Los Reyes Magos, ¿mito o realidad?

Gaspar, Melchior y Baltasar pertenecen al ámbito del folclore. No los encontrarás en el Evangelio. Sin embargo, ¡nuestras tradiciones les han dado vida! Según Mateo, el único evangelio que los menciona, estos tres personajes no son reyes. Tampoco se dice que fueran tres. Sus nombres siguen siendo desconocidos. Lo único que dice el evangelista es que son reyes magos que vinieron de Oriente a adorar al niño Jesús. Además, la historia es mucho más compleja y dramática de lo que solemos imaginar, porque es al mismo tiempo la historia de la masacre de Herodes contra los niños de Belén. El texto es mucho más brutal de lo que nuestras tradiciones recuerdan. ¿Cómo debemos leerlo y entenderlo? Aquí tienes algunas pistas...

Acuarela de Gaëtane Auger, consagrada de Regnum Christi.

Foto: Art and Contemplation


Releamos todo el capítulo 2 del Evangelio según San Mateo:

1Habiendo nacido Jesús en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén 2preguntando: «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo». 3Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó y toda Jerusalén con él; 4convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. 5Ellos le contestaron: «En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta: 6“Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las poblaciones de Judá, pues de ti saldrá un jefe que pastoreará a mi pueblo Israel”». 7Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, 8y los mandó a Belén, diciéndoles: «Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo». 9Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino y, de pronto, la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. 10Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. 11Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. 12Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se retiraron a su tierra por otro camino.13Cuando ellos se retiraron, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo». 14José se levantó, tomó al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto 15y se quedó hasta la muerte de Herodes para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta: «De Egipto llamé a mi hijo». 16Al verse burlado por los magos, Herodes montó en cólera y mandó matar a todos los niños de dos años para abajo, en Belén y sus alrededores, calculando el tiempo por lo que había averiguado de los magos. 17Entonces se cumplió lo dicho por medio del profeta Jeremías: 18«Un grito se oye en Ramá, llanto y lamentos grandes; es Raquel que llora por sus hijos y rehúsa el consuelo, porque ya no viven».19Cuando murió Herodes, el ángel del Señor se apareció de nuevo en sueños a José en Egipto 20y le dijo: «Levántate, coge al niño y a su madre y vuelve a la tierra de Israel, porque han muerto los que atentaban contra la vida del niño». 21Se levantó, tomó al niño y a su madre y volvió a la tierra de Israel. 22Pero al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea como sucesor de su padre Herodes tuvo miedo de ir allá. Y avisado en sueños se retiró a Galilea 23y se estableció en una ciudad llamada Nazaret. Así se cumplió lo dicho por medio de los profetas, que se llamaría nazareno. (Mt 2, 1‑23)

Los magos


El término "magos" deriva del nombre de una casta sacerdotal de la antigua religión persa (Heródoto). Los Magos eran especialistas en astrología y astronomía. Por extensión, en la antigüedad, el término se refiere a aquellos con conocimientos superiores, astrólogos, intérpretes de sueños (Josefo), pero también a los magos y hechiceros de todo tipo (Filón). Aunque las tradiciones bíblica y rabínica suelen ser críticas con las prácticas adivinatorias, no es el caso de Mateo: para él son probablemente sabios del mundo pagano.


Aquí debemos hacer un esfuerzo por situar la práctica de la astrología en el contexto de una época en la que estaba inseparablemente unida a la astronomía y, por tanto, constituía una verdadera ciencia. Aunque el evangelista no lo especifique, el lector puede adivinar así que se trata de la élite espiritual del mundo pagano. El punto principal es que todo el mundo se reúne en torno al Mesías de Israel. La perspectiva universalista de la fe se percibe desde las primeras líneas del Evangelio de Mateo.

