto: donde Dios habla.

1Moisés pastoreaba el rebaño de su suegro Jetró, sacerdote de Madián. Llevó el rebaño trashumando por el desierto hasta llegar a Horeb, la montaña de Dios. 2El ángel del Señor se le apareció en una llamarada entre las zarzas. Moisés se fijó: la zarza ardía sin consumirse. 3Moisés se dijo: «Voy a acercarme a mirar este espectáculo admirable, a ver por qué no se quema la zarza». 4Viendo el Señor que Moisés se acercaba a mirar, lo llamó desde la zarza: «Moisés, Moisés». Respondió él: «Aquí estoy». 5Dijo Dios: «No te acerques; quítate las sandalias de los pies, pues el sitio que pisas es terreno sagrado». 6Y añadió: «Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob». Moisés se tapó la cara, porque temía ver a Dios. (Exodo 3,1-6)

Como en el Sinaí, Dios se revela "como un fuego consumidor a la vista de los hijos de Israel" (Ex 24,17). Dios aparece en medio de un fuego que arde sin devorar la vegetación circundante. Un fuego que no consume nada es la imagen de la eternidad de Dios, de la actividad interna del Todopoderoso. Esta manifestación de fuego hace ya sagrada la montaña, que más tarde será incendiada en el momento de la Alianza y de la entrega de la Ley.

Izquierda: La representación más antigua de Moisés en la zarza ardiente, sinagoga de Doura Oropos, Siria. Centro y derecha: Marc Chagall.

Fotos: Wikipedia


"Una llama de fuego" ("esh"). Tiene varios usos en el Antiguo Testamento: por ejemplo en el Cantar de los Cantares "El amor es fuerte como la muerte... sus rasgos son una llama de fuego, una llama del Señor" (Ct 8,6) ; en el Salmo 29 (28),7: "Voz del Señor, corta llamas de fuego".


Para el hombre del desierto, el fuego está ligado a la vida; el que se pone en presencia de Dios sabe que es incapaz de soportar su incandescencia: "Ay de mí, soy un hombre perdido... mis ojos han visto al Señor Sabaoth" (Is 6,4).


El arbusto de espinas es un símbolo de Israel en el sufrimiento, y también del fuego que arde sin consumirse; la palabra "arbusto" es el origen de la palabra "Sinaí", homónimo de "Sinah", el odio. El arbusto simboliza la desgracia y la angustia. Es el más humilde de los árboles y el más doloroso: un símbolo de Israel y de Dios que reside con su pueblo en el exilio.

Acacia, Cañón Rojo, Israel. Foto: BiblePlaces

"Me apartaré para ver..." (Ex 3,3) "Moisés, Moisés, no te acerques... Yo soy el Dios de tus padres... He visto, he visto la miseria de mi pueblo, he oído, he bajado..." (Ex 3:7)

El primero pide: "Quítate las sandalias", simbolizando el despojo imprescindible para ver a Dios; el otro se presenta, con el rostro velado, porque "no se puede ver a Dios sin morir".


La Biblia no contiene un discurso abstracto sobre Dios, sino que, a partir del Éxodo, Israel se convierte en testigo de este Dios que ve la miseria de su pueblo.


Pero la cumbre de esta historia de vocación, de quien quiere VER, es la revelación del NOMBRE DIVINO: "YO SOY": el Nombre es un verbo, Dios es el que actúa (el tetragrama se encuentra 6.828 veces en la Biblia) - este verbo es la forma verbal de lo inacabado, una acción inacabada que continúa en el pasado, en el presente y en el futuro: encarnación de la libertad creadora, de la ligereza divina; la gracia imparte un movimiento dinámico a la vida - tal es el camino de la santidad.

Descubre el Nombre divino o tetragrama visitando nuestra página.


Moisés se siente tan cautivado por Dios, resplandeciente de su Gloria, que sus hermanos no pueden soportar el resplandor de su rostro (Ex 34,30). Dios conversa con él como un amigo (Ex 33,11). Un amigo al que conoce por su nombre, del que es compañero. Así que Moisés se atreve a pedir a Dios que le vea: "¡Por favor, déjame VER tu gloria! (Ex 33,18).


¿Vio Moisés por fin a Dios? Fue favorecido con la incandescencia de la visión, recibió la Revelación del Nombre de Dios: Dios levantó el velo y reveló su Nombre, es decir, su Ser profundo.


Moisés vio la Tierra Prometida desde lejos (Núm. 20,7; 20,11). Sabemos que el Dios que "reveló su Nombre" a Moisés nos dará la fuerza para perseverar en la alegre esperanza, incluso en medio del sufrimiento, las pruebas y las tribulaciones.


Moisés, al igual que Elías, "se acurrucó en el hueco de la Roca" hasta que la misteriosa Presencia de Dios "pasó de largo" (I Reyes 19:1-14). Pero es en el Monte de la Transfiguración donde se revelará Aquel cuyo Rostro persiguen (cf. 2 Cor 4,6): "Porque el Dios que dijo: "Brille la luz en las tinieblas" es el que ha brillado en nuestros corazones, para hacer resplandecer el conocimiento de la Gloria de Dios en el Rostro de Cristo."

Cañón Rojo, Israel. Foto: BiblePlaces


La oración de Moisés y Elías continúa en el lugar de nuestra contemplación de la Gloria de Dios. Ya en el Cantar de los Cantares, ¿no llamó el Amado a su Amada "escondida en el hueco de la Roca", pidiéndole que le mostrara su rostro? (Ct 2,14)


Hna. Marie-Christophe Maillard

Icono dar un donativo.png