La Biblia, ¿un libro inspirado?

La Biblia contiene la Palabra de Dios. Sin embargo, esto no siempre es evidente, sobre todo cuando nos enfrentamos a textos que presentan a un Dios violento o sanguinario, cuando se defienden ciertas prácticas arcaicas... Entonces, ¿dónde está Dios en todo esto? ¿Qué entendemos por "libro inspirado"?


¿Tenían los escribas que, a lo largo de los siglos, escribieron, copiaron, reescribieron y a veces modificaron los textos bíblicos una revelación divina antes de ponerse a escribir? ¿Les dictó Dios lo que debían escribir? Desde luego que no. Entonces, ¿sacaron de su propia sabiduría humana lo que escribieron? ¿Es la Biblia un libro más? Desde luego que no. De hecho, una lectura cristiana tiene cuidado de mantener los dos extremos juntos: la Biblia es a la vez humana y divina: 100% humana y 100% divina. No 50 y 50, sino el 100% de cada uno. Es imposible separar la parte de Dios y la parte del hombre en la Biblia.


Por un lado:

En la redacción de los libros sagrados, Dios eligió a hombres, que utilizó usando de sus propias facultades y medios, de forma que obrando El en ellos y por ellos, escribieron, como verdaderos autores, todo y sólo lo que El quería. (Dei Verbum 11)

Por otro lado:

Las verdades reveladas por Dios, que se contienen y manifiestan en la Sagrada Escritura, se consignaron por inspiración del Espíritu Santo. (Dei Verbum 11)

Esto significa que Dios no pasó por encima de la humanidad de los escritores, ni por debajo de ellos, ¡sino en ellos! In-spirare, significa "soplar en". Dios pasa, como el aliento de vida que Dios insufló al primer ser humano en la creación en Génesis, capítulo 2.


La palabra del hombre


El hecho de que la Biblia sea toda de Dios y toda del hombre tiene varias implicaciones. En primer lugar, la palabra humana que se transmite en cualquier texto bíblico debe leerse a la luz del contexto en el que se formuló, pues de lo contrario se corre el riesgo de cometer enormes malentendidos. Esto significa tomarse el tiempo de leer alguna explicación de la época y el lugar en que se produjo cada texto, pero también del género literario empleado en cada texto. No se puede leer un código de leyes como se lee una poesía. No se puede leer un oráculo profético como se lee una historia de ficción. No se puede leer una oración como se leen los anales reales.


En una biblioteca tan vasta como la Biblia, es normal encontrar textos de géneros muy diversos:

  • Las historias del origen: cuentan la convicción de los escritores sobre el origen del mundo y el lugar del hombre en el universo. Ejemplo: Génesis 1-11.

  • Narraciones legendarias: se centran en los orígenes de un pueblo o una dinastía a través de relatos que mezclan recuerdos del pasado y cuentos populares. Ejemplo: la historia de Sansón (Jdg 13-16).

  • Cuentos épicos: relatan el pasado con un estilo destinado a provocar entusiasmo y admiración. Ejemplo: la salida de Egipto en el libro del Éxodo.

  • Textos legislativos: organizan la vida común del pueblo. Ejemplo: Deuteronomio 12-26.

  • Los textos litúrgicos: organizan la vida del culto. Ejemplo: el ritual de la Pascua (Ex 12:1-14).

  • Cantos litúrgicos: los Salmos, en particular, son la colección de cantos del Templo de Jerusalén.

  • Los oráculos de los profetas: son las palabras con las que los profetas interpretan la Palabra de Dios ("Así dice el Señor..."). Ejemplo: Ezequiel 34.

  • Los escritos de la sabiduría: son la expresión de la reflexión de los sabios sobre las grandes cuestiones humanas: la vida, la muerte, la felicidad, la desgracia, el trabajo, la educación, etc. Ejemplo: Proverbios 3.

Además, no está permitido aplicar ciertas prácticas antiguas a nuestra vida actual sin haber interpretado el texto, bajo el riesgo de caer en una lectura fundamentalista. Por tanto, es necesario INTERPRETAR los textos bíblicos para poder escuchar y discernir la Palabra de Dios en ellos.


Palabra de Dios


Como estos textos son inspirados, pueden transmitir un mensaje sobre Dios. Existe, por tanto, una cierta dimensión divina en las Escrituras bíblicas. Pero cuidado, ¡la Biblia no tiene ningún poder mágico!

Como todo lo que los autores inspirados o hagiógrafos afirman, debe tenerse como afirmado por el Espíritu Santo, hay que confesar que los libros de la Escritura enseñan firmemente, con fidelidad y sin error, la verdad que Dios quiso consignar en las sagradas letras para nuestra salvación. (Dei Verbum 11)

Porque está escrita por creyentes para comunidades de creyentes, porque son los creyentes quienes abren y leen la Biblia juntos, toda la Biblia puede hablarles de Dios. "Cuando dos o tres se reúnen en mi nombre", dice Jesús, "yo estoy en medio de ellos" (Mt 18,20). La comprensión correcta de los textos bíblicos sólo puede alcanzarse si se leen con el mismo Espíritu que los escribió.


Esto significa que la inspiración viene de ambos lados: tanto del escritor como de los que leen los textos. La inspiración no es un privilegio exclusivo de los escritores bíblicos. La lectura de la Biblia en la Iglesia, como bautizados y seguidores de Cristo, también nos inspira a conocer mejor a Dios. Como la Biblia es inspirada, puede ser inspiradora para nosotros. Este criterio fundamental es el que explica por qué algunos libros han sido reconocidos como inspirados, mientras que otros no. Estos no se han integrado en el canon de nuestra Biblia, y se denominan "apócrifos", es decir, "que deben permanecer ocultos", para no ser leídos.


Dimensión humana-divina de los escritos bíblicos


Esta dimensión humana y divina de los escritos bíblicos está maravillosamente ilustrada en dos cuadros sucesivos de Caravaggio. La primera fue rechazada, así que el pintor tuvo que proponer una segunda.

San Mateo y el ángel, Caravaggio, 1602


Caravaggio quiso plasmar lo que pudo ser para un pobre y viejo trabajador que se enfrentó de repente a la difícil tarea de escribir la historia de unos acontecimientos solemnes. Por eso pintó su San Mateo calvo, con las piernas desnudas, las mangas remangadas, los pies cubiertos de polvo, agarrando torpemente el libro en blanco, frunciendo el ceño, concentrado laboriosamente en un esfuerzo desconocido.


El cuadro, destinado a adornar el altar de la iglesia de San Luis de los Franceses en Roma, fue rechazado por sus comisarios debido a la excesiva humanidad del evangelista y del ángel. De hecho, Mateo parece muy torpe, no muy apto para la tarea que tiene entre manos. Cruza las piernas con tanta despreocupación que parece inapropiado para un hombre santo. Sobre todo, el cuerpo del anciano y el del joven ángel están demasiado juntos, la propia actitud del ángel parece sensual. Tanto más cuanto que ambos personajes aparecen descalzos, lo que no podría ser adecuado a su rango.


Sobre todo, hay otra razón, más teológica, para rechazar el cuadro. El ángel sostiene y conduce la mano del evangelista, como si la obra que se estaba escribiendo se hiciera sin Mateo, como si éste no entendiera lo que estaba escribiendo. Como ya se ha dicho, la inspiración de la Biblia no debe entenderse como una revelación divina, sino como una obra que es a la vez del hombre y de Dios. La pintura no tiene en cuenta esto.


El cuadro fue descartado e inmediatamente adquirido por Vincenzo Giustiniani, el banquero genovés de los papas que poseía un palacio justo enfrente de la iglesia. El cuadro fue llevado a Berlín. Se conservó en el Kaiser-Friedrich-Museum, pero fue destruido en 1945, al final de la Segunda Guerra Mundial. Por ello, no existe ninguna reproducción en color de este monumental óleo (232 x 183 cm).


Por lo tanto, nuestro pintor tuvo que volver a trabajar. Ese mismo año, realizó un segundo y nuevo ejemplar.

San Mateo y el ángel, Caravaggio, 1602


En esta segunda versión, la dimensión humana de la escena queda reducida. El evangelista aparece como un hombre digno y culto, a la altura de su tarea. Sobre todo, el ángel ya no guía su mano, sino que le inspira desde arriba. La humanidad y la divinidad de las escrituras son perfectamente honradas. El cuadro fue aceptado. Todavía se encuentra en la iglesia de San Luis de los Franceses en Roma.


Emanuelle Pastore

Icono dar un donativo.png