Los peregrinos de Emaús: de la ceguera al reconocimiento (Lc 24,13-35)

13Aquel mismo día, dos de ellos iban caminando a una aldea llamada Emaús, distante de Jerusalén unos sesenta estadios; 14iban conversando entre ellos de todo lo que había sucedido. 15Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. 16Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo. 17Él les dijo: «¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?». Ellos se detuvieron con aire entristecido. 18Y uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le respondió: «¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no sabes lo que ha pasado allí estos días?». 19Él les dijo: «¿Qué?». Ellos le contestaron: «Lo de Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo; 20cómo lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. 21Nosotros esperábamos que él iba a liberar a Israel, pero, con todo esto, ya estamos en el tercer día desde que esto sucedió. 22Es verdad que algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado, pues habiendo ido muy de mañana al sepulcro, 23y no habiendo encontrado su cuerpo, vinieron diciendo que incluso habían visto una aparición de ángeles, que dicen que está vivo. 24Algunos de los nuestros fueron también al sepulcro y lo encontraron como habían dicho las mujeres; pero a él no lo vieron». 25Entonces él les dijo: «¡Qué necios y torpes sois para creer lo que dijeron los profetas! 26¿No era necesario que el Mesías padeciera esto y entrara así en su gloria?». 27Y, comenzando por Moisés y siguiendo por todos los profetas, les explicó lo que se refería a él en todas las Escrituras. 28Llegaron cerca de la aldea adonde iban y él simuló que iba a seguir caminando; 29pero ellos lo apremiaron, diciendo: «Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída». Y entró para quedarse con ellos. 30Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando. 31A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció de su vista. 32Y se dijeron el uno al otro: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?». 33Y, levantándose en aquel momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, 34que estaban diciendo: «Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón». 35Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan. (Lucas 24,13-35)

Jesús en Emaús, Caravaggio


De una mirada a otra... De un principio a una realización... En el principio, miradas que ya estaban desdibujadas... miradas que perdían su transparencia inicial, miradas que sospechaban de Dios y del otro... Volvamos al principio: Génesis 3: "La serpiente era la más astuta...", es decir, la más "desnuda", de una desnudez que huye, de una desnudez que se escapa... El diálogo entre la serpiente y la mujer, la que está más "desnuda", la que está más "desnuda"... El diálogo entre la serpiente y la mujer es típico de lo que va a oscurecer la mirada. La serpiente arroja sospechas sobre el corazón de la mujer; la mujer, en su respuesta, introduce elementos excesivos que eluden la verdad, para que la serpiente pueda insinuar:

"Dios sabe que el día que comáis del fruto, se os abrirán los ojos y seréis como dioses con el conocimiento del bien y del mal". (Gn 3,5)

La serpiente comprendió algo esencial, a saber, que todo pecado comienza con la falta de atención a la Palabra de Dios. Lo que se propone, por tanto, es abrir los ojos dejando de confiar en la Palabra del Creador (cf. Gn 3,5). La tentación que empuja al hombre a pasar del CREER en la Palabra al VER; el CREER implica que se confía en la palabra del otro, aceptando una cierta forma de ignorancia. Por otro lado, confiar sólo en la VISIÓN es querer confiar en una presencia más o menos elegida... Es la tentación del atajo, de la posesión, del fin deseado... Es la omnipotencia de los dioses que se promete. Satanás propone al hombre dejar su condición humana para alcanzar un estado sobrehumano. Jesús invertirá esta búsqueda incesante del hombre (cf. Flp 2,6-11).

"Entonces se les abrieron los ojos y vieron que estaban desnudos. (Gen 3:7)

Sus ojos se abrieron a la magnitud de los límites de la condición humana, a la magnitud de la finitud humana. Estar desnudo es conocer sólo la apariencia de los cuerpos, experimentar dolorosamente una pobreza fundamental: dejar de ver a Dios directamente.

"Sus ojos no pudieron VERle..." (Lc 24,16).

Jesús se entrega para ser VISTO: no es una aparición, sino un itinerario a seguir para descubrir a una Persona. De lo contrario, es una huida hacia adelante cuando uno no sabe leer el evento (v. 13)

"Jesús les dijo: "¿Qué cosas? (Lc 24,19).

Jesús invita al "memorial", que es la única manera de leer el acontecimiento - de lo contrario, la esperanza está muerta: "Esperábamos..." (v. 21). Es la Palabra que ilumina la historia. Tras el acontecimiento en "palabras" ("les interpretó en todas las Escrituras todo lo que le concernía" v. 27), sigue el acontecimiento en "gestos":

"Tomó el pan, lo bendijo y, después de partirlo, se lo dio". (Lc 24,30)
"Entonces se les abrieron los ojos y le reconocieron" (Lc 24,31).

El cristiano descubre que tiene que vivir en dos lugares: el LUGAR de la PALABRA y el LUGAR del PAN. Entonces el velo se rasga y el "VER" se traduce en "un corazón ardiente" (v. 32) que les permite "VER, como si vieran lo invisible":

"Jesús se hizo invisible ante ellos". (Lc 24,31)

Jesús puede desaparecer, ya que ha abierto en sus corazones un "espacio sagrado" y un "tiempo eterno".


Hna. Marie-Christophe Maillard

Faites un don.png