María siempre virgen... ¿Qué podemos decir de la virginidad de María?

Cuando vas en peregrinación a Nazaret y te detienes a la sombra de la inmensa Basílica de la Anunciación, construida sobre casas del siglo I (tal vez una de ellas sea la casa de la sagrada familia, ¿quién sabe?) y meditas en la pareja que formaban María y José, uno de los peregrinos siempre pregunta: ¿De verdad crees en la virginidad de María? ¿Cómo es posible? ¿Por qué iba Dios a imponer esto a una pareja? Desgraciadamente, demasiada especulación supuestamente cristiana se ha centrado en el aspecto físico de la virginidad de María, oscureciendo todo y olvidando lo esencial. Es muy posible que la virginidad de María no nos diga principalmente cuál era la situación ginecológica de la madre de Dios, sino que insista en que todo lo que ocurre en ella es fruto de la acción de Dios.

Vista de Nazaret con la Basílica de la Anunciación en el centro, su fachada y la gruta venerada como la casa de María sobre la que está construida la basílica. Fotos: E. Pastore


¿Qué nos dice la Biblia sobre la virginidad?


Cuando la Biblia habla de virginidad, es para designar "la porción reservada al novio", que sólo el novio puede descubrir (cf. Dt 22,19-29). El libro del Éxodo nos dice que hay un precio fijado para las vírgenes, pero sin mencionar la cantidad. El Apocalipsis nos da una valiosa indicación: sobre las 144.000 vírgenes que cantan un nuevo cántico con el Cordero en el Monte Sión.

2 Y oí un estruendo del cielo, como el rugido de muchas aguas, o el estruendo de una gran tempestad, y me pareció como si arpistas tocaran sus instrumentos; 3 y cantaban un cántico nuevo delante del trono y de los cuatro seres vivientes y de los ancianos. Y nadie pudo aprender el cántico sino los ciento cuarenta y cuatro mil, los redimidos a la tierra. 4 Estos no se han contaminado con mujeres, son vírgenes; estos siguen al Cordero por dondequiera que va; estos han sido redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero. 5 Sus bocas nunca han conocido la mentira; son inmaculados. (Apocalipsis 14,2-5)

Efectivamente, San Juan precisa: "Fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero" (Ap 14,4). Hay, pues, un precio fijo que, al final de la historia, parece haberse pagado. Pero, ¿cuál era el monto de esta redención? Debemos buscar la respuesta en el mismísimo Apocalipsis:

Cantaron un cántico nuevo: Eres digno de tomar el libro y de abrir sus sellos, porque fuiste sacrificado y redimido por Dios al precio de tu sangre hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación... (Ap 5,9)

El Cordero que es digno de abrir el libro con los siete sellos, según Apocalipsis 5,9. Por Johann Heinrich Rohr (1775). Foto: Wikipedia


La virginidad como esperanza de salvación ya aquí y por venir


La virginidad se presenta como un punto de referencia para evaluar la fidelidad o infidelidad a la alianza de Dios. Así es como Amós denuncia la idolatría del pueblo:

La virgen de Israel ha caído, no volverá a levantarse. (Amós 5,2)

Al dirigirse a Jeremías, el Señor habla de una gran herida que hiere a la virgen:

Les dirás esta palabra: que mis ojos derramen lágrimas de día y de noche sin cesar, porque con una gran herida está herida la hija virgen de mi pueblo con una herida muy grave. (Jr 14,17)

Lo sorprendente es que después de su caída, incluso herida y rota, se siga mencionando a la virgen. El profeta Isaías anuncia:

Como un joven se casa con una virgen, así tu creador se casará contigo. Y tu Dios se alegrará por ti con la alegría del novio por la novia. (Is 62,5)

Así, lo que la virginidad expresa es la esperanza de una salvación ya presente y por venir. Se hace un regalo del que el hombre no siempre es consciente; esta no conciencia es la parte secreta y virginal de nuestra humanidad que sólo Dios puede revelar, anunciar, fecundar y transfigurar.


La virginidad aparece así como la parte de nuestra humanidad que el Señor se reserva a pesar de todas las faltas cometidas. La virginidad significa la parte más desierta de nuestra humanidad, donde nos encontramos a solas con el Señor, donde nos dejamos "seducir" (Os 2,16).

Así, la virginidad de María...


La historia de la Anunciación representa la consagración en la vida cotidiana. La "confusión" de María (Lc 1,29) representa el estado del ser humano que se deja tocar, que se deja sorprender por la gracia en una novedad aún no revelada. "¿Cómo puede ser esto, ya que soy virgen? Como ya se trata de la forma en que se realiza el plan de Dios, la petición de María se presenta como una respuesta, una respuesta que revela su virginidad.

Estatua de la Virgen María, Basílica de la Anunciación, Nazaret.

Foto: E. Pastore


Como María, las personas consagradas son aquellas que eligen esta relación de alianza con Aquel a quien prefieren por encima de todo:

El soltero se ocupa de los asuntos del Señor, buscando cómo agradar al Señor. El que está casado se ocupa de los asuntos de este mundo, buscando cómo complacer a su esposa, y está dividido. La mujer sin marido, o la que permanece virgen, se ocupa de los asuntos del Señor, para que se santifique en cuerpo y espíritu. La que está casada se preocupa por las cosas de este mundo, buscando complacer a su marido. (1 Co 7,32-34)

El don de Dios es total, llena todo el espacio y colma todo el tiempo humano: para darse plenamente, debe encontrarse con un ser humano, cuya virginidad es impecable.


En consecuencia, la "virginidad física" de María "antes, durante y después" (atestiguada por toda la Tradición de la Iglesia) es el "signo" dado a nuestra fe de que en María, el don de Dios es "sin arrepentimiento", desde siempre. En María, el don de Dios se despliega sin reticencias, sin demoras humanas.


Marie-Christophe Maillard

Faites un don.png