La genealogía de Jesucristo según el Evangelio de Mateo

Las genealogías desempeñan un papel importante en la Biblia. ¿Pero para qué sirven? Son muy aburridas de leer. La genealogía de Jesucristo, al principio del evangelio de Mateo (Mt 1,1-17), presenta una secuencia de 42 nombres de hombres conocidos y desconocidos en la Biblia. La lista se amplía con la mención de cinco mujeres. Esto es sorprendente, no tanto porque sean mujeres, sino porque están lejos de ser neutrales... Entonces, ¿es posible dar un sentido teológico a la larga lista de personajes bíblicos que constituyen los antepasados de Jesús?

1Libro del origen de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán. 2Abrahán engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob, Jacob engendró a Judá y a sus hermanos.3Judá engendró, de Tamar, a Fares y a Zará, Fares engendró a Esrón, Esrón engendró a Arán,4Arán engendró a Aminadab, Aminadab engendró a Naasón, Naasón engendró a Salmón,5Salmón engendró, de Rajab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed engendró a Jesé,6Jesé engendró a David, el rey. David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón,7Salomón engendró a Roboán, Roboán engendró a Abías, Abías engendró a Asaf,8Asaf engendró a Josafat, Josafat engendró a Jorán, Jorán engendró a Ozías,9Ozías engendró a Joatán, Joatán engendró a Acaz, Acaz engendró a Ezequías,10Ezequías engendró a Manasés, Manasés engendró a Amós, Amós engendró a Josías;11Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia.12Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel engendró a Zorobabel, 13Zorobabel engendró a Abiud, Abiud engendró a Eliaquín, Eliaquín engendró a Azor, 14Azor engendró a Sadoc, Sadoc engendró a Aquín, Aquín engendró a Eliud, 15Eliud engendró a Eleazar, Eleazar engendró a Matán, Matán engendró a Jacob; 16y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. 17Así, las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el Cristo, catorce. (Mt 1,1-17)

¿Para qué sirven las genealogías en la Biblia?


En primer lugar, es un "documento de identidad" que a menudo proporciona la garantía oficial de la pureza de sangre. ¡Pero la presencia de genealogías en los libros bíblicos indica también la voluntad del escritor bíblico de inscribir lo que va a contar en el tiempo de la historia! La fe en el Dios de la Revelación está arraigada en el tiempo. Comienza en el tiempo y crece en el tiempo. Y es que... "el Verbo se hizo carne" (Jn 1:14).


Toda la Biblia está salpicada de genealogías. En el Génesis, el ciclo de los patriarcas (que va de Gn 12 a Gn 50) no puede entenderse sin el ciclo de los orígenes (que va de Gn 1 a Gn 11). Así, la primera palabra de la Biblia hebrea es "en el principio", término que dio nombre al primer libro de la Biblia en griego, génesis.


Pero el origen no sólo se refiere al pasado. Desde el origen, la historia puede hacerse en el tiempo. Avanza, se construye. Por tanto, la historia es sinónimo de novedad, desarrollo y crecimiento. El equivalente de la palabra génesis en hebreo se encuentra a lo largo de todo el libro del Génesis (2:4; 5:1; 6:9; 10:1; 11:10; 11:27; 25:12; 25:19; 36:1.9; 37:2): se trata en realidad de un estribillo, el estribillo de los diez "toledot", que puede traducirse como "el hecho de engendrar" o "génesis". Este estribillo atestigua que el plan divino es un plan de VIDA. Incluso el cielo y la tierra tienen su toledot:

"Esta fue la génesis/genealogía (toledot) del cielo y la tierra, cuando fueron creados, en el momento en que Yahvé Dios hizo la tierra y el cielo..." (Gn 2:4)
Tras el diluvio, la humanidad renace, por así decirlo, a partir de Noé y sus hijos: "Esta es la génesis/genealogía (toledot) de los hijos de Noé, Sem, Cam y Jafet, a quienes les nacieron hijos después del diluvio..." (Gn 10:1).

