El Antiguo Testamento prepara al Nuevo: la interpretación tipológica de las Escrituras

La lectura creyente de las Escrituras se basa en la convicción de que la clave de lectura del Antiguo y del Nuevo Testamento es el acontecimiento de Jesucristo, muerto y resucitado para nuestra salvación.


Esto significa que Jesucristo es la piedra angular que une las dos naves del Antiguo y del Nuevo Testamento. Las Escrituras sólo encuentran su sentido en la persona del Verbo encarnado. Y, al mismo tiempo, el Verbo encarnado sólo es reconocible a la luz de las Escrituras. Por eso San Jerónimo dijo:

Ignorar las Escrituras es ignorar a Cristo (San Jerónimo).

Como los discípulos de Emaús, estamos invitados a volver a las Escrituras para reconocer a Cristo:

¡Oh, corazones sin entendimiento, lentos para creer todo lo que han dicho los profetas! (...) Y comenzando por Moisés y pasando por todos los profetas, les interpretó en todas las Escrituras lo que le concernía (Lc 24,25.27).

¿Cuál es esta famosa lección de exégesis que el Cristo resucitado dio a estos dos discípulos aquel día en Emaús? Se puede encontrar en los discursos de Pedro en los Hechos de los Apóstoles (Hechos 2,14-36; 3,11-26). Allí Pedro relee las Escrituras, mostrando que ya convergen en Cristo. Explica que las antiguas profecías se cumplen en Cristo.


Una imagen muy bella ilustra esta relación entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, la del molino místico:

Capitel de la Basílica de Santa Magdalena, Vézelay, Francia. Foto: Wikipedia


El molino místico es uno de los capiteles más famosos de la iglesia de Vézelay. Dos mundos se encuentran en la escena del Molino Místico, una escena descrita por Suger que la hizo representar en una vidriera de Saint-Denis. A la izquierda, la figura que vierte el grano en el molino es Moisés, una figura del Antiguo Testamento; la de la derecha es San Pablo, un representante del Nuevo Testamento. Uno está en la sombra, el otro en la luz. Pero, sobre todo, es la rueda del molino, esa forma perfecta que le da movimiento, la que está a plena luz: el escultor la ha desajustado ligeramente para que siempre le dé la luz del sur; y el molino aquí es Cristo, que vino a sacar la sustancia de la antigua Ley para renovarla en el mensaje de los Evangelios.


Pero cabe preguntarse por qué es legítimo leer el Antiguo Testamento como preparación para el Nuevo. Para responder a esta pregunta, debemos remitirnos a un gran principio judío de lectura de la Biblia:

Dado que esta Palabra es divina, contiene otro significado, o varios significados, además de su significado obvio. La convicción de los escritores del Nuevo Testamento es que la resurrección de Jesús saca ahora a la luz el significado más profundo, que hasta ahora estaba oculto (Michel Remaud, Evangile et tradition rabbinique, París, Lessius, 2018, p.246-247.)

Este significado más profundo de las Escrituras es precisamente éste: la clave de lectura de las Escrituras es Cristo resucitado. En Cristo, y sólo en él, se entiende el dicho de San Agustín:

El Nuevo Testamento está oculto en el Antiguo, y en el Nuevo se revela el Antiguo (citado en Dei Verbum, nº 16)

Así, confesar a Cristo, sin negar el Antiguo Testamento, lleva a entrar en una comprensión tipológica de las Escrituras, es decir, a identificar las prefiguraciones en el Antiguo Testamento de lo que se cumple en el Nuevo.


He aquí algunos ejemplos en los que el Antiguo y el Nuevo Testamento se ponen en correspondencia a la luz del acontecimiento de Jesucristo:


1. San Pablo relee el episodio de la primavera en el desierto a la luz de Cristo resucitado

"1 Porque no quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube, que todos pasaron por el mar, 2 que todos fueron bautizados en Moisés en la nube y en el mar, 3 que todos comieron el mismo alimento espiritual 4 y que todos bebieron la misma bebida espiritual - porque bebieron de una roca espiritual que los acompañaba, y esa roca era Cristo. 5 Sin embargo, no fue el mayor número de ellos el que agradó a Dios, ya que sus cadáveres ensuciaron el desierto. 6 Estas cosas sucedieron para que nos sirvieran de ejemplo (griego: de tipo), a fin de que no tuviéramos malos deseos, como ellos mismos los tuvieron." (1 Cor 10,1-6)

Esta vidriera muestra a Moisés sacando el manantial de agua en el desierto, según Éxodo 17,1-17:

Vidriera en el lado sur, ventana superior del 9º tramo. Iglesia de Saint Médard, Tremblay-en-France, Francia.


