La epopeya de Gilgamesh y el relato del diluvio en la Biblia, una sorprendente similitud

¿Sabía que muchos de los textos de la Biblia se inspiraron en la literatura de los vecinos de Israel? No todo es una pura creación de los escritores bíblicos. Muy a menudo, los escritores de la Biblia retomaron un tema, un mito o una creencia religiosa de los pueblos con los que estaban en contacto, modificándolos según las exigencias de su propia fe. Un ejemplo de esto se ve claramente en la historia bíblica del diluvio que involucra a un tal Noé. Esta historia está fuertemente inspirada en un mito mesopotámico, conocido como la "Epopeya de Gilgamesh". Pero, ¿por qué reescribir esta historia y cambiarla? Es importante saber que el gran período de la escritura de la Biblia coincide con el período en que parte del pueblo de Israel fue exiliado a Babilonia (en el siglo VI a.C.). Así pues, los israelitas estuvieron en contacto con la cultura mesopotámica y se vieron fuertemente influenciados por ella. Para no perder los valores de su propia religión, los israelitas reescribieron los mitos mesopotámicos, impregnándolos de sus propias convicciones. Así, aunque se inspiran en historias existentes, algunos relatos bíblicos son obras muy originales. Gracias a este proceso de reescritura y adaptación, la fe en el Dios de Israel pudo perdurar y seguir transmitiéndose de generación en generación en este pequeño pueblo en la diáspora.


El diluvio según el Génesis


Los capítulos 6 a 8 del Génesis narran la famosa historia del Diluvio, según la cual Dios, enfadado por la perversidad de la humanidad, decide erradicarla provocando un diluvio total. Sin embargo, un hombre, Noé, que se comportó de forma impecable, fue advertido divinamente y se salvó construyendo un gran barco en el que llevó a su familia y muchas parejas de animales. A continuación, las lluvias torrenciales golpean la tierra y lo sumergen todo, y las aguas cubren los continentes durante cuarenta días antes de que comiencen a secarse. Noé se refugia en su Arca y busca tierra firme soltando una paloma tres veces hasta que encuentra un lugar donde posarse. Finalmente el barco encalla en las montañas de Ararat y sus ocupantes salen ilesos.


Descubre cómo se presenta el relato del diluvio en el libro del Génesis:


El diluvio según las tablillas mesopotámicas


En 1872, el joven asiriólogo George Smith ayudaba a descifrar treinta mil tablillas de arcilla en el Museo Británico procedentes de la biblioteca del palacio del rey Ashurbanipal en Nínive, la capital de la antigua Asiria, en el siglo VII a.C. Este texto formaba parte de una historia más amplia, la "Epopeya de Gilgamesh", una especie de cuento en el que el personaje central era un rey de Uruk llamado Gilgamesh. Mientras este rey legendario buscaba la receta de la inmortalidad, conoció a un personaje llamado Utanapishtim que le dio cuenta de la historia del Diluvio. Utanapishtim afirmaba haber sobrevivido a un gigantesco diluvio provocado por la asamblea de dioses con la intención de acabar con toda la humanidad. Se salvó gracias a la benevolencia de un único dios, Ea, que le hizo construir un barco y embarcarse en él.


Tras este descubrimiento, se encontraron otras tablillas mucho más antiguas que contaban la misma historia y que databan del siglo XVIII a.C.


Descubre la epopeya de Gilgamesh:


COMPARA LAS DOS VERSIONES


Texto de la tablilla de arcilla de la biblioteca del rey asirio Asurbanipal (668-626 a.C.)

"(El dios dijo:) Hombre de esta ciudad, derriba tu casa y construye un barco (...). Renuncia a tus posesiones y salva tu vida. Lleva contigo un ejemplar de cada ser vivo. El barco que construyas debe ser similar en anchura y longitud. Cúbrelo con un techo (...). Cuando se construyó el barco, se cargó a la espera del Diluvio. (Habla Utanapishtim:) Al atardecer del séptimo día, la barca se completó (...). Lo cargué con todos los especímenes de seres vivos que tenía. Toda mi familia y mis parientes los traje a bordo (...).
Con las primeras luces del amanecer, una nube oscura se alzó en el horizonte (...). El silencio sepulcral de la tormenta cruzó el cielo y lo que había sido luz se convirtió en oscuridad. Como una batalla, el cataclismo pasó sobre los hombres (...). Incluso los dioses se aterrorizaron con el Diluvio, seis días y siete noches (...).
Al séptimo día, el huracán disminuyó. La inundación cesó. Todos los pueblos se habían convertido de nuevo en arcilla. A través del tragaluz, la luz del sol caía sobre mi cara. Caí de rodillas y lloré mientras buscaba la costa, las orillas del mar. El barco desembarcó en el monte Nisir (...).
Al séptimo día saqué la paloma: voló, pero volvió porque no había posadero para ella. Saqué la golondrina, y volvió. Y envié un cuervo, que se fue, y al ver que las aguas se retiraban, picoteó y revoloteó, y no volvió a mí. Entonces hice una ofrenda y un sacrificio a los cuatro vientos.

Texto del Génesis, capítulos 7 y 8

14 "Hazte un arca de madera resinosa. Harás el arca con cajas. Deberás recubrirlo con betún por dentro y por fuera. 15 Harás el arca de trescientos codos de largo, cincuenta de ancho y treinta de alto. 16 Harás un techo de dos aguas para el arca, y lo fijarás un codo por encima de ella. Pondrás la entrada del arca en su lado, y luego le harás un piso inferior, un segundo piso y un tercer piso". (Gn 6,14-16) "7 A causa de las aguas del diluvio, Noé entró en el arca y con él sus hijos, su mujer y las mujeres de sus hijos. 8 Los animales limpios y los impuros, las aves y todo lo que se mueve por el suelo, 9 de dos en dos, macho y hembra, vinieron a Noé en el arca, como Dios había ordenado a Noé." (Gen 7:7-9)
"10 Pasaron siete días y las aguas del diluvio sumergieron la tierra. 11 En el año seiscientos de la vida de Noé, en el segundo mes, el día diecisiete del mes, ese día se rompieron todos los depósitos del gran abismo y se abrieron las aberturas del cielo. 12 La lluvia cayó sobre la tierra durante cuarenta días y cuarenta noches. (Gen 7:10-12)
"1 Dios se acordó de Noé y de todos los animales y el ganado que estaban con él en el arca, e hizo pasar un soplo sobre la tierra, y las aguas se calmaron. 2 Se cerraron los depósitos del abismo y se abrieron las aberturas del cielo. La lluvia fue retenida en el cielo 3 y las aguas se retiraron de la tierra con un flujo y reflujo. Al cabo de ciento cincuenta días las aguas se calmaron 4 y en el séptimo mes, a los diecisiete días del mes, el arca se posó en el monte Ararat. (Génesis 8:1-4)
"6 Al cabo de cuarenta días, Noé abrió la ventana del arca que había hecho. 7 Soltó al cuervo, y éste voló de un lado a otro hasta que las aguas cubrieron la tierra seca. 8 Entonces soltó la paloma para ver si las aguas se habían calmado en la superficie de la tierra. [11 Cuando llegó la noche, ella volvió a él, y he aquí que tenía una rama de olivo fresca en el pico. Así que Noé supo que las aguas se habían calmado en la tierra. 12 Esperó otros siete días y dejó ir a la paloma, que no volvió a él. (Gen 8:6-8.11-12)

La Biblia y la arqueología tienen una relación extremadamente rica y compleja. Haz clic aquí para saber más sobre este tema. ¡Disfruta de tu lectura!


Emanuelle Pastore


Icono dar un donativo.png