La Biblia: ¿cómo pueden las antiguas Escrituras convertirse en la Palabra viva?

La Biblia se compone de textos antiguos, algunos de ellos muy antiguos. Se escribieron a lo largo de unos mil años, desde el Antiguo hasta el Nuevo Testamento. Los textos más recientes (Nuevo Testamento) fueron escritos a una distancia de casi dos milenios de los lectores que somos. En estas condiciones, es fácil comprender que es necesario un mínimo de cultura bíblica para leer y comprender estos textos. Paradójicamente, estas antiguas Escrituras son consideradas también como la Palabra de Dios para nosotros hoy, es decir, como la Palabra viva que se dirige a nosotros y llega a nuestras vidas. ¿Cómo es posible mantener los dos extremos juntos? ¿Cómo pueden iluminar nuestra experiencia como creyentes unos textos tan arcaicos y a priori tan desfasados?


1. ¿Por qué nos llega la Biblia?


Leemos la Biblia porque nos ofrece una vía de acceso a Jesucristo y a su mensaje. "Ignorar las Escrituras es ignorar a Cristo", decía San Jerónimo. Una frase que se puede invertir: "Conocer las Escrituras es conocer a Cristo". Sí, porque

"Cristo brilla a través de la letra de la Biblia como brilló a través de la carne de Jesús. Su resplandor ilumina todas las páginas del Libro en el que habita, como iluminó todos los actos de la vida mortal de Jesús. (Henri de Lubac)

Todas las Escrituras antiguas convergen de una manera u otra en Jesucristo, el mesías de Israel. Esta es la lectura creyente realizada por los redactores del Nuevo Testamento. En efecto, el Nuevo Testamento, con sus cuatro Evangelios, los Hechos de los Apóstoles, todas sus epístolas y el Apocalipsis, no es otra cosa que una relectura y reescritura del Antiguo Testamento a la luz de Jesucristo.

Trabajo del escriba copiando un texto bíblico. Foto: Lugares de la Biblia


Así, las Escrituras bíblicas nos abren un camino privilegiado para aprehender el acontecimiento de Jesucristo y conocerlo. O, al menos, empezar a conocerlo... conocerlo un poco, pues quien empieza a conocerlo aprende que nunca agotará el misterio de los pensamientos de Dios que se concentran y se cumplen en las acciones y palabras de Jesús de Nazaret, en lo que llamamos el misterio de la Encarnación y el misterio de la Redención.


Leemos la Biblia una y otra vez porque experimentamos el corazón ardiente de los discípulos de Emaús. A lo largo del camino, Jesús mismo les abrió el sentido de las Escrituras: "Y comenzando por Moisés y pasando por todos los Profetas, les interpretó en todas las Escrituras lo que le concernía" (Lc 24,27). (Lc 24,27). Sí, Jesús es el gran exegeta de las Escrituras, pero sobre todo es el gran exegeta del Padre, es decir, el que nos permite conocer al Padre:

"Nadie ha visto nunca a Dios; el Hijo único, que está vuelto al seno del Padre, nos ha hecho su exégesis (ἐξηγέομαι)". (Jn 1,18)

Como los discípulos de Emaús, ya no experimentamos un encuentro directo con Jesús: "había desaparecido ante sus ojos", nos dice San Lucas. El medio privilegiado para encontrarlo sigue siendo las Escrituras, porque escuchar a Jesús que nos revela al Padre, ésto es experimentar la Palabra viva que se nos dirige a través de estas antiguas Escrituras. Es la escucha creyente de las Escrituras que practicamos cada domingo en nuestras iglesias.

La Cena de Emaús, Caravaggio, 1601. Foto: Wikipedia


Sin embargo, "Palabra Viva" no significa que la Biblia funcione como un talismán: abro el libro por cualquier página y automáticamente me habla. La Palabra Viva no debe confundirse con una varita mágica. Es fácil malinterpretar lo que significa la inspiración de las Escrituras... pero dejemos ese tema para otra ocasión y volvamos a la Palabra Viva. Es porque tenemos que seguir leyendo:

"Viva es la palabra de Dios, eficaz y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las articulaciones y de los tuétanos; puede juzgar los sentimientos y los pensamientos del corazón. Por lo tanto, no hay ninguna criatura que permanezca invisible ante él, sino que todas las cosas están desnudas y descubiertas a los ojos de Aquel a quien debemos rendir cuentas." (Heb 4:12-13)

La imagen del arma de doble filo es muy reveladora. La Palabra viva se compara con una espada a la que nada puede resistirse, ni la carne ni el espíritu. Penetra en los pensamientos más secretos. Todo queda al descubierto ante la Palabra de Dios. Es una forma de decir que la Palabra tiene la capacidad de llegar a lo más íntimo, como ya lo sabía el salmista:

"Señor, tú me sondeas y me conoces; tanto si me levanto como si me siento, tú lo sabes, tú perforas mis pensamientos desde lejos; tanto si camino como si me acuesto, tú lo intuyes, mis caminos te son todos familiares". (Sal 139:1-3)

Esto significa que a través de esta Palabra, Dios puede llegar a nosotros. Incluso textos tan antiguos, tan alejados de nuestro modo de vida, tienen algo que decirnos. ¿Por qué? Porque contienen y reflejan nuestras propias preguntas. Pueden ser antiguos, pero se cuestionan sobre el sentido de la existencia, reaccionan ante el misterio del mal, el sufrimiento y la muerte, denuncian los abusos, alaban al Señor por la salvación que trae, miran a la esperanza...


2. ¿Cómo nos llega la Biblia?


La cuestión que se plantea entonces es en qué condición y de qué manera pueden hablarnos las Escrituras. Sería un error esperar sólo respuestas de las Escrituras.

