Jésus, el mesías de Israel

¿Corresponde Jesús al Mesías de Israel esperado y anunciado en el Antiguo Testamento?

La pregunta que nos hacemos hoy es si hay alguna evidencia en el Antiguo Testamento de que Jesús es el Mesías. ¿Podemos considerar que Jesús cumple todas las profecías del Antiguo Testamento? La respuesta a esta pregunta tiene que ver con la forma en que leemos la Biblia. Dejemos claro desde el principio que esta cuestión ha dividido a cristianos y judíos desde el siglo I d.C. hasta hoy. El tema es extremadamente complejo. Nuestra respuesta no pretende ser exhaustiva ni apologética. Más bien, trataremos de explicar cómo una lectura cristiana de las Escrituras de Israel ha llevado al reconocimiento de la mesianidad de Jesús.


Mosáico del Cristo Pantocrator, Santa Sofía, Istanbul

Foto: E. Pastore

Jesús de Nazaret tuvo la pretensión de ser el auténtico heredero del Antiguo Testamento (de la «Escritura») y de darle la interpretación válida, interpretación ciertamente no a la manera de los maestros de la Ley, sino por la autoridad de su mismo Autor: «Enseñaba como quien tiene autoridad (divina), no como los maestros de la Ley» (Mc 1,22). El relato de Emaús resume otra vez esta pretensión: «Empezando por Moisés y por todos los Profetas, les explicó lo que en todas las Escrituras se refiere a él» (Lc 24,27). Los autores del Nuevo Testamento intentaron fundamentar en concreto esta pretensión: muy subrayadamente Mateo, pero no menos Pablo, utilizaron los métodos rabínicos de interpretación e intentaron mostrar que precisamente esta forma de interpretación desarrollada por los maestros de la Ley conducía a Cristo como clave de las «Escrituras». (Pontificia Comisión Bíblica, El pueblo judío y sus Escrituras Sagradas en la Biblia Cristiana, Prefacio)

Jesús era un judío, era un hijo de Israel y hablaba con los judíos. Sus primeros discípulos eran, por lo tanto, judíos. ¿Hace falta recordar que la primera iglesia era completamente judía? Sólo con el paso del tiempo y a medida que el Evangelio se difundió, los no judíos se unieron a las comunidades cristianas. Esto significa que los judíos, sí, creyeron en la pretensión mesiánica de Jesús. Vieron suficientes señales para reconocer que Jesús era el Mesías esperado. Sin embargo, muchos otros judíos no le dieron la bienvenida. "El mundo no lo reconoció" (Juan 1:10), escribe San Juan. Reconocer a Jesús como el Mesías de Israel no es, por lo tanto, algo que se impone o algo que puede ser demostrado por la evidencia. Si así fuera, lo sabríamos: ¡todos los judíos ya se habrían convertido en cristianos hace tiempo!


Los primeros discípulos fueron capaces de reconocer que Jesús era el mesías de Israel al confrontar dos elementos. En primer lugar, entraron en contacto con Jesús, escucharon su mensaje y fueron testigos de su vida entregada conforme a su mensaje. En segundo lugar, entendieron el significado de su vida a la luz de las Escrituras, es decir, a la luz del Antiguo Testamento. (Sobre este tema, refiérase al post: ¿Por qué los cristianos leen el Antiguo Testamento?) De modo que para los primeros cristianos, como para nosotros hoy en día, Jesús es el Mesías de Israel esperado por las Escrituras.


Leer las Escrituras a la luz de Jesucristo


Pero cuidado: el Antiguo Testamento permite muchas interpretaciones, y que no son siempre reconciliables entre sí. La interpretación cristiana de las Escrituras no siempre coincide con la interpretación judía de las mismas. Esto explica en gran medida por qué los judíos y los cristianos no comparten la misma visión de la identidad de Jesús.


Los autores del Nuevo Testamento dan testimonio del inmenso esfuerzo realizado por la joven Iglesia para explicar - primero a los judíos - cómo Jesús es el Mesías anunciado en el Antiguo Testamento.