La genealogía de Jesucristo


La genealogía de Jesús comienza precisamente haciendo referencia a la palabra griega génesis, la primera del Antiguo Testamento:

"Libro del Génesis de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán..." (Mt 1:1)

Esta génesis o genealogía del principio del Evangelio de Mateo está organizada según tres grandes períodos de la historia de Israel:

1. De Abrahán a David

2. Desde David hasta la deportación a Babilonia

3. De la deportación a Jesucristo

"La suma total de las generaciones es, pues, desde Abrahán hasta David, catorce generaciones; desde David hasta la deportación de Babilonia, catorce generaciones; desde la deportación de Babilonia hasta Cristo, catorce generaciones. (Mt 1:17)

¿Por qué este juego matemático de 14 generaciones x 3 períodos de la historia? ¿Qué significa?


Una primera explicación podría ser que 14 es un múltiple de 7, el número simbólico de la plenitud. Mateo habría tratado de obtener el número simbólico de 14 generaciones para expresar su proyecto: Jesús es, en su persona, el cumplimiento de las promesas de Dios. Él es la culminación del tiempo. Él es el cumplimiento de las promesas de Dios a Israel. En Jesucristo, Israel encuentra el cumplimiento de todo lo que espera.


Una segunda explicación. Se observará que Mateo da especial importancia a David. En el versículo 1, Mateo llama a Jesucristo "el hijo de David". Luego, en el v. 6, se vuelve a mencionar a David, esta vez como "rey". Ahora la articulación 14 x 3 es aún más clara si utilizamos la gematria. ¿Qué es la gematría? No hay números en hebreo. Para indicar los números, cada letra adquiere un valor numérico según su posición en el alfabeto. A es 1, B es 2, etc. La suma de los valores numéricos de las letras que forman una palabra indica, atribuye pues un número simbólico al objeto o la persona designada por esta palabra. Resulta que las letras hebreas del nombre de David - en hebreo, sólo hay consonantes - son :

D - V - D

Ahora, la D es la cuarta letra del alfabeto y la V la sexta. Esto nos da :

4 + 6 + 4 = 14


Así, el nombre David, que adquiere el valor numérico de catorce, corresponde a las tres series de quatorze generaciones mencionadas en la genealogía de Jesús. Esto indica de forma simbólica que el nombre y la promesa ligados a la dinastía davídica caracterizan la vocación y la misión de Jesús. Jesús es efectivamente "el hijo de David". Este título mesiánico que Mateo atribuye a Jesús significa que Jesucristo es realmente el mesías esperado por Israel.


El modo más común de representar la genealogía de Cristo es bajo el aspecto del árbol de Jesé, padre de David, según la profecía de Isaías:

"Un brote saldrá del tronco de Jesé, un retoño crecerá de sus raíces". (Is 11:1)

Árbol de Jesé, Catedral de Chartres, Francia


Las mujeres de la genealogía de Cristo


Hay una primera anomalía que hay que señalar en la mención de José y María al final de la genealogía. Se menciona a José como "el esposo de María". Es raro, incluso muy raro, que en la Biblia se califique a un hombre en relación con su esposa. Sólo ocurre precisamente dos veces en la Biblia: aquí en Mt 1,16 (José, esposo de María) y en Rt 1,3 (Elimelec, esposo de Noemí). Estamos acostumbrados a lo contrario: normalmente, el estatus de una mujer se define por su autoridad marital, y no al revés. Por eso hay una sorpresa inesperada aquí, en Mt 1,16, que llama la atención del lector de esta genealogía sobre la mujer de la que es marido este hombre: María. La inusual mención de María (de la que José es marido) en esta genealogía remite espontáneamente a las otras cuatro mujeres que la preceden: Tamar, Rahab, Rut y Betsabé.


Se ha escrito mucho sobre la razón de su presencia en la genealogía de Cristo. A menudo se ha dicho que estas cuatro mujeres actúan en circunstancias insólitas, paradójicas e incluso moralmente inaceptables:

  • Tamar toma el camino de la prostitución para conseguir sus fines;

  • Rahab es una prostituta profesional;

  • Betsabé es la víctima o cómplice del adulterio de David;

  • Finalmente, Rut es una extranjera, una moabita. Los moabitas son feroces enemigos de Israel.

