top of page

Juan Bautista, un retrato de contrastes

Parece que la imagen que tenemos de San Juan Bautista está singularmente distorsionada... Estatuas e iconos nos muestran a un asceta arengando a la multitud, con la piel reseca por el tórrido sol del desierto de Judea... Pero, ¿basta con decir eso?

Cueva de la Natividad de Juan el Bautista, Ein Karem, Israel. Fotografía: E. Pastore


El amigo del Esposo se parece al Esposo, el que anuncia la venida del Cordero: "He aquí el Cordero de Dios..." En consecuencia, no puede manifestarse con violencia... Su nombre, Yohanan, significa Dios-hecho-gracia. ¿Cómo puede parecerse a un salvaje aquel que está lleno del Espíritu desde el vientre de su madre? ¿Cómo puede hablar palabras amargas el que se alimenta de miel? Su padre Zacarías había profetizado:

Y tú, hijito, serás llamado profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor para preparar sus caminos, para dar a su pueblo el conocimiento de la salvación mediante el perdón de sus pecados: una obra de misericordia y de ternura de nuestro Dios... para guiar nuestros pies por el camino de la paz. (Lucas 1,76-79)

El ministerio de Juan el Bautista fue un ministerio de consuelo, de retorno a Dios, de mostrar la ternura misericordiosa de Dios. Y el Midrash muestra que cuando Dios se veía obligado a hablar con dureza a su pueblo, se reponía rápidamente enviando a un profeta con palabras de consuelo; en efecto, por una parte, Jeremías decía: "Judá está desterrado después de haber sido aplastado..." (Lam 1,3); por otra parte, Isaías dijo: "El Señor reunirá a los desterrados de Israel..." (Is 11,12); Jeremías dijo: "Los caminos de Sión se enlutan..." (Jr 1,4). Pero Isaías dijo: "Una voz clama en el desierto: preparad los caminos del Señor". (Is 40,3): una profecía cumplida por Juan el Bautista (Mc 1,2-4).


El manto de Juan el Bautista era el de una "piel de camello" (Mc 1,6); Zacarías (13,4) indica que los profetas llevaban un manto de pelo a imagen de Adán y Eva, a quienes Dios vistió con la piel de una bestia después de la caída. Se trata de un manto divino que significa misericordia y no despojamiento ascético.


Juan el Bautista "comía saltamontes y miel silvestre" (Mc 1,6). El Talmud (una colección de comentarios sobre la Torá) nos dice que una variedad de saltamontes se prepara como alimento para adquirir sabiduría. En cuanto a la miel, se considera un alimento enviado por Dios, que alimenta a sus hijos. Así pues, en toda la tradición, la miel se interpreta como alimento divino; es un alimento celestial que comunica luz.


Pero, sobre todo, Juan el Bautista es el modelo de aquellos a quienes Dios consagra totalmente a preparar sus caminos. Fue separado o apartado por Dios porque fue consagrado antes de su nacimiento. El episodio de la Visitación nos dice que Juan Bautista exultó en el seno de su madre al oír el saludo de María (Lc 1, 44). Parece que no pudo sino saltar de alegría cuando el Señor estaba allí. Juan Bautista es el que se reservó para escuchar la Voz del Señor. Por eso aparece separado de todas las cosas creadas. No quería otras alegrías. Fue esta alegría la que se apoderó de él desde antes de nacer. Puesto que conoce lo que es la verdadera alegría, no puede conocer ninguna otra alegría, y a eso corresponde el aspecto de su vida que es el Desierto. "Permaneció en el desierto hasta el día de su manifestación ante Israel" (Lc 1,80). En su vida, por tanto, entre la alegría de su primer encuentro con Jesús y la alegría de su propio encuentro, el del bautismo, cuando el Amigo del Esposo "se alegrará" porque oirá la voz del Esposo, hay todo un período que es el del desierto, es decir, el del silencio de todo lo que no es Dios.


Pero es el hombre del desierto sólo porque es el hombre de la alegría espiritual. Y es el hombre de una única alegría, la de oír la Voz del Señor. Para sacudir al mundo de su indiferencia, ¿no necesitamos profetas, es decir, hombres interiormente cautivados por esta visión divina de las cosas y que puedan ser "testigos"? Un testigo es alguien que primero ha visto las cosas interiormente, a quien Dios ha introducido en la visión de las cosas. Así sucedió con Juan Bautista: Dios lo introdujo primero en el misterio de su plan, lo llevó al desierto para unirlo a su alegría.


Pero una vez que Cristo está aquí, no tiene más que desaparecer: "Es necesario que él crezca y que yo disminuya" (Jn 3,30). Su plenitud es ser simplemente la voz del que clama en el desierto, la voz que señala a Jesús y prepara su venida en el corazón de los hombres.


Marie-Christophe Maillard


bottom of page