Una síntesis de la Revelación en un gigantesco pavimento de Jerusalén

Aunque haya estado varias veces en Tierra Santa, es posible que nunca se haya fijado en el hermoso pavimento de la Basílica de la Dormición del Monte Sión, en Jerusalén. No es de extrañar, ya que se suele cubrir con sillas para las celebraciones. Y, sin embargo, merece ser visto y comentado, porque revela la plenitud del misterio cristiano a través de una gran representación simbólica, la del círculo.

Basílica benedictina de la Dormición, Jerusalén, construida a principios del siglo XX. Fotos: BiblePlaces


La basílica consta de una rotonda principal rodeada de cuatro torres. El pavimento interior de la rotonda está enteramente cubierto por una asombrosa representación que recuerda toda la historia de la Revelación.

Pavimento interior de la basílica.

En el centro


Empecemos por lo que constituye el corazón de esta inmensa representación. Se superponen tres anillos, en señal de alianza eterna. Son las tres Personas de la Trinidad divina. Las tres Personas son distintas. La unidad divina es trina. La Trinidad es una. Esta unidad está simbolizada por el círculo único que engloba los tres anillos. A los catecúmenos de Constantinopla, San Gregorio de Nacianzo, les transmite este resumen de la fe trinitaria:

Ante todo, guárdame este buen depósito, por el que vivo y lucho, con el que quiero morir, que me hace soportar todos los males y despreciar todos los placeres: me refiero a la profesión de fe en el Padre y en el Hijo y en el Espíritu Santo. Hoy te lo confío a ti. A través de ella te voy a sumergir en el agua y te voy a levantar. Te la doy como compañera y patrona de toda tu vida. Te doy una Divinidad y un Poder, que existe Uno en los Tres, y que contiene a los Tres de manera distinta. Una Divinidad sin disparidad de sustancia o naturaleza, sin un grado superior que eleve o un grado inferior que rebaje. (...) Es la connaturalidad infinita de tres infinitos. Dios como un todo, cada uno considerado en sí mismo (...), Dios los Tres considerado en conjunto (...). No he empezado a pensar en la Unidad antes de que la Trinidad me bañe en su esplendor. No he empezado a pensar en la Trinidad antes de que la unidad se apodere de mí... (Or. 40, 41: PG 36, 417). (citado en el Catecismo de la Iglesia Católica, n°256)

Un fuego separa a la Trinidad de todo lo demás. Este fuego significa que el misterio de la Trinidad permanece oculto e inaccesible a la razón humana que no está iluminada por la fe.

La Trinidad es un misterio de fe en sentido estricto, uno de los "misterios ocultos en Dios, que no pueden ser conocidos si no son revelados desde arriba" (Vaticano I: DS 3015). Ciertamente, Dios dejó huellas de su ser trinitario en su obra de creación y en su Revelación en el curso del Antiguo Testamento. Pero la intimidad de su Ser como Santa Trinidad constituye un misterio inaccesible a la sola razón e incluso a la fe de Israel antes de la Encarnación del Hijo de Dios y la misión del Espíritu Santo. (Catecismo de la Iglesia Católica, nº 237)

El primer círculo


El primer círculo está compuesto por dos filas que evocan a todos los profetas. En efecto, Dios se reveló a través de los profetas, como nos recuerda el comienzo de la carta a los Hebreos:

Muchas veces y de muchas maneras habló Dios en el pasado a nuestros padres por medio de los profetas. (Heb 1:1)

En la primera fila del círculo están los nombres de los cuatro grandes profetas: Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel. Se les llama "grandes" por la extensión de sus escritos. Por orden, Isaías tiene 66 capítulos, Jeremías 52, Ezequiel 48 y Daniel 14. Este orden corresponde también a la cronología de los tiempos en que cada uno de estos profetas trabajó. Isaías profetizó en el siglo VIII a.C., Jeremías a principios del siglo VI a.C., Ezequiel a finales del siglo VI a.C. y Daniel en el siglo II a.C.


¿Cómo sabemos que estamos en una iglesia católica? Por el orden en que se enumeran los profetas. De hecho, el orden aquí es el del canon de la Biblia griega llamado Septuaginta, es decir, el orden que siguieron las ediciones católicas de la Biblia. La Biblia judía, seguida de la protestante, dispone los libros en un orden diferente, el de la Biblia hebrea.


