Sumergirse en un evangelio atípico: Marcos

El segundo evangelio, el de Marcos, tiene varias características que lo hacen único respecto a los demás. En primer lugar, es el más corto de los cuatro. También es el más antiguo, es decir, el que se escribió más cerca de la muerte y resurrección de Jesús. Sobre todo, es un evangelio lleno de giros y suspenso. Marcos no tiene miedo de inquietar a sus lectores presentando las dificultades y paradojas de la fe en Cristo.

Basílica de San Marcos, Venecia. Foto: OrianeAngel


¿Quién era Marcos?


Marcos es un hombre que se dejó llevar por el acontecimiento de Jesucristo. Tal vez sea incluso el joven que estaba vestido sólo con una sábana cuando Jesús fue arrestado en el Huerto de los Olivos:

Los discípulos lo abandonaron y todos huyeron. Había un joven que seguía a Jesús, vestido sólo con una sábana. Intentaron detenerlo. Pero soltó la sábana y salió corriendo desnudo. (Mc 14,50-52)

Tal vez esta sea la firma de su obra... Cuando todos hayan huido, Marcos será el último testigo. Sabemos que la primera comunidad se reunía en casa de sus padres, según los Hechos de los Apóstoles:

Habiendo visto a Pedro, fue a la casa de María, la madre de Juan, que se apellidaba Marcos, donde había varias personas reunidas orando. (Hechos 12:12)

No es imposible que Jesús esté aquí con los padres de Marcos. Marcos es también el desafortunado compañero de Pablo:

Algún tiempo después, Pablo dijo a Bernabé: "Volvamos, pues, a visitar a los hermanos en cada una de las ciudades donde hemos proclamado la palabra del Señor, para ver cómo están. "Bernabé quería llevar a Juan, llamado Marcos, con él. Pero Pablo no quiso llevar a este hombre, que los había dejado desde Panfilia y no los había acompañado en su trabajo. Se exasperaron tanto que se separaron el uno del otro. Bernabé tomó a Marcos y navegó a Chipre. (Hechos 15,36-39)

Marcos se convierte entonces en secretario de Pedro en Roma, donde decide escribir su evangelio. Pedro habla de Marcos como su hijo:

La comunidad que está en Babilonia, elegida como tú por Dios, te saluda a ti y a Marcos, hijo mío. Saluda a los demás con un beso de hermandad. Paz a todos los que están en Cristo. (1 Pedro 5:13-14)

Así que Marcos no sólo escribió, sino que fue ante todo un evangelista.

Miniatura de San Marcos. Evangelios de Gannat. Gannat (Allier), Museo Municipal Yves Machelon. Foto: Ayuntamiento de Gannat.


¿Cuándo escribe?


Marcos escribe en griego. Si hubiera escrito después de la resurrección, probablemente habría escrito en arameo para su propio pueblo. Pero ha experimentado que este evento es para todos. Así que utiliza la lengua que permite la difusión internacional en ese momento, el griego. El griego no parece ser su especialidad, pues su estilo es bastante torpe. Lo que sí es cierto es que Marcos quiere extender su evangelio a todo el mundo.


El episodio que da una pista para la datación del evangelio es el capítulo 13 con el gran discurso que anuncia el fin de los tiempos. El discurso parece un discurso de despedida. El periodo descrito es tan turbulento que recuerda a la revuelta judía del 66-70 que termina con la destrucción del Templo y la toma de Jerusalén por Tito. El evangelio pudo ser escrito justo antes o justo después, es decir, alrededor del año 70. Por tanto, es el más antiguo de los cuatro evangelios. Para descubrir este contexto histórico, vaya a nuestra página de historia haciendo clic aquí.


La estructura del evangelio de Marcos


¿Por qué escribe Marcos un evangelio?