2. El evangelista Juan relee el episodio de la serpiente de bronce a la luz de Cristo


En Números 21,4-9, las serpientes enviadas para castigar la infidelidad de Israel. Entonces Moisés modeló una serpiente de bronce terapéutica. En el Nuevo Testamento, Jesús, levantado en la cruz, también cura a la gente:

"Como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así debe ser levantado el Hijo del Hombre, para que todo el que crea tenga vida eterna por medio de él." (Jn 3,14-15)

Vidriera del lado norte, ventana superior del noveno tramo. Iglesia de Saint Médard, Tremblay-en-France, Francia.


3. Jesús y los profetas


La misión de Jesús se ha comparado a menudo con la de los profetas. De hecho, ¿no se le considera un profeta?

Cuando Jesús llegó a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: "¿Qué piensa la gente que es el Hijo del Hombre?" Ellos dijeron: "Unos dicen que Juan el Bautista, otros que Elías, y otros que Jeremías o alguno de los profetas" "¿Pero quién soy yo para vosotros?" 16 Simón Pedro respondió: "Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo". (Mt 16,13-16)

Las vidrieras de la catedral de Chartres muestran precisamente cómo los profetas apoyan a los evangelistas. Aquí vemos a los cuatro grandes profetas llevando a los cuatro evangelistas sobre sus hombros.

Catedral de Chartes. Alrededor de la Virgen y el Niño están los cuatro grandes profetas que sustentan a los cuatro evangelistas. Foto: E. Pastore


4. La sinagoga y la iglesia


El judaísmo y el cristianismo están representados alegóricamente por dos figuras femeninas en varias catedrales góticas. Mientras la iglesia triunfa por su conocimiento de Cristo, la sinagoga tiene los ojos vendados por su no reconocimiento de Cristo.

Del portal del transepto sur de la catedral de Estrasburgo. Foto: Museos de la ciudad de Estrasburgo


A veces se ha abusado de la tipología, como por ejemplo en este paralelismo de la iglesia y la sinagoga en la fachada de Notre Dame de París. La venda de la sinagoga se ha convertido en una serpiente, el "espíritu del mal".

Ecclesia et Synagoga, fachada principal de Notre-Dame de París. Foto: Wikipedia.


5. Pentecostés judío y Pentecostés cristiano


El Pentecostés judío (Shavuot) adquiere un nuevo significado con el Pentecostés cristiano. Cincuenta días después de la salida de Egipto (Pascua), Dios comunica la Ley a Moisés con fuego y rayos en el Sinaí. Cincuenta días después de la resurrección de Jesús (Pascua cristiana), Dios envía su Espíritu, que es la nueva ley.

El Greco. Pentecostés. Foto: Wikipedia.


6. La Reina de Saba y los Reyes Magos


En el primer libro de los Reyes (1 Reyes 10:1-13), la reina de Saba viaja a Jerusalén para poner a prueba la reputación de Salomón, rey de Israel, por su sabiduría. La vidriera de Colonia refleja este episodio con el de la venida de los Reyes Magos. Vienen de Oriente para adorar al Rey de los judíos que acaba de nacer en Belén (Mt 2,1-12).

Catedral de Colonia, vidrieras en la nave del lado norte. A la izquierda, la Reina de Saba con el Rey Salomón y a la derecha los Reyes Magos con Jesús. Foto: mesvitrauxfavoris.com


Así, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, las naciones extranjeras tienen acceso al misterio de la salvación revelado a Israel. Por tanto, la perspectiva es muy universal. Jesucristo es el salvador de todas las naciones.


7. La zarza ardiente y la Virgen


¿Por qué se compara a la Virgen con la zarza ardiente del Éxodo 3? Porque la virginidad de María no se consume, como el arbusto. El Espíritu Santo descansa en ella sin consumirse. Y también, Dios le dice a Moisés en el Éxodo 3: "Yo estoy contigo". Y Dios le dice a María a través del ángel: "El Señor está contigo".

Nicolas Froment (1430-1486), El tríptico de la zarza ardiente (óleo sobre lienzo de lino pegado sobre panel de álamo, 1475-1476), Cathédrale Saint-Sauveur, Aix-en-Provence, Francia.


La Encarnación en el seno de María se presenta como el cumplimiento de la realidad que había sobrecogido a Moisés.


Conclusión


La lectura tipológica de la Biblia indica básicamente que "la Escritura crece con los que la leen", como decía San Gregorio Magno. Su contenido no es inmóvil, sino vivo. Cada discípulo que escucha la Palabra y luego la transmite, le aporta novedad, profundidad y espesor. Este fructífero principio de lectura e interpretación se llama tradición. Todo discípulo bautizado de Cristo participa en ella de alguna manera cuando lee las Escrituras.


Emanuelle Pastore

Icono dar un donativo.png