En contraste con los "grandes profetas", los doce nombres de la segunda fila del círculo se denominan "profetas menores": Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías, Malaquías. A cada uno de ellos se le asigna un libro. El orden es también el de la Septuaginta. Este orden tiene la particularidad de que termina con el libro de Malaquías, cuyo último verso asegura una transición perfecta con el Nuevo Testamento:

He aquí que yo os envío al profeta Elías, antes que venga el día grande y terrible del Señor. Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, para que no venga a golpear la tierra con una maldición. (Mal 3:23-24)

El regreso de Elías indicaba el comienzo de los tiempos mesiánicos. Según el evangelista Mateo, este Elías que iba a volver era Juan el Bautista, el precursor que preparó el camino al Mesías, Jesucristo.

Todos los Profetas, así como la Ley, profetizaron hasta Juan. Y, si quieres entender bien, es él, el profeta Elías quien debe venir. El que tenga oído, que oiga. (Mt 11:13-15)

Así llegamos a la bisagra entre el Antiguo y el Nuevo Testamento.


El segundo círculo


Esta bisagra la proporcionan los cuatro evangelistas. No se mencionan sus nombres, pero están representados por su símbolo: el hombre alado o ángel para Mateo, el león para Marcos, el toro para Lucas y el águila para Juan. Esta simbología proviene del libro de Ezequiel, antes de ser retomada por el libro del Apocalipsis:

En el centro estaba la forma de cuatro Vivientes; parecía una forma humana. Y tenían cuatro caras y cuatro alas cada una. Sus piernas eran rectas; sus pies, como los cascos de un ternero, brillaban como el bronce pulido. Las manos humanas bajo sus alas estaban giradas en las cuatro direcciones, al igual que los rostros y las alas de los cuatro. Sus alas estaban unidas; no giraban al caminar, sino que iban en línea recta. Y la forma de sus rostros era la de un hombre, y a la derecha la de un león, y a la izquierda la de un toro, y a la derecha la de un águila. Sus alas estaban extendidas hacia arriba; dos se unían y dos cubrían sus cuerpos. (Ezequiel 1:5-11)
Ante el Trono es como un mar, claro como el cristal. En el centro, alrededor del Trono, cuatro Vivientes, con innumerables ojos delante y detrás. El primer Viviente parece un león, el segundo Viviente parece un toro joven, el tercer Viviente tiene cara de hombre, el cuarto Viviente parece un águila en vuelo. (Apocalipsis 4:6-7)

Estos cuatro seres misteriosos son los guardianes del trono de Dios. Los evangelistas se comparan con ellos porque, a través de sus escritos, nos acercan a Dios dándonos a conocer a Jesucristo.


El tercer círculo


El segundo círculo presenta los nombres de los doce apóstoles: Pedro (Simón Pedro), Andrés (hermano de Pedro), Santiago el Mayor, Juan (hermano de Santiago, ambos hijos de Zebedeo), Felipe, Bartolomé, Tomás, Mateo, Santiago el Menor (hijo de Alfeo), Judas (también llamado Tadeo), Simón el Zelote, Judas Iscariote (sustituido por Matías tras su muerte, según Hechos 1:26).


Sin embargo, hay que señalar que Judas Iscariote, el que traicionó a Jesús, no aparece en esta representación, ni tampoco su sustituto Matías. Es Pablo quien ocupó su lugar y es el duodécimo apóstol.


Los Doce son los que pertenecían al círculo íntimo de los discípulos de Jesús. Los evangelios relatan las circunstancias de su llamada a seguir a Jesús.


Los nombres de los Doce van acompañados aquí de doce pilares que simbolizan las doce columnas de la Iglesia. ¿Por qué el número 12? Porque el pueblo de Israel, llamado por Dios, está formado por doce tribus de los hijos de Jacob, en recuerdo de las cuales Jesús eligió y llamó a doce apóstoles en los que se basa la Iglesia. El número doce representa así la totalidad de Israel, el Israel según la carne y el Israel según el bautismo, en definitiva, la reunión de la Iglesia en la plenitud de los tiempos.


El cuarto círculo


Este cuarto y último círculo evoca la dimensión cosmológica. El simbolismo del número doce sigue presente. Los doce meses del año están representados por los doce signos del Zodiaco, es decir, el recorrido del sol en nuestro sistema solar en un año. Por lo tanto, Doce es ante todo el símbolo de nuestro universo y de todo lo que contiene. Doce meses o el ciclo de un año significa que el tiempo es el lugar donde Dios se revela. Sí, es precisamente en el tiempo donde Dios actúa. Además, la historia de la humanidad es una historia santa porque no se desarrolla sin la presencia e intervención de Dios.


Emanuelle Pastore


El Monte Sion con la Basílica de la Dormición en la cima, en el centro.

Foto: BiblePlaces

Faites un don.png