La "tardemah" en la Biblia, adormecimiento, torpor o sueño misterioso...

Este término "tardemah" tiende a evocar un sueño de naturaleza insólita, un estado de sordera ante lo cotidiano y lo cercano, una caída a través de los niveles del ser hasta esa profundidad en la que el hombre alcanza su origen y toca el centro último de la realidad: Dios.


Su primer uso es en el Génesis 2:

"Entonces el Señor Dios hizo caer un sopor sobre el ser humano, y se quedó dormido. Tomó uno de sus lados y cerró la carne en su lugar. Entonces, del lado que había tomado del humano, el Señor Dios modeló una mujer y la trajo al hombre". (Gen 2:21-22)

En primer lugar, entendemos que Adán no tiene ninguna parte en la creación de la mujer, que salió enteramente de las manos de Dios. Esta "tardemah" de la que se apodera Adán, esta suspensión de los sentidos, es similar al éxtasis que se apoderó de Adán en los orígenes de la humanidad cuando se le revelaron la presencia y el misterio de la mujer. "Esta es verdaderamente la carne de mi carne..." (Gn 1,23).

Miniatura de Adán y Eva. Francia, París, Biblioteca Nacional de Francia, Departamento de Manuscritos, Francés 226


Encontramos un segundo uso de la tardema en Génesis 15:

"5 Llevó a Abram fuera y le dijo: "Alza tus ojos al cielo y cuenta las estrellas si puedes contarlas", y le dijo: "Tal será tu descendencia". 6 Abram creyó en el Señor, que se lo contó como justicia. 7 Le dijo: "Yo soy el Señor que te sacó de Ur de los Caldeos, para darte esta tierra como posesión". 8 Abram respondió: "Señor mío, ¿en qué sabré que la voy a poseer?" 9 Él le dijo: "Ve y tráeme una novilla de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola y un palomo". 10 Le trajo todos estos animales, los dividió por la mitad y colocó cada mitad frente a la otra; sin embargo, no dividió las aves. 11 Las aves de rapiña se posaron sobre los cadáveres, pero Abram las ahuyentó. 12 Cuando el sol estaba a punto de ponerse, un torpor espantoso cayó sobre Abram, y he aquí que un gran temor se apoderó de él. [17 Cuando se puso el sol y se extendieron las tinieblas, he aquí que un horno humeante y una tea pasaron entre los animales divididos. 18 Aquel día el Señor hizo un pacto con Abram, diciendo: "A tu descendencia le doy esta tierra, desde el río de Egipto hasta el Gran Río, el río Éufrates". (Gn 15,5-12.17-18)

Este texto suena extraño a nuestros oídos. El acontecimiento relatado en el texto pertenece al centro de la historia de la salvación: es la conclusión de la alianza entre Dios y Abraham. Al atardecer, dice el pasaje, Abraham fue presa del "torpor", "tardemah", palabra que encontramos en el momento en que Dios creó a la mujer, mientras Adán dormía. Fue durante esta "tardemah" que Abraham contempló la "magnalia" de Dios, las grandes obras que hace y que son la verdadera historia, y ante su misteriosa grandeza, su alma se desplomó como bajo un peso demasiado pesado, más pesado de lo que el hombre carnal puede contemplar... una especie de éxtasis se apoderó de él, un terror, una oscuridad. (Génesis 15,12).

Un tercer personaje del Nuevo Testamento se verá favorecido por esta "tardemah": José, el marido de María, el hombre "justo", es decir, el que está "ajustado" a Dios, el que se mantiene respetuosamente ante la intervención de Dios. Esta reacción es también la de los "justos" del Antiguo Testamento: la de Moisés, en el momento de la teofanía; la de los profetas, Isaías (6, 1-4)... Cuando Dios se manifiesta e interviene en la historia del hombre, el hombre "justo" se retira con temor, retrocede ante la majestad de Dios. (Mt 1,19)


Sabiendo que el Espíritu Santo está actuando aquí, José se apartó ante el "misterio". Es por respeto y temor religioso ante el Misterio de Dios que José quiere retirarse. Como escribe Santo Tomás de Aquino:

"José quiso dar la libertad a la Virgen, no porque sospechara de su adulterio, sino por respeto a su santidad, temía ir a vivir con ella."

El sueño de José. Basílica de San José, Nazaret.

Foto: E. Pastore


Fue necesario, por tanto, que el ángel interviniera, a través del "sueño" ("tardemah"), para que José, en esta anunciación, entendiera que la mujer (María) que estaba dispuesto a entregar totalmente a Dios, le había sido devuelta: "¡No temas! Dios entrega a María a José, como había entregado a Eva a Adán, y realiza así la vocación de Israel y de la Iglesia: llevar la salvación al mundo.


Sr. Marie-Christophe Maillard

Icono dar un donativo.png