Espiritualidad de los Salmos: Condúceme en el camino de la eternidad - Salmo 138 (139)

Los salmos nos invitan a rezar. Fueron concebidos y escritos con este fin, pero hay que tomarse