top of page

¡Gilgamesh está de regreso!

Una pintura callejera en Montrouge (Francia) merece la atención de los que pasan por allí. Representa a los dos protagonistas de una antigua joya de la literatura mesopotámica. Son Gilgamesh y Enkidu. La razón por la que quiero contárselo es porque esta historia no es ajena a la Biblia...

¿Qué es un mito?


El mito babilónico de Gilgamesh sigue de actualidad. ¿Qué es un mito? Es una historia que pretende contar el origen de lo que existe, explorar la complejidad del mundo en que vive el ser humano. El mito tiene una función explicativa. Un ejemplo: los relatos de los primeros capítulos del libro del Génesis son historias míticas que tratan de explicar la aparición del planeta y la humanidad, la dualidad del hombre y la mujer, su condición de vida e incluso el problema del mal.


¿De qué trata el mito de Gilgamesh?


El mito de Gilgamesh es una de las obras más antiguas de la humanidad. Se remonta a los siglos XVIII-XVII a.C., pero las tablillas que se conservan datan del siglo VIII a.C. La historia habla de una población que se rebela contra su rey, Gilgamesh. Gilgamesh es extremadamente fuerte, tanto que esclaviza a su población. Es intratable, tanto que los dioses deciden enviar a la Tierra a una criatura llamada Enkidu. Enkidu es tan poderoso como Gilgamesh, por lo que es capaz de contrarrestarlo. Al principio, Gilgamesh y Enkidu se enfrentan y luchan entre sí, antes de convertirse en verdaderos amigos cuando aprenden a complementarse. Se convierten en amigos inseparables, unidos por un perfecto amor de amistad. Pero un día, Enkidu muere. Es el drama del amor humano que se ve impedido por la muerte. Así que Gilgamesh parte en busca de la eternidad. Conoce a un personaje que le habla del diluvio y le habla de una planta que da la vida eterna. Gilgamesh finalmente lo encuentra, cuando se lo roba una serpiente. La moraleja de la historia es que Gilgamesh comprende que no está en la naturaleza del hombre ser inmortal, y que tal búsqueda es inútil. En cambio, hay que disfrutar de los placeres de la vida presente.


Es fácil ver que esta historia trata del enigma del amor y la muerte, del drama de la condición humana. Por eso este mito no ha pasado de moda.


¿Qué tiene esto que ver con la Biblia?


Esta gran narración tiene muchos puntos de contacto con los relatos bíblicos. Cabe señalar que algunos escritores bíblicos, especialmente los que trabajaron en Babilonia a partir del siglo VI a.C., tuvieron acceso a la literatura mesopotámica. Por ello, algunos relatos bíblicos se compusieron como reacción a estos mitos, considerados paganos. Así, algunos relatos bíblicos se inspiran en el mito de Gilgamesh, al tiempo que lo impregnan de las creencias de Israel.


Por ejemplo, la historia del diluvio en Gn 6-9 con Noé es una variación del tema de las inundaciones tan comunes en las regiones del Éufrates. Para más detalles entre el diluvio de Noé y el diluvio de Gilgamesh, haz clic aquí.


Habrás observado que Gilgamesh busca el árbol de la vida, ese árbol misterioso plantado también en el corazón del jardín del Edén, según Gn 2. Como para Adán y Eva expulsados del jardín y para quienes el árbol de la vida sigue siendo inaccesible, así Gilgamesh se ve obligado a aceptar su condición mortal.


También está la presencia de la serpiente en ambas historias. Por un lado, la serpiente roba a Gilgamesh el árbol de la inmortalidad. Por otra parte, la serpiente hace que la mujer, y luego el hombre, coman del fruto prohibido, lo que los aleja para siempre del árbol de la vida. En ambos casos, este pequeño animal es considerado el autor u origen de todas las desgracias, la peor de las cuales es la muerte.


El lenguaje del mito no ha perdido su pertinencia para evocar los grandes enigmas de la vida humana, ¡que siguen siendo los nuestros! Si vienes a Montrouge, ¡no te pierdas Gilgamesh!


Emanuelle Pastore

Commentaires


bottom of page