Pablo, que era un fariseo instruido en la Ley desde la infancia, tuvo un encuentro con Jesús resucitado en el camino a Damasco. Este encuentro lo perturbó tanto que tuvo que pasar tres años en el desierto (Gal 1, 17-18), probablemente para reflexionar y meditar sobre todo lo que le había sucedido. La pregunta que tenía que responder era la siguiente: ¿Cómo cumple Jesús las Escrituras? Si Jesús es el Mesías de Israel, ¿cómo su vida, palabras y hechos cumplen las antiguas profecías? El Mesías es necesariamente el que las cumple todas. Pablo claramente logró dar respuestas a estas preguntas esenciales, ya que su conversión fue total. A su regreso de Arabia, por lo tanto, comenzó una vida de peregrinación por toda la cuenca del Mediterráneo, predicando incansablemente - especialmente en las sinagogas - y escribiendo cartas, con el fin de transmitir su comprensión de las Escrituras a la luz de Jesucristo.


Los evangelistas no hacen nada más. Cuentan, en un género biográfico muy particular, la vida de aquel que reconocieron como el esperado Mesías. Mateo, por ejemplo, no se cansa de usar fórmulas como "todo esto sucedió para que se cumpliera el oráculo del profeta...", "está escrito que...", "habéis oído que se dijo a los ancianos...", etc. Mateo se preocupa por mostrar que las Escrituras se cumplen en la persona de Jesús.


Tomemos a Lucas como otro ejemplo. En los Hechos de los Apóstoles, Lucas reporta muchos discursos dirigidos a los judíos, como los de Pedro (Hechos 2:14-36; 3:11-26), Esteban (Hechos 7:1-54) y Pablo (Hechos 13:16-43; 22:1-21). Todos estos discursos se presentan como una relectura e interpretación del Antiguo Testamento con el fin de mostrar que Jesús es el Mesías de Israel.


Distintas maneras de leer las Escrituras


Aparentemente, que Jesús es el mesías tan esperado no es tan obvio. La prueba de aquello es que se necesitan innumerables explicaciones para demostrarlo (evangelios, cartas, discursos...)! Y aún con estas explicaciones, muchos judíos no creen. ¿Dónde está el problema? Probablemente en las diferentes maneras posibles de leer el Antiguo Testamento, pero también en las diferentes ideas que la gente tenía del Mesías en el siglo I d.C... y que los judíos todavía tienen.


San Jerónimo y Santa Paula trabajando día y noche en la traducción de las Escrituras, Gruta de San Jerónimo, Basílica de la Natividad, Belén

Foto: E. Pastore


Tomemos cuatro ejemplos:


1. Según las Escrituras, el Mesías debe ser sacerdote

"El Señor ha jurado, no ha de retractarse: "Eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec." (Sal 110, 4)

Los judíos esperaban y siguen esperando un sacerdote-mesías. Sin embargo, Jesús no ofició como sacerdote en el Templo. Entonces, ¿cómo podemos argumentar que era un sacerdote? A través del episodio de Zacarías e Isabel, la prima de María, el evangelista Lucas da a entender que la familia de María era una familia sacerdotal. A través de su madre, Jesús podría quizas pertenecer al linaje de Aarón. En realidad, sólo la carta a los hebreos se refiere explícitamente al sacerdocio de Jesús al describirlo como un sumo sacerdote (Heb 4:14). Sin embargo, no es un sumo sacerdote como los sumos sacerdotes que conocemos:

"Sí, éste es precisamente el sumo sacerdote que necesitábamos, santo, inocente, inmaculado, ahora separado de los pecadores, exaltado más alto que los cielos, que no tiene la necesidad diaria, como los sumos sacerdotes, de ofrecer víctimas primero por sus propios pecados y luego por los del pueblo, porque lo ha hecho de una vez por todas ofreciéndose a sí mismo. "(Heb 7:26-27)

Jesús es un tipo de sumo sacerdote diferente a los que tallaban animales en el altar de los sacrificios. No ofrece animales, pero se ofrece a sí mismo. No lo hace por sus propios pecados, sino por los del pueblo. Es santo y está exaltado sobre los cielos. Es un hombre, pero no se confunde con los pecadores. Se eleva a un rango divino y salva a los pecadores. En resumen, Jesús es el sumo sacerdote de una manera totalmente nueva e inesperada.


