La Nigromante de Ein-Dor y el más allá (Parte 2)

En la primera parte de este artículo, vimos lo que podemos aprender sobre la vida después de la muerte de la nigromante de Ein-Dor. Seamos claros. La necromancia está formalmente prohibida en la Biblia. El texto del Deuteronomio es muy claro: "No se encontrará en tu casa a nadie que... interrogue a los fantasmas y a los espíritus o consulte a los muertos (...) Tu Dios hará surgir un profeta como yo, y lo escucharás" (Dt 18,9-11; 15). Recordemos que el rey Saúl estableció una legislación similar a la del Deuteronomio: la nigromancia era ilegal junto con otras prácticas ocultas y sus practicantes castigados con la muerte. ¡Así que de nuevo observamos que un Saúl desesperado transgrede su propia ley para obtener del muerto Samuel una profecía favorable que no tuvo en vida!


III UNA MUJER ANTE EL MISTERIO DE LA MUERTE


Volviendo a la nigromante, es evidente que sus prácticas son moralmente reprobables, en total violación de la letra y el espíritu de la Ley divina. Dicho esto, nos situaremos en otro nivel, que puede revelarse sobre la personalidad de este protagonista. No sabemos mucho de ella: ni su nombre, ni su edad, ni su origen, ni su estado civil, ni su familia. Sin embargo, podemos discernir otros rasgos interesantes.


Para empezar, es una profesional reconocida en su arte, ya que tiene una reputación consolidada -son los servidores del soberano quienes la recomiendan- y la gente viene a consultarla desde lejos, a pesar del peligro: el rey de Israel tiene que rodear las líneas enemigas para verla.


Si se la reconoce profesionalmente, es porque es competente y eficiente: se le pide que resucite la sombra de Samuel, y la sombra de Samuel resucita. No es poca cosa traer de vuelta a una persona muerta. A este respecto, recordamos que se distinguen dos líneas de interpretación entre los rabinos, los Padres de la Iglesia y los teólogos católicos y protestantes. O bien se trata efectivamente del profeta al que se le ha pedido que se manifieste, o bien se trata de otra cosa: una ilusión, un demonio, o incluso simple charlatanería. Aunque los exégetas rabínicos y católicos están divididos, la mayoría de los protestantes optan por la segunda opción. La venida del propio Samuel es, en efecto, muy incómoda para la doctrina protestante, que no reconoce ninguna relación posible con las almas de los muertos antes de la Resurrección del Juicio Final: ni Purgatorio, ni siquiera Cielo e Infierno antes del Juicio Final, ni Comunión de los Santos, ni intercesión de los santos, ni oraciones por los muertos. Aunque no se puede decir que el Samuel de la Biblia venga del purgatorio o del cielo, la presencia de su fantasma en Ein-Dor abre sin embargo el camino a estos dogmas católicos.


La maestría de la nigromante también queda ilustrada por la profecía que el fantasma hace a través de ella: Saúl morirá unas horas después y esto es lo que ocurrirá. La teóloga Irmtraud Fischer[1] señala que la nigromante es una verdadera profetisa: "La mujer de Endor también se presenta como profetisa. Utiliza prácticas reprobables, pero cumple los criterios de la verdadera profecía en Dt 13. Empezando por el hecho de que lo que anuncia se hace realidad.

William Blake, La bruja de Endor conjurando el fantasma de Samuel (1783)

Foto: Wikiwand


Descuidada por una cierta exégesis bíblica androcéntrica, siempre según Fischer, esta mujer es descrita a menudo o bien como una fabulista, o bien como una ventrílocua, es decir, una mera caja de resonancia, o bien como una especie de turbia bruja pagana. No hay pruebas de ello. Fischer cree que no hay pruebas que sugieran que es pagana y no fiel a la religión de Israel. Por el contrario, el ternero que sacrifica para dar de comer al rey (véase más adelante) se mata ritualmente, utilizando el mismo verbo que se emplea para el sacrificio de los bueyes de Eliseo cuando es llamado por Elías en 1 Reyes 19:21.


Otra característica de esta persona es su valor. Desafía la prohibición real. Incluso cuando ha reconocido a Saúl (v. 12), continúa su trabajo, una vez que él le ha prometido que no le hará daño. Pero debe mantener su palabra.


Un último rasgo de carácter es su empatía. Mientras el gobernante, sobrecogido por la noticia de su muerte en batalla al día siguiente, "se postra" (v. 14) y "cae" (v. 20), ella se ocupará de él. Ella le ofrecerá comida para que recupere sus fuerzas (v. 21-24).


IV CUIDAR EL CUERPO PARA LA VIDA


Sin embargo, comer el pan y la ternera que le ha preparado el nigromante no evitará que Saúl vaya a su perdición. "Su historia es un despliegue trágico", nos dice Fischer. Pero es prácticamente la última experiencia de caridad que tendrá en este mundo. En cuanto a su interlocutor, invoca las sombras, al tiempo que entiende que el cuerpo ocupa un lugar central en el mantenimiento de la permanencia del ser de una persona. Cuida pragmáticamente del rey destrozado de la forma más física posible: alimentándolo y cuidándolo. Se percibe un enfoque casi maternal. Por lo tanto, esta mujer tiene los pies en la tierra y sabe tomar buenas decisiones en el momento.


En resumen, el nigromante muestra dinamismo, valor ante el peligro, empatía hacia una persona debilitada, pero también una aguda percepción de que la muerte no es el final. En este sentido, es una pionera entre las mujeres que han desarrollado las mismas cualidades. En efecto, otros se ocupan del cuerpo, vivo o muerto, para ponerse al servicio de la vida. Piensa en la concubina de Saúl, Rizpa, que protege los restos de sus hijos y nietos (2 Sam 21). Ejecutados injustamente en una vendetta, sus cadáveres son expuestos sin recibir un funeral. Hace falta la obstinación de Ritspah para sentarse junto a ellos a la entrada de la ciudad donde son crucificados. Así evita que los carroñeros y los depredadores profanen sus cuerpos. Sólo cuando el rey David se entera de la valentía de esta mujer al custodiar a los muertos, actúa y autoriza su entierro. Entonces son enterrados adecuadamente y la vida puede continuar: "Entonces Dios fue bondadoso con la tierra. (v. 14).


Del mismo modo, tras la muerte de Cristo, los cuatro Evangelios nos presentan a las santas mujeres que acuden al sepulcro para cuidar de sus despojos. Es este acto de cuidar la dignidad del cuerpo, aunque esté muerto, el que les abrirá a la revelación de una vida más fuerte que la muerte: se les hace el anuncio de la Resurrección.


Todavía no se puede hablar de resurrección en la noche de Ein-dor, ni para Ritspah vigilando a sus hijos y a los hijos pequeños de Saúl. Las santas mujeres pueden creer en la resurrección, pero aún no la han experimentado. Sin embargo, estas mujeres nos muestran que la muerte no tiene la última palabra y que la atención concreta al otro, vivo o muerto, abre el camino a más vida de una u otra manera.


Christel Koehler

NOTES [1] I. Fischer, « La femme d’En Dor : vraie et fausse prophétie en Terre promise », Des femmes messagères de Dieu. Le phénomène de la prophétie et des prophétesses dans la Bible hébraïque. Pour une interprétation respectueuse de la dualité sexuelle, coll. Lire la Bible 153, Cerf-Médiaspaul, Paris, 2009 (trad. de Gotteskünderinnen, 2002), 177-211.

Faites un don.png