José según las Escrituras

A José, el marido de María, le anticipa en las Escrituras otro José que también tenía sueños y que también era justo ante Dios. El juego de resonancias bíblicas nos invita a tejer vínculos entre el Antiguo y el Nuevo Testamento.

El sueño de José, vitral de la cripta de la Basílica de San José de Nazaret

Foto: E. Pastore


Este otro José es uno de los doce hijos de Jacob. Pero se diferencia de sus hermanos en que su nacimiento se atribuye enteramente a la intervención del Señor. De hecho, su madre Raquel, la esposa a la que Jacob amaba, era estéril. Un día, porque Dios se acordó de ella, dio a luz un hijo.

Entonces Dios se acordó de Raquel, la escuchó y la hizo fecunda. Concibió y dio a luz un hijo, y dijo: "Dios ha quitado mi vergüenza"; y lo llamó José, diciendo: "¡Que el Señor me añada otro hijo!" (Génesis 30:22-24)

Le puso un nombre cuyo significado es evocador: José significa literalmente "añadirá". Porque ella deseaba que el Señor le "añadiera" otro hijo (Gn 30,24). Este nombre profético se cumplió de hecho cuando Raquel dio a luz a un segundo y último hijo, Benjamín.

Boda de José y María, vitral en la cripta de la Basílica de San José, Nazaret.

Foto: E. Pastore


Sin embargo, quizás haya algo más detrás del significado de este nombre. Conocemos bien las circunstancias que llevaron a José a Egipto y al más alto rango en la corte del Faraón. Mientras el hambre asola toda la tierra durante siete largos años, el pueblo egipcio pide pan al Faraón. Su respuesta no se hace esperar: "Ve a José y haz lo que te diga."(Gn 41:55) José es el administrador de todos los graneros de Egipto. Salva a Egipto. Realmente " añadió" vida extra a todos los que le invocaron.


No sólo José, como hijo de Israel, salva a Egipto, sino que también salva a sus propios hermanos, los mismos que querían que se muriera. Superando todo deseo de venganza, José les había dicho:

"El mal que pretendían hacerme, Dios lo ha convertido en bien, para lograr lo que hoy se está realizando: salvar la vida de un pueblo numeroso. " (Gen 50:20)

Además del don del grano, también les hizo a sus propios hermanos el regalo del per-dón. Sí, José es realmente el que "añade" más.

José vendido por sus hermanos. Vitral de la Sainte Chapelle de París


Otra mención bíblica relativa a José, hijo de Jacob, merece ser mencionada. Se encuentra en el libro de los Macabeos:

"José, en el tiempo de su angustia, observó la Ley, por lo que se convirtió en señor de Egipto. " (1 M 2,53)

Sí, porque la fidelidad a la Ley de la Alianza es lo que caracteriza al hombre justo en Israel.

Dichoso el hombre que se deleita en la Ley del Señor y murmura su ley día y noche, dice el Salmo 1.
El justo crecerá como una palmera, crecerá como un cedro del Líbano; plantado en los atrios del Señor, crecerá en la casa de nuestro Dios. Cuando envejezca, seguirá dando frutos, conservará su savia y su verdor para anunciar: "¡El Señor es recto! No hay engaño en Dios, mi roca. "(Salmo 91:13-16).

Además, es por esta misma virtud de la justicia que el José del Nuevo Testamento se caracteriza sobriamente:

"José, su marido, era un hombre justo..." (Mt 1:19)

En definitiva, podemos decir que el primer José, el hijo de Jacob, da consistencia y profundidad teológica al otro José, el esposo de María y padre terrenal de Jesús.


Emanuelle Pastore

Estatua de San José a la entrada de la Basílica de San José, Nazaret

Foto: E. Pastore

Icono dar un donativo.png