¿Por qué Mateo recuerda a estas mujeres? Ninguna circunstancia moralmente reprobable caracterizará el nacimiento de Jesús. Probablemente este no sea el lugar para buscar una explicación. Sería reductor detenerse en una lectura moralizante de estos cuatro personajes. Estas mujeres pecadoras permitirían desvelar el poder de Dios que actúa y realiza su obra a pesar del pecado... quizás, pero desde este punto de vista, el pecado y las situaciones irregulares están siempre del lado de las mujeres... (¡como si fuera una casualidad!) De hecho, tal interpretación no es satisfactoria, porque incluso los relatos del Antiguo Testamento que evocan a estas mujeres no las condenan por su comportamiento:


Tamar (Génesis 38)

Disfrazada de prostituta, esta mujer quedó embarazada de su suegro Judá. Por ello, se dice que es "más justa" que el gran patriarca Judá. No se la culpa de utilizar las artimañas del disfraz, la prostitución y el incesto. De hecho, dio a luz a gemelos, uno de los cuales, Pérez, fue el antepasado del rey David.

Tamar y Judá.

Izquierda: M. Chagall. Centro: anónimo. Derecha: Hendrik Visjager (siglo XVII)


Rahab (Josué 2)

Una prostituta que vive en la ciudad cananea de Jericó. Ayuda a los israelitas protegiendo a los espías que han venido a hacer un reconocimiento. Hace una profesión de fe en el Dios de Israel. Gracias a ella, los israelitas se animan y entran en la tierra prometida.

Rahab en Jericó

Arriba a la izquierda: desconocido. Arriba a la derecha: anónimo, siglo XVII. Abajo a la izquierda: F. R. Pickersgill (1881). Centro inferior: Marc Chagall. Abajo a la derecha: E. van Nijmegen (1731)


Ruth (libro que lleva su nombre)

Joven mujer del reino de Moab. Viuda, decide permanecer fiel a su suegra israelita hasta el final. Se une al pueblo de Dios al casarse con Booz. Rut se convierte en la bisabuela del rey David. En el libro se la celebra como "una mujer fuerte".

La vida de Ruth por John August Swanson


Betsabé, esposa de Urías (2 Samuel 11-12)

Sometida al deseo del rey David, que hizo matar a su marido para ocultar su adulterio. Da a luz a un niño que muere en una semana. Su segundo hijo, Salomón, se convierte en rey después de David.

Conjunto de diez tapices que representan la historia de David y Betsabé realizados en Bruselas hacia 1525. El tapiz se expone en el Museo Nacional del Renacimiento, en el castillo de Écouen.

Fotos: Wikipedia


Tenemos que mirar más allá o principalmente el "escándalo" de estas mujeres, un escándalo en el que han sido confinadas con demasiada frecuencia. ¿Qué debemos ver en estas cuatro mujeres? ¿Qué tienen en común con María, la madre de Cristo? Al menos dos cosas:

  • En primer lugar, la insuficiencia del linaje humano y la imprevisible iniciativa de Dios para salvar ese linaje. Dios está actuando en el tiempo de la historia. La historia no ocurre sin Dios.

  • Dios suscitó a estas cuatro mujeres que desempeñaron un papel vital para permitir más VIDA a Israel: Tamar da descendencia a Judá, Rahab permite que Israel se establezca en la tierra prometida, Rut es la antepasada directa de David y Betsabé da a luz a Salomón. A través de estas mujeres, surge la VIDA, los descendientes se abren camino, los toledot continúan...

Básicamente, a través de estas mujeres, entendemos que la Vida es la Ley que supera todas las leyes. La determinación de dar vida, de continuar una descendencia, especialmente la del mesías, no conoce límites. Como dijo Paul Beauchamp: a veces hay que infringir la Ley para que se cumpla mejor.


Mateo quiere que entendamos que las irregularidades en la genealogía de Jesús no son un obstáculo. La presencia original de una serie de cinco mujeres en la genealogía de Cristo es un signo de la gracia de Dios, que endereza lo que no es recto y no siempre elige los caminos humanos habituales. Estos ejemplos demuestran que Dios es capaz de superar todos los obstáculos, ya sean morales o biológicos, cuando se trata de realizar el plan del Mesías.


Por último, estas cuatro mujeres dan consistencia al personaje de María y destacan la extraordinaria novedad que surge a través de ella.


Emanuelle Pastore

Faites un don.png