"Es precisamente el malentendido de una cierta frecuentación contemporánea del Libro que se atestigua en el mundo creyente, y que consiste en considerar las Escrituras como un depósito de respuestas o un libro de recetas y de verdades inmutables, que proporcionaría el consuelo de una argumentación ya hecha, para utilizarla por ejemplo en nuestros debates sociales. Esta instrumentalización de los textos se une fácilmente a una lectura fundamentalista. La lectura fundamentalista toma el texto al pie de la letra y le otorga un valor intemporal: así, a lo largo de la historia de la Iglesia, ciertas prácticas (como la esclavitud, la colonización, la persecución de los judíos o incluso el machismo) han sido legitimadas invocando la Biblia" (Anne-Marie Pelletier).

En realidad, cualquiera que entre en contacto con la Biblia pronto se dará cuenta de que la Biblia tiene una función crítica. Con esto queremos decir que las Escrituras nos desafían, nos convocan, nos provocan y confunden nuestra forma de pensar y nuestras certezas. Los textos bíblicos problematizan más que responden a nuestras preguntas. En este sentido, no hay nada como la Biblia para poner a prueba nuestras falsas fidelidades y nuestra piedad mediocre.


Las Escrituras nos invitan constantemente a revisar nuestras certezas. La sabiduría ha salido en busca del hombre. Le llama la atención. Ella llama:

"¿No llama la Sabiduría? ¿No levanta la voz la Inteligencia? En lo alto de las alturas que dominan el camino, en las encrucijadas, se posa; cerca de las puertas, a la entrada de la ciudad, en las vías de acceso, grita: ¡Humanos! Os llamo, mi voz es para los hijos de los hombres. Sé sencillo, aprende a ser hábil; sé insensato, sé razonable. (Pr 8,1-5)

Pensemos en el libro de Job, que convoca a Dios al tribunal del hombre rebelde, que se debate en el escándalo del sufrimiento inocente. ¿Qué aprendemos? Que tenemos que esperar treinta y ocho capítulos para que Dios salga de su silencio, a pesar de los llamamientos desesperados de un Job que se hunde en el fango de la angustia. Y también, sorprendentemente, que los acentos blasfemos de la rebeldía de Job son más apreciados por Dios que los discursos teodiceos de sus amigos. Y también nos enteramos de que Job finalmente se rinde ante Dios: pero -debemos aceptarlo- será sin saber precisamente lo que ha entendido y visto, cuando se lleve el dedo a la boca y decida retirar su queja. El lector se siente frustrado y debe seguir esperando una respuesta más explícita de Dios.

Job. Léon Bonnat, 1880. Foto: Wikipedia


Consideremos el libro de Qoheleth, que es saturado de signos de interrogación, como: "¿Qué provecho encuentra el hombre en todas las molestias que se toma bajo el sol? (Qo 1:3) Cuestiones que desvirtúan todas las seguridades del sabio, incluso las aprendidas en el Libro: todo es persecución del viento y vanidad.

"Vanidad de vanidades, dice Qohelet; vanidad de vanidades, todo es vanidad. ¿Qué beneficio encuentra el hombre en todas las molestias que se toma bajo el sol? Una edad va, una edad viene, pero la tierra sigue en pie. El sol sale, el sol se pone, se apresura a su lugar y allí se levanta. El viento va hacia el sur, gira hacia el norte, gira, gira y se va, y en su camino vuelve el viento. Todos los ríos desembocan en el mar y el mar no se llena. Al lugar donde fluyen los ríos, es donde seguirán fluyendo. ¡Todas las palabras cansan! Nadie puede decir que el ojo no está cansado de ver, y el oído saturado por lo que ha oído. Lo que fue, será, y lo que se hizo se volverá a hacer, ¡y no hay nada nuevo bajo el sol! (Qo 1, 2-9)

¿Pero qué hacer? La evidencia está ahí, que el libro impone al lector que quiera distraerse de ella: la muerte es el destino ineludible y final de los hombres, como el de los animales. Y acusa de vanidad todo lo que el hombre llama éxito y tiene como honor.


Y no hay que creer que el relato evangélico, y con él todo el Nuevo Testamento, no lleve esta labor crítica a su cima de verdad: la condena final, que lleva a Jesús a la Cruz, tiene que ver indiscutiblemente con la forma en que habrá sacudido las falsas seguridades de la piedad, enseñado y vivido la verdadera fidelidad a la Ley denunciando sus falsificaciones. Basta con recordar las palabras de denuncia de Jesús a los fariseos hipócritas. Basta recordar que Jesús llamó Satanás a Pedro cuando quiso oponerse a la cruz de Jesús. Basta recordar que Jesús prometió el cielo a los publicanos y a las prostitutas. Basta decir que Jesús siempre se puso del lado de los pobres y de las víctimas.


De hecho, las Escrituras contrastan a los creyentes arrogantes con la humilde confianza de los que se saben pecadores. Las Escrituras nos obligan a confesar a un Dios que está siempre más allá de nosotros, cuyos pensamientos no son los de los hombres.

"Porque vuestros pensamientos no son mis pensamientos, y mis caminos no son vuestros caminos, dice el Señor. Como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que tus caminos, y mis pensamientos más que tus pensamientos. (Is 55,8-9)

Las Escrituras se dirigen a nosotros, sí, pero para invitarnos a la conversión. Nos hablan, sí, pero para enseñarnos a confrontar nuestra condición de criatura con la inaccesibilidad de Dios. Las Escrituras nos invitan a ponernos en marcha. ¿Será que nos hemos acostumbrado demasiado a leerlos y ya no percibimos la incesante llamada que nos hacen?


Emanuelle Pastore


Faites un don.png