top of page

Una espada atravesará tu alma

El 15 de septiembre celebramos una fiesta extraña, la de Nuestra Señora de los Dolores. ¿Por qué recordar los dolores de la Virgen? ¿Cuál es el significado de esta fiesta, a menudo olvidada? Ciertamente no se trata de alabar el sufrimiento, pero entonces ¿de qué se trata?


Convertida en madre de Cristo, "por obra del Espíritu Santo", María fue también "asociada a la Pasión de Cristo" (Prefacio de la misa del día), lo que le valió el título de Nuestra Señora de los Dolores. Dios quiso que "la nueva Eva estuviera junto a la cruz del nuevo Adán".


Esta cruz está plantada en la cima del monte de Sión.

El monte de Sión es el polo del mundo. (Salmo 48)

El Monte de Sión es el Gólgota. La Montaña es Cristo en la Cruz, el Crucificado. Toda peregrinación conduce a este "polo del mundo".

Izquierda: Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén, construida alrededor de la roca del Gólgota (centro). A la derecha, representación de Nuestra Señora de los Dolores, capilla del Gólgota.

Fotos: BiblePlaces

Simeón los bendijo y dijo a María, su madre: "He aquí que este niño ha de provocar la caída y el levantamiento de muchos en Israel; ha de ser signo de contradicción -¡y una espada atravesará tu misma alma! - para que se revelen los pensamientos más íntimos de muchos corazones. (Lc 2, 34-35)

La profecía de Simeón, relatada en San Lucas 2, 34-35, es a la vez una profecía de tinieblas y de luz, ya que "están anunciadas la caída y la elevación". Ya lo había anunciado el profeta Isaías: "Será piedra de tropiezo para los pueblos, piedra de escándalo para las dos casas de Israel" (Is 8,14). En la Carta Encíclica "La Madre del Redentor", San Juan Pablo II comenta la profecía del anciano Simeón en el número 16:

"Lo que dice Simeón aparece como un segundo anuncio a María, pues le muestra la dimensión histórica concreta en la que su Hijo cumplirá su misión: en la incomprensión y en el sufrimiento".

La espada es, en efecto, la espada que corta a Israel para dejar sólo un "resto", pero la ruptura produce un nuevo nacimiento; Israel está dividido, pero María, la hija de Sión, lo está aún más. Esta espada prefigura el destino de todos los que, con María, acojan la Palabra y la guarden:

Porque la Palabra de Dios es viva, eficaz y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu... puede juzgar los sentimientos y los pensamientos del corazón. (Heb 4,12)

El Evangelio de San Juan, en 19,25-27, nos ofrece todo el Misterio que se realiza en la Cruz.

Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y, de pie junto a ella, al discípulo a quien amaba, dijo a LA madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo". Luego dijo AL discípulo: "Ahí tienes a tu madre". Desde aquel momento, el discípulo la acogió como suya. (Jn 19,25-27)

Los versículos que preceden a este pasaje nos muestran a los soldados romanos (paganos) compartiendo las vestiduras de Cristo; la segunda parte de este díptico muestra a las santas mujeres, incluida María, la Madre de Jesús. En otras palabras, toda la humanidad está simbólicamente presente al pie de la cruz, a través de judíos (las mujeres) y paganos (los soldados). Otra observación importante: el texto griego precisa que no es su madre, sino LA madre (v. 26), que es la manera de indicar en griego la universalidad del papel de María al pie de la cruz. Como proclamó el Papa Pablo VI al concluir el Concilio Vaticano II, María es verdaderamente, por voluntad de su Hijo, la "Madre de la Iglesia". Esta observación gramatical se aplica también al "discípulo a quien Jesús amaba": es EL discípulo (v. 27), el que nos señala a todos desde siempre.


Este es un momento de gran solemnidad, puesto que Cristo, con su muerte, nos reconcilia a todos con el Padre, y puesto que María revela el cumplimiento de la función femenina: participar en el nacimiento del mundo nuevo.


¿Podemos intentar entrar en los sentimientos de María? Como hija de Israel, medita cada acontecimiento a la luz de la Escritura. Siguiendo las huellas de Israel, María sabe que su Dios, el Dios de la Alianza, es fiel a sus promesas de salvación: "Espero en el Señor con toda mi alma; espero en él y aguardo su palabra...". (Sal 130,5). Además, San Lucas nos dice que "María guardaba todas estas cosas en su corazón". (Lc 2, 51), y conservó cuidadosamente los oráculos de sufrimiento y muerte anunciados por Jesús. Podemos añadir a esto el recuerdo de la fe de Abrahán, que creyó que "Dios puede llegar hasta resucitar a los muertos". (Heb 11,19)


¿Y cómo entender los lamentos de la Virgen al pie de la cruz? "Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados" (Mt 5,5). En la Escritura, las "lamentaciones" tienen un contenido muy preciso y están motivadas por una visión de los pecados de la humanidad. Hay que releer Ezequiel 9,1-6, que habla de "un hombre vestido de lino que ha de poner una cruz en la frente de los hombres que gimen y se lamentan por todas las abominaciones".


Al pie de la cruz, la fe, la caridad y la esperanza de la Virgen alcanzaron su punto incandescente: un grito rasgó la noche: "María es verdaderamente la eser (o auxiliadora en hebreo, Gn 2,18b), es decir, la que asegura una "presencia" hasta el final, porque sabe que "Dios puede llegar hasta resucitar a los muertos". (Heb 11,19)


Marie-Christophe Maillard

Comments


bottom of page