El objetivo de Marcos es que cada lector se apegue al protagonista de la historia que va a contar, hasta el punto de convertirse en discípulo y ¡hasta el punto de cambiar su vida! La especificidad de Marcos es, por tanto, ser un viaje


de conversión para seguir al Maestro. Marcos quiere dar a su lector los medios para convertirse en discípulo de Jesús.


Por ello, elige un género literario que permite al lector encariñarse con el héroe: el género "evangélico".


Para escribir su evangelio, Marcos cuenta primero con el kerigma, es decir, lo que constituye el núcleo central de la fe cristiana: la convicción de que Cristo murió y resucitó para la salvación de la humanidad. Este es el contenido del kerigma, tal como lo formula Pablo:

En primer lugar, os he transmitido lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras, y fue depositado en el sepulcro; que resucitó al tercer día, según las Escrituras, y que se apareció a Pedro y luego a los Doce. (1 Cor 15:3-5)

Marcos también tiene un relato de la pasión que ya está presente en la tradición litúrgica y catequética.


Sin embargo, existe un gran reto. Jesús no es un héroe en el sentido helenístico de la palabra. Su vida no tuvo éxito. Terminó en una cruz. Las grandes personas tienen sus biografías, pero ¿cómo se escribe la biografía de un hombre que es un claro fracaso? Todos sus amigos le han abandonado... diez cobardes... un traidor... Sólo unas pocas mujeres son las primeras en presenciar su resurrección... En resumen, la situación es patética.


¿Cómo y por qué escribir sobre un fracaso?


Este es el reto que quiere asumir Marcos: escribir la biografía de Jesús como se


hacía en la época para las personas importantes. Sin embargo, mantiene el fracaso de su héroe en el centro de su teología. Mantiene esta lógica del fracaso hasta el final. Esto explica su abrupto final evangélico, que se detiene en las siguientes palabras:

Salieron y huyeron del sepulcro, pues todos estaban temblando y fuera de sí. No dijeron nada a nadie, porque tenían miedo. (Mc 16,8)

De hecho, el resto del capítulo 16, con los relatos de la aparición del resucitado, no pertenecía originalmente al evangelio; se añadió posteriormente para estar en consonancia con los otros evangelios y, sin duda, para terminar con una nota más positiva.


¿Por qué detener el evangelio en el miedo y el silencio de las mujeres? Porque Marcos propone un itinerario performativo que nos permite seguir a Jesús hasta la cruz. Por eso Marcos cuenta la vida de Jesús como una gran subida a Jerusalén (aunque sabemos que Jesús fue allí varias veces). Sin embargo, no todo termina con la cruz... ¿Dónde y cómo encontrar al resucitado si Marcos no informa de las apariciones?


La llamada a encontrarle en Galilea


Otra razón para el final abrupto del evangelio de Marcos es hacernos entender que el encuentro con el resucitado tiene lugar fuera de la narración. Por ello, Marcos opta por no narrar las apariciones del resucitado. De hecho, no es necesario, ya que Jesús había anunciado a los discípulos que se reuniría con ellos en Galilea. Su palabra es suficiente. Su promesa es suficiente. Por tanto, el reencuentro de los discípulos con el resucitado no se recoge en el evangelio. Jesús resucitado nos da una cita, a cada uno, en Galilea. ¿Qué significa esto?

Lago de Tiberíades, Galilea. Foto: E. Pastore


Galilea representa un nuevo comienzo, ya que fue allí donde comenzó la aventura con Jesús al principio del Evangelio. Fue allí donde Jesús llamó a sus discípulos, los formó y entrenó. Hoy Jesús nos espera de nuevo en Galilea para que podamos volver a vivir y recorrer todo el evangelio con él. Volver a Galilea significa releer nuestra vida. Reabrir el evangelio desde el principio, una y otra vez, comenzando en Galilea, donde todo vuelve a empezar. Así es como nos encontramos diariamente con el Resucitado.


Emanuelle Pastore





Icono dar un donativo.png