La Biblia en su contexto 1

La manzana, la costilla y los cuernos... Ante los retos de la traducción!


Debido a que la Biblia fue escrita en muchos idiomas antiguos, nuestras traducciones a los idiomas modernos nunca dejarán de ser convincentes. Porque "traducir es traicionar". Sí, traducir significa hacer elecciones, lo que implica que cada traducción ya es una interpretación. Este es el desafío que enfrentamos cada vez que leemos la Biblia. Así que debemos estar preparados y dejarnos sorprender por el constante progreso que se da en la comprensión de los textos sagrados. Este progreso apunta a que nos acerquemos cada vez más a lo que significa el texto bíblico.


Eve. Museo de Arquitectura y Patrimonio, París. Foto: E. Pastore


La Biblia adquiere nuevos y a veces sorprendentes colores, cuando las sucesivas lecturas a lo largo del tiempo permiten comprender mejor su significado. Tomemos un primer ejemplo - trivial a decir verdad -: la famosa manzana de Génesis 2-3. Uno podría sorprenderse al saber que no se menciona ninguna manzana en esta historia en la que Dios expresa una prohibición a nuestros padres:


"Y el Señor Dios ordenó al hombre, diciendo: 'Puedes comer del fruto de todo árbol del jardín, pero del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que comas de él morirás. "(Gen 2:16-17)

Y luego...


"La mujer se dio cuenta de que el fruto del árbol debía ser sabroso, que era agradable a la vista y deseable, ese árbol, ya que daba inteligencia... Tomó de su fruto y se lo comió. Y le dio un poco a su marido, y él se lo comió". (Gen 3:6)

¿Cómo entonces el fruto indefinido se convirtió en una manzana, hasta el punto de pasar a la imaginación colectiva de los cristianos? Simplemente por una mala lectura o quizás un juego de palabras... en latín. De hecho, en la traducción latina de la Biblia hecha por San Jerónimo, llamada "Vulgata", leemos "lignum scientiae boni et mali". Como el cristianismo había leído la Biblia exclusivamente en latín durante generaciones, el mal (malum) aquí conjugado en mali llegó a ser leído como su homónimo "malum", manzana.


Otro ejemplo, esta vez de mayor importancia, puede tomarse también del Génesis. Se trata de la creación de la mujer, salida de una supuesta costilla de Adán.

Entonces el Señor Dios hizo que un sueño misterioso cayera sobre él, y el hombre se durmió. El Señor Dios tomó una de sus costillas y cerró la carne en su lugar. Con la costilla que le había quitado al hombre, hizo una mujer y se la llevó al hombre. (Gen 2:21-22)

Le debemos esta traducción a la Vulgata. Sin embargo, la palabra hebrea que se usa en toda la Biblia nunca se refiere a una costilla, sino al costado o al lado (vea usted mismo en Ex 25:12; 2 S 16:13; 1 R 7:3). El matiz parece pequeño, pero es significativo en cuanto al papel y el lugar de las mujeres en las sociedades cristianas que han leído la Biblia de esta manera durante casi veinte siglos. La mujer, por lo tanto, no es el producto de un... hueso, por muy noble que sea!


Pero todavía tenemos que ir un paso más allá. La mujer tampoco es una extensión del cuerpo masculino, ya que el término que se utiliza para designarla es indeterminado: es formada a partir del humano (adam), no del hombre (ish). De hecho, según este relato - tan antiguo y por lo tanto revolucionario para su tiempo - la mujer ya representa el lado entero de lo humano, el costado, es decir, la mitad de lo humano. Por lo tanto, sería mejor leer estos versos de la siguiente manera:

Entonces el Señor Dios hizo que un sueño misterioso cayera sobre él, y el humano se durmió. Y el Señor Dios tomó uno de sus lados, y cerró la carne en su lugar. Con el lado que le había quitado al humano, hizo una mujer y la llevó al humano. (Gen 2:21-22)

Vamos a explicar esto:

En la historia del Jardín del Edén, se llama la atención sobre la compleja interacción que se forma al nombrar a la pareja humana. Todo comienza, de hecho, en el capítulo 2, con la mención de un adán (haadam), una criatura modelada en la tierra (haadamah), el receptor del mandato divino, experimentando una soledad que la creación de los animales demuestra ser incapaz de romper, y luego el tema de la extraña operación quirúrgica de la que el hombre (ish) y la mujer (ishah) son engendrados en Génesis 2:23. Estrictamente hablando, el hombre, en su masculinidad, no existe antes de este verso. El texto hasta ahora sólo conoce esta enigmática figura de un humano pre-humano, por así decirlo, que en cualquier caso no pertenece a nuestra experiencia. Como subraya la exégesis contemporánea, sólo en el momento en que la mujer aparece, el hombre emerge, concomitantemente con ella. Este punto es esencial. Porque significa que, en el drama del texto, la mujer (ishah) no está hecha del hombre, sino de adán, del cual el hombre (ish) también es engendrado. Se puede medir la agitación que introduce el respeto por este detalle. En particular, significa que el misterioso torpor que Dios hace caer sobre Adán en Génesis 2:21 envuelve con el desconocimiento - tanto para el hombre como para la mujer - el comienzo del otro. (Anne-Marie Pelletier, L'Eglise, des femmes avec des hommes, Paris, Cerf, 2019).

Así es como un texto puede tomar un significado muy diferente, tan pronto como es leído de una manera distinta a la que siempre lo hemos leído! Por último, hay que señalar que la versión litúrgica del texto bíblico en la Iglesia Católica no ha integrado todavía - hasta hoy - la corrección de la costilla a lado, ni del hombre a humano ¡Es que... se necesita tiempo para cambiar dos mil años de hábito!


Tomemos un último ejemplo. Probablemente ya has oído hablar de los "cuernos" de Moisés. En muchas obras, Moisés es representado con cuernos. ¿Cuál es el significado de estos cuernos?


"La respuesta que tradicionalmente se da a esta pregunta es que Jerónimo, el traductor de la Biblia al latín - que más tarde se convirtió en la Vulgata - se equivocó o, peor aún, quiso demonizar la figura fundadora del judaísmo. Pero esta explicación es indudablemente algo simplista, incluso maliciosa hacia Jerónimo. El latín "et ignorabat quod cornuta esset facies sua" traduce al hebreo "oumoshe lo yada ki qaran 'o panaw" (Éxodo 34:29): "Moisés no se dio cuenta de que la piel de su rostro era 'qaran'". Casi todas las traducciones presentan la forma verbal de qaran, que no he traducido, como "radiante, brillante", como ya lo habían hecho los primeros traductores griegos. Sin embargo, esta raíz, que sólo se atestigua en la Biblia en forma verbal en este relato del libro del Éxodo, está aparentemente vinculada a un sustantivo más ampliamente atestiguado, qèrèn, que en hebreo bíblico significa "cuerno". Parece, por lo tanto, que la traducción de Jerónimo es la correcta y que debe ser rehabilitada en detrimento de las versiones griegas y sirias y de las interpretaciones tradicionales judías y cristianas". (Thomas Römer, Les cornes de Moïse, Collège de France, 2009)

¿Qué quiso decir el escritor de la Biblia cuando coronó a Moisés con un par de cuernos? Los cuernos simbolizan la fuerza de la divinidad. De hecho, el dios del trueno era representado por el toro en las antiguas civilizaciones de Medio Oriente. Moisés, que es el mediador entre Dios y el pueblo, es por lo tanto calificado como estando en la proximidad de Dios. De hecho, en Éxodo 34 baja de la montaña donde Dios una vez más le hizo el honor de estar en su presencia. Moisés es el único hombre que disfruta de tal privilegio. Sólo a él le habla Dios cara a cara. Además, recordamos que en el capítulo 32 del Éxodo, el pueblo se alejó del verdadero Dios adorando a un becerro de oro. Para hacer entender al pueblo que el poder divino descansa en Moisés, se le representaría irónicamente con los mismos atributos del becerro.


Como pueden ver, el trabajo de traducción es un trabajo incesante de interpretación. El mismo Papa Benedicto XVI nos lo recordaba:


La Escritura necesita interpretación, y necesita la comunidad donde se formó y donde se vive. Sólo en ella tiene su unidad, y en ella se revela el significado que unifica el conjunto. Dicho de otra manera: hay dimensiones del significado de la Palabra y de las palabras que se descubren sólo en la comunión vivida de esta Palabra que crea la historia. A través de la creciente percepción de la pluralidad de sus significados, la palabra no se minusvalora, sino que aparece, por el contrario, en toda su grandeza y dignidad. Por eso el "Catecismo de la Iglesia Católica" puede afirmar con razón que el cristianismo no es, en el sentido clásico, sólo una religión del libro (cf. n. 108). (Benedicto XVI, Discurso al Colegio de los Bernardinos, París, 12 de septiembre de 2008).

¡Así que no tengamos miedo de dejarnos sorprender! ¡Un texto está vivo mientras se lee y por lo tanto mientras se traduce! Y estar vivo implica necesariamente estar en movimiento y por lo tanto... estar cambiando y creciendo. Así es como crece el texto bíblico. Su significado se hace más rico a medida que lo leemos, lo compartimos y lo entendemos, según el dicho siempre válido de San Gregorio Magno:


Las Escrituras crecen con los que las leen. (San Gregorio Magno)

Emanuelle Pastore


15 vistas

Entradas Recientes

Ver todo
¡Suscríbete para estar informado por email sobre las nuevas publicaciones!