Santa María, discípula del Señor

El término "discípulo" está casi ausente en el Antiguo Testamento; sólo se utiliza comúnmente en el judaísmo tardío. En el Antiguo Testamento, el ideal no es estar apegado a un maestro humano, sino ser discípulo de DIOS mismo. Así lo declara el profeta Isaías:

"Todos tus hijos serán discípulos del Señor" (Is 54,13);
"El Señor me ha dado una lengua de discípulo" (Is 50,4)

En el Nuevo Testamento, aparte de Juan el Bautista, el nombre de "discípulo" se reserva para aquellos que han reconocido a Jesús como su Maestro. Jesús tiene requisitos únicos para sus discípulos:

  • Sólo Jesús inicia la llamada: "Rabí, ¿dónde te alojas? Les dijo: "Venid a ver". (Juan 1:38-39)

  • La vocación de "discípulo" presupone una adhesión personal a Cristo: "Sígueme", una adhesión vinculada no a una doctrina, sino a una Persona.

  • El destino y la dignidad del "discípulo" es "llevar su cruz", "beber del cáliz" y recibir de Cristo "el Reino".

Santa María es aquella a la que Dios encomendó la tarea de ser la madre de Cristo y fue también, por un motivo aún más fuerte, "la primera de sus discípulos, y la más perfecta". ("El culto mariano hoy" N° 35 - Exhortación apostólica de Pablo VI - 1974)


La escucha de la palabra es la actitud prioritaria del discípulo que quiere adquirir sabiduría:

"Me bastó con inclinar un poco el oído para recibirlo" (Ben Sirach 51, 16).

El Salmo 18 (19) alaba la "ley del Señor": es "perfecta", hace "sabios a los simples". De modo que la escucha amorosa de la Palabra hace al discípulo capaz de palabras agradables al Señor.

La ley del Señor es perfecta, que da la vida; la palabra del Señor es segura, que hace sabios a los simples. Los preceptos del Señor son rectos, alegrando el corazón; el mandamiento del Señor es claro, aclarando el ojo. (Salmo 18:8-9)

En la fe de Israel, y en la actitud del discípulo, la prioridad no es el ojo, sino la ESCUCHA. La fe no es una visión. Escuchar siempre precede a la visión. La noche misma es atravezada sólo por una palabra:

"He aquí que el Esposo viene" (Mateo 25:6).

Por lo tanto, hay que pasar de este mundo de la imagen al que estamos acostumbrados al SILENCIO de la imagen. La única imagen es la que nos permite ESCUCHAR.


Por lo tanto, es necesario que la IMAGEN se convierta en la PALABRA. Por lo tanto, el judío creyente puede decir: "Oigo, luego existo".


Discípula ejemplar, mujer de la escucha, la Virgen es la que "guarda la palabra" (Evangelio de San Lucas 2,51).

Estátua de la Virgen, llamada "bella pastora".

Comunidad de las hermanas de Iesu Communio, España.


¿Qué hay que "guardar"?

Todos los hechos de la historia sagrada.

"Guarda bien tu vida, no olvides las cosas que tus ojos han visto, ni dejes que se vayan de tu corazón ningún día de tu vida" (Deuteronomio 4:9).

¿Por qué es necesario "guardar"?

Para mantenerlo al día:

"Recordarás que estuviste esclavizado en la tierra de Egipto y que el Señor, tu Dios, te redimió" (Deuteronomio 15:15).

¿Cuándo hay que "guardar"?

Especialmente durante la prueba.

"Tal vez digas en tu corazón: "Estas naciones son más numerosas que yo; ¿cómo voy a despojarlas? No les temas: recuerda lo que el Señor, tu Dios, hizo al Faraón y a todo Egipto. (Deuteronomio 7:17-18)

¿Para qué es necesario "guardar"?

Para transmitir.

"...no te olvides de estas cosas que han visto tus ojos, ni dejes que se aparten de tu corazón, sino enséñalas a tus hijos y a los hijos de tus hijos". (Deuteronomio 4:9)

La Esposa, Israel, debe recordar todo lo que el Esposo, su Señor, ha hecho por ella. Así, Israel se convierte en la Mujer de la memoria, porque es la Mujer de la escucha.


María ha heredado esta memoria de Israel: es la que "guarda todas estas cosas en su corazón", y ahí vemos la madurez espiritual del discípulo cuya fe no "ordena", no "secciona". La memoria de María, discípula del Señor, es verdaderamente "católica".


Jesús extiende la categoría de "discípulo" a todos los que cumplen la voluntad del Padre, y al mismo tiempo confirma la vocación de María, su Madre, que se llamaba a sí misma "la Sierva del Señor".


San Agustín escribe:

"Santa María hizo, sí, hizo la voluntad del Padre, y por eso es más importante para María haber sido discípula de Cristo que haber sido madre de Cristo; fue más ventajoso para ella haber sido discípula de Cristo que haber sido su madre." (Sermón 25).

Como discípula del Señor, María nos enseña a desear la Palabra "más que el oro, que una masa de oro fino" (Sal 18) y a convertirnos a su vez en "verdaderos discípulos de Cristo".

Sr Marie-Christophe Maillard


Icono dar un donativo.png