Increíble cruz que se levanta de un candelabro en Laodicea

Aquí está la cruz que parece surgir y crecer sobre el candelabro de siete brazos. ¿Una figura del cristianismo que surge del judaísmo? Esta representación se encontró en una columna entre las ruinas del ninfeo de Laodicea (Turquía). Dice mucho de los primeros siglos del cristianismo.

Candelabro con una cruz en la parte superior. Primer siglo. Laodicea, Turquía.

Foto: Marco Ansaloni.


Laodicea, una ciudad, una comunidad


La ciudad de Laodicea fue fundada por el rey seléucida Antíoco II hacia el año 250 a.C. Desde entonces, se ha establecido allí una comunidad judía. En el año 62 a.C., la colecta de oro que los judíos habían hecho para pagar el impuesto del Templo de Jerusalén fue confiscada por los romanos. En el siglo I, esta comunidad judía contaba con unos 7.500 miembros, sin contar las mujeres y los niños.

Laodicea. Calle principal, teatro y basílica bizantina (siglo V) con baptisterio y mosaicos.

Fotos: E. Pastore


El cristianismo se desarrolló primero dentro de las comunidades judías, como la de Laodicea. Pablo menciona la comunidad cristiana de Laodicea que se reunía en la casa de Ninfa. Pide que se lea su carta a los Colosenses a los cristianos de Laodicea.

Saludad a los hermanos de Laodicea, y también a Ninfa y a la iglesia reunida en su casa. Y cuando esta carta se lea en tu casa, procura que se lea también en la iglesia de Laodicea; lee también la carta que te llegará de Laodicea. (Col 4,15-16)

Esta cruz que se eleva desde el candelabro de siete brazos podría ser un recordatorio de la comunidad a la que se dirige Pablo. ¡Extraordinario testimonio de estos primeros cristianos!


La ciudad fue finalmente abandonada tras un gran terremoto a principios del siglo VII.


Interpretación del símbolo de la cruz puesta en el candelabro


No, la cruz no sustituye al candelabro, sino que se enraíza en él. Además, Pablo nunca dejó de reivindicar su origen judío mientras se convertía en cristiano. La alegoría que mejor expresa esta relación fue desarrollada por Pablo en su carta a los Romanos, a saber, la del olivo, algunas de cuyas ramas han sido cortadas, mientras que otras han sido injertadas:

1Y digo yo: ¿Acaso habrá desechado Dios a su pueblo? De ningún modo: que también yo soy israelita, de la descendencia de Abrahán, de la tribu de Benjamín. 2Dios no ha rechazado a su pueblo, al que había elegido de antemano. ¿O es que no sabéis lo que dice la Escritura cuando Elías se queja a Dios contra Israel? (...) 11Digo, pues: ¿acaso cometieron delito para caer? De ningún modo. Lo que ocurre es que, por su caída, la salvación ha pasado a los gentiles, para darles celos a ellos. 12Pero si su caída ha significado una riqueza para el mundo y su pérdida, una riqueza para los gentiles, ¡cuánto más significará su plenitud! 13Ahora bien, a vosotros, gentiles, os digo: siendo como soy apóstol de los gentiles, haré honor a mi ministerio, 14por ver si doy celos a los de mi raza y salvo a algunos de ellos. 15Pues si su rechazo es reconciliación del mundo, ¿qué no será su reintegración sino volver desde la muerte a la vida?16Si las primicias son santas, también lo es la masa; y si la raíz es santa, también lo son las ramas. 17Por otra parte, si algunas de las ramas fueron desgajadas, mientras que tú, siendo olivo silvestre, fuiste injertado en su lugar y hecho partícipe de la raíz y de la savia del olivo, 18no te enorgullezcas en contra de las ramas. Y si te enorgulleces, piensa que no eres tú quien sostiene a la raíz, sino que la raíz te sostiene a ti. 19Pero objetarás: las ramas fueron desgajadas para que yo fuera injertado. 20De acuerdo: fueron desgajadas por su incredulidad, mientras que tú te mantienes por la fe; pero no te engrías por ello; más bien, teme. 21Pues si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ver si tampoco te perdona a ti. 22En fin, considera la bondad y la severidad de Dios: severidad con los que cayeron; contigo, bondad de Dios, si permaneces en la bondad; de otro modo, también tú serás desgajado. 23En cuanto a aquellos, si no permanecen en la incredulidad, serán injertados, pues Dios es poderoso para volver a injertarlos. 24Porque si tú fuiste cortado del olivo silvestre natural, para ser injertado, contra tu naturaleza, en un olivo excelente, ¡cuánto más serán injertados ellos, según su naturaleza, en su propio olivo!25Pues no quiero que ignoréis, hermanos, este misterio, para que no os engriáis: el endurecimiento de una parte de Israel ha sucedido hasta que llegue a entrar la totalidad de los gentiles 26y así todo Israel será salvo, como está escrito: Llegará de Sión el Libertador; alejará los crímenes de Jacob; 27y esta será la alianza que haré con ellos cuando perdone sus pecados. 28Según el Evangelio, son enemigos y ello ha revertido en beneficio vuestro; pero según la elección, son objeto de amor en atención a los padres, 29pues los dones y la llamada de Dios son irrevocables. (Rm 11,1-29)

Este es un texto maravilloso, aunque no es fácil. Apunto algunas ideas principales.


  • Dios no rechaza a su pueblo, el pueblo judío (aunque su pueblo no deje de rechazarlo, dice Pablo), porque Dios guarda en el corazón de este pueblo un remanente fiel que no lo rechaza, un remanente que se adhiere al mesías: son los primeros judeocristianos. Paul es uno de ellos.

  • Los otros judíos, los que no aceptaron a Cristo, estaban endurecidos. Según Pablo, este endurecimiento es una oportunidad para llevar la salvación a las naciones y para que éstas vuelvan a evangelizar a la parte endurecida de Israel. La salvación de las naciones gentiles está ligada al rechazo de los judíos. Es por este rechazo judío (aún presente y permanente) que las naciones reciben el evangelio. Esto sigue siendo así hoy en día. Básicamente, Pablo da un sentido positivo al rechazo judío. Rehabilita a Israel. El problema del rechazo de Israel tiene sentido. El propósito de Dios se nos escapa, ya que utiliza el rechazo de unos para evangelizar a otros. Su sabiduría va más allá del entendimiento humano.

  • Luego viene la alegoría del olivo con sus dos tipos de ramas. Las ramas que se rompen, pero no se separan, son los judíos endurecidos. Estas ramas se volverán a unir, dice Pablo. Pero mientras tanto, en su quebranto, se injertan otras ramas: son los paganos-cristianos.

Olivo cerca de Belén con una rama injertada y otras ramas que crecen desde la raíz.

Fotos: BiblePlaces


Algunas implicaciones para hoy


  1. Hay ramas que son Israel, hay ramas que son las naciones. ¿Dónde está la Iglesia? El conjunto de este árbol es el pueblo de Dios que es Israel y la Iglesia", escribe Benedicto XVI.

  2. La Iglesia no es la asamblea de los gentiles en la que han entrado algunos judíos. Es lo contrario: la Iglesia es la asamblea de Israel en la que se han injertado muchos gentiles.

  3. Las ramas judías que se unieron a Cristo siguen siendo judías, como María, José, los apóstoles, Pablo...

La alegoría del olivo en la carta de Pablo a los romanos es una especie de antídoto contra la teoría de la sustitución: el cristianismo no pretende suplantar al judaísmo.

Emanuelle Pastore

Faites un don.png