2. Según las Escrituras, el Mesías debe ser rey


"Una rama saldrá del tronco de Jesé, un brote surgirá de sus raíces. Sobre él reposará el Espíritu del Señor, espíritu de sabiduría e inteligencia, espíritu de prudencia y valentía." (Is 11:1-2)

Los judíos esperaban y siguen esperando un mesías del linaje real davídico. Este rey esperado debía salvar a los israelitas de la opresión romana. Los evangelistas tratan la cuestión de la realeza de Jesús de maneras muy diferentes. Para Mateo, Jesús era del linaje davídico a través de José, que era de la tribu de Judá (cf. la genealogía de Jesús en Mateo 1). Lucas y Mateo insisten en el nacimiento de Jesús en Belén, la ciudad de origen del Rey David. Pero para Juan, la realeza de Jesús se explica de manera muy diferente: "Mi reino no es de este mundo", le dice Jesús a Pilato (Jn 18:36). Jesús no es un rey mesías que ha formado un ejército en este mundo para derrocar al invasor. Es un rey muy diferente, un rey que lucha contra el enemigo sometiéndose a él, un rey que vence al mal con el bien, un rey cuyo trono es la cruz.


Hay que admitir que el sacerdocio y la realeza mesiánica de Jesús no son fáciles de reconocer. Los judíos esperaban un glorioso Mesías rey o sacerdote. Pero no es así como se presentó Jesús. Al tomar el camino del sufrimiento y una muerte ignominiosa en la cruz, Jesús no encajaba en ninguna categoría mesiánica de su tiempo. Las re-lecturas del Antiguo Testamento por los autores del Nuevo Testamento han dado lugar a interpretaciones completamente nuevas sobre el Mesías.


3. Según las Escrituras, el Mesías debe reconstruir el Templo de Jerusalén


El Templo es el lugar de la presencia de Dios. El Templo de Jerusalén fue destruido por los romanos en el 70 CE. Nunca fue reconstruido. La expectativa mesiánica se basa en varias profecías:

"El Templo será reconstruido. " (Ezequiel 40)
"En cuanto a los hijos de los forasteros, que se apeguen al Señor para servirle, para amar el nombre del Señor, para convertirse en sus siervos, todos los que guarden el sábado sin profanarlo, firmemente apegados a mi alianza, los llevaré a mi monte santo, los llenaré de alegría en mi casa de oración. Sus holocaustos y sacrificios serán aceptados en mi altar, porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos." (Is 56:6-7)

Por supuesto, Jesús no reconstruyó el Templo de Jerusalén en el sentido material. La cuestión del Templo es tratada de manera original por el evangelista Juan y en varias ocasiones:

"Entonces los judíos respondieron y le dijeron: '¿Qué señal nos muestras de que harías esto?" Jesús les respondió: "Destruyan este santuario y en tres días lo levantaré". Entonces los judíos le dijeron: "Se necesitaron cuarenta y seis años para construir este templo, ¿y lo levantarás en tres días?" Pero estaba hablando del santuario de su cuerpo... Así que cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos recordaron que había dicho esto, y creyeron la escritura y la palabra que había dicho. "(Jn 2:18-22)

Con Juan, entendemos que el culto continúa de otra forma desde Jesús, ya que es su cuerpo resucitado el que llama templo. Es ahora en él y a través de él, es decir, en toda su persona que le rezamos al Padre. Jesús es el único mediador entre el Padre y la humanidad. Más aún, podemos decir que así como el Templo cobijó la presencia divina, ahora es en Jesús donde la presencia del Padre descansa.


Es en él donde ahora nos podemos encontrar con el Padre, y no en un templo hecho de piedras y situado en un lugar específico. Esta convicción reaparece en el encuentro entre Jesús y la mujer samaritana. Es que los judíos estaban debatiendo con los samaritanos sobre la ubicación del Templo:

"Jesús le dijo: 'Créeme, mujer, se acerca la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. ... Pero se acerca la hora, y es ahora, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad, pues tales son los adoradores que el Padre busca. Dios es espíritu, y los que adoran deben adorar en espíritu y verdad." (Juan 4:21.23-24).

Jesús, como es su costumbre en el evangelio de Juan, usa palabras que están en un registro completamente diferente al de sus oyentes. Estos últimos esperan una respuesta concreta y material sobre el Templo de piedra, el Templo de Jerusalén, pero Jesús responde transponiendo su expectativa a su propia persona, al Templo que es su Cuerpo.


A esto se añade al menos otra dificultad (muy grande) para los Judíos: la reivindicación mesiánica de Jesús adquiere una dimensión divina. Jesús no sólo establece un nuevo culto en un nuevo Templo, sino que él mismo afirma que es uno con el Padre (Jn 10:30). Para los judíos, esto es una blasfemia, ya que ningún hombre puede hacerse igual a Dios. Por lo tanto, es comprensible que las cuestiones teológicas que dividen a judíos y cristianos están lejos de ser triviales. Tocan el corazón de la fe cristiana. Fueron objeto de los grandes debates cristológicos y trinitarios de los primeros siglos de la Iglesia. Ocuparon a los teólogos de la Edad Media y siguen siendo objeto de desarrollos hoy en día.


4. Según las Escrituras, el Mesías debe traer la paz definitiva a la tierra


"Qué hermosos son en las montañas los pies del mensajero de la paz, el mensajero de la buena nueva que anuncia la salvación, que dice a Sión: 'Tu Dios reina'." (Is 52:7)
"Entonces los habitantes de las ciudades de Israel irán y arderán y entregarán al fuego las armas y escudos, arcos y flechas, jabalinas y lanzas. Harán fuego con ellos durante siete años. "(Ez 39:9)

Cuando miramos a nuestro mundo, es obvio que la guerra y el sufrimiento no han sido eliminados. Para los judíos, la llegada de Jesús no cambió nada. Por lo tanto, no puede ser el Mesías. De hecho, en la superficie, nada ha cambiado. ¿Pero es tan seguro? ¿Cuál fue el mensaje de Jesús sobre el problema del mal? Con sus palabras y con su ejemplo de vida dada, sin hacer el mal por el mal, sino perdonando, Jesús abre un camino de paz más poderoso que el de la violencia. Con su resurrección muestra que la muerte ha sido superada. En Jesús se nos dan los medios para atravesar en la paz las injusticias y los dramas de nuestras vidas. A esto hay que añadir que Jesús cura todas las heridas, ya en este mundo, para aquellos que han experimentado su encuentro. Así que, sí, podemos decir que todo ha cambiado realmente con él! Esa es la fe de los cristianos.


Para concluir


Los cristianos reconocen a Jesús como el Mesías de Israel leyendo la Biblia. Pero no es el juego de correspondencias literarias entre los dos testamentos lo que permite saberlo. Porque el Reino que Jesús inaugura se sitúa tanto en la continuidad, como en la ruptura con lo viejo, ya que lo que establece es radicalmente nuevo. Por lo tanto, no basta con leer para creer. El encuentro con Jesús vivo y resucitado es ante todo una cuestión de fe.


Emanuelle Pastore


Para profundizar



  • Conferencia del p. E. Morin : "Jesús, el mesías de Israel, según san Pablo"

Jesús el mesías de Israel según Pablo E
Download • 49KB

17 vistas

Entradas Recientes

Ver todo
¡Suscríbete para estar informado por email sobre las nuevas publicaciones!