Relieve de la sala del trono persa que representa a un mago de pie detrás del rey Jerjes (519-465 a.C.). Este relieve fue fotografiado en el Museo Nacional de Irán. Foto: BiblePlaces


La Estrella


El tema de la aparición de una estrella con motivo del nacimiento de un personaje importante es un tópico clásico en la literatura de la época. Hay muchos paralelismos:

  • La profecía del adivino Balaam (Núm 22,7) -de Oriente (Núm 23,7)- sobre la estrella de Jacob (Núm 24,17), cuya interpretación mesiánica es muy frecuente sobre todo en Qumrán, ofrece sin duda un trasfondo plausible para nuestro pasaje.

  • La estrella es, en las tradiciones judías, una metáfora del Mesías-Rey. Así, en el Nuevo Testamento, Jesús mismo es la estrella de la mañana:

"Así que mantenemos la palabra profética: hacéis bien en mirarla, como una lámpara que brilla en un lugar oscuro, hasta que el día comience a amanecer y la estrella de la mañana salga en vuestros corazones". (2 P 1,19)
"Yo, Jesús, he enviado a mi Ángel para daros a conocer estas revelaciones sobre las iglesias. Soy el descendiente de la raza de David, la radiante estrella de la mañana. (Ap 22,16)

Por eso es importante no caer en la trampa del concordismo: ni cometa, ni supernova, ni conjunción planetaria, sino intervención milagrosa de Dios.


Además, al menos dos autores latinos de la Antigüedad hablan de unos Magos persas que, tras ver salir una estrella, se dirigieron a Roma para honrar al emperador Nerón. Plinio (Historia Natural 30,1, 16) y Suetonio (Vida de los Césares, Nerón 13) informan de la llegada de los Magos desde Persia para honrar a Nerón, en el año 66, por indicación de las estrellas, que luego partieron por otra ruta. ¿Resulta familiar, no? La historia de los Magos sería, por tanto, un hermoso relato conocido por los pueblos de la Antigüedad. De la misma manera que en aquella época estaba muy extendida la creencia de que una estrella aparecía en el cielo cuando nacía una gran figura humana.


¿Qué debemos concluir de esto? ¿Que Mateo -el único de los evangelistas que nos cuenta esta historia de los Magos- está plagiando? ¿Que nos está engañando? Y ya puedo oír las preocupaciones: "Si este relato no es "histórico", ¿cómo podemos entonces confiar en los Evangelios? ¡Cuidado! Mateo no quiere engañarnos, sino contarnos la verdad sobre este niño que acaba de nacer en Belén, pero a veces -y a menudo en la Biblia- la verdad puede contarse de una manera distinta a la de un relato periodístico exacto.


Así que Mateo recupera una historia de la estrella y los Reyes Magos, conocida desde el siglo I, para contarnos la verdadera realeza de Jesús. Es una teología en imágenes que se nos sirve en este Evangelio de la Epifanía. Si Mateo elige "reciclar" esta historia de los Magos y situarla al principio de su evangelio, es porque le ofrece una notable introducción que le permite afirmar la identidad (real, mesiánica y divina) de Jesús, al tiempo que expone simbólicamente temas que le son muy queridos a lo largo de su evangelio:

  • La negativa de los judíos a reconocer a Jesús como su mesías;

  • El cumplimiento de las Escrituras;

  • El anuncio del Evangelio a todas las naciones prefigurado por los Magos.

Simbólicamente, la elevación de la estrella "habla" tanto a los gentiles como a los judíos, pero de forma diferente, es decir, revela a cada grupo algo del misterio de Jesús.


Para los gentiles, la estrella habla del nacimiento de un rey, como lo demuestra la petición de los Magos que llegan a Jerusalén:

"¿Dónde está el Rey de los judíos que acaba de nacer? Hemos visto salir su estrella y hemos venido a adorarle" (Mt 2,2).

Al mismo tiempo, el hecho de que la estrella se les haya aparecido a ellos, los Magos de Oriente y, por tanto, gentiles, muestra que también ellos son "elegidos", invitados a acoger al Mesías prometido a Israel. La historia de los Reyes Magos deja claro que, en Jesús, la salvación está abierta a todo el mundo y no sólo a Israel.

Este mapa muestra observaciones astrológicas y astronómicas. Procede de la biblioteca de Ashurbanipal en Nínive y data de alrededor del año 650 a.C. Cada mes está asociado a una constelación y a un número. Este mapa está expuesto en el British Museum. Foto: BiblePlaces


Para los judíos, la estrella y la venida de los Reyes Magos dicen otra cosa. Esta estrella se encuentra en la Biblia y no en el cielo. Concretamente, la estrella aparece en una profecía del libro de los Números en boca de Balaam, un curioso mago gentil, que predice:

"Lo veo, pero no por ahora; lo observo, pero no de cerca: De Jacob surge una estrella, de Israel se levanta un cetro...". (Núm. 24:17).

Esta estrella de Jacob es, por tanto, un hombre al que la tradición judía asociaba con el rey David y con el Mesías que vendría de su linaje. Esta estrella que se eleva es el propio Jesús, que nace en Belén según las Escrituras, como David su antepasado.


Un paso necesario: ¡Jerusalén y las Escrituras!


Es muy interesante darse cuenta de que la estrella y la ciencia de los Magos no fueron suficientes para guiar a los Reyes Magos hacia el niño Mesías. Para llegar a Jesús, tuvieron que pasar por otros dos lugares:

  • En primer lugar, un lugar geográfico: Jerusalén, la ciudad santa que simboliza el judaísmo.

  • En segundo lugar, un lugar textual: los magos, con la ayuda de los eruditos de Jerusalén, tuvieron que consultar las Escrituras del Primer Testamento. Nuestro texto contiene varias citas del Antiguo Testamento.

Simbólicamente, entendamos que, para encontrar la verdadera luz, el verdadero rostro de Dios, para llegar a postrarse ante Jesús (es decir, para reconocerlo como Dios), el creyente en búsqueda espiritual no puede hacer otra cosa que pasar por la tradición bíblica de la que Jesús es el cumplimiento.


Extraños regalos a un recién nacido


Si nos parecen extraños, es seguramente porque tienen un valor simbólico. De hecho, estos dones todavía nos enseñan sobre Jesús. Al dar oro, hablan de la realeza universal de Jesús, Cristo Rey. Al dar el incienso, el perfume que se quemaba en el Templo para adorar a Dios, nos hablan de la divinidad de Jesús. Al ofrecer mirra, la resina aromática con la que se embalsamaba a los muertos, anuncian, desde su nacimiento, la pasión y la muerte que Jesús tendrá que sufrir para entrar en su gloria como Resucitado. Nos encontramos al principio del Evangelio según San Mateo: el evangelista presenta aquí todo su programa. A modo de introducción, los dos primeros capítulos de su evangelio son programáticos de todo lo que vendrá después.


¿Marcha alegre o inmovilidad inquieta?


Las posturas, los pasos, las actitudes de los personajes son también muy reveladores en esta historia. Los Magos buscan, se ponen en camino, experimentan una gran alegría (Mt 2,10) cuando llegan a la meta de su búsqueda y, después de haber encontrado a Cristo y adorarlo, regresan a su país por otro camino (Mt 2,12). ¿Cómo no ver en su viaje, simbolizado, el propio itinerario de la fe y del encuentro con Cristo, un encuentro que a veces se produce al final de un largo viaje, que siembra en nosotros una alegría muy grande que nos transforma y nos hace volver a nuestro país (a nuestra vida cotidiana), por caminos nuevos, los del amor?


Por el contrario, Herodes, los sumos sacerdotes y los escribas de Israel, que saben dónde va a nacer el Mesías, permanecen en Jerusalén, inmóviles, helados de ansiedad. En esta esclerosis y angustia de toda Jerusalén, que contrasta tan bien con la movilidad y la alegría de los Magos, ¿cómo no ver, ilustrada simbólicamente por Mateo, la situación tan concreta que vivía y observaba la joven comunidad de la Iglesia a finales del siglo I: el rechazo de Jesús como Mesías por parte del judaísmo oficial, las tensas relaciones con los cristianos al mismo tiempo que la llegada masiva de paganos a la Iglesia recién nacida?


Emanuelle Pastore

Bibliografía

Patrice Bergeron, InterBible

Anne-Marie Pelletier, Lectures bibliques

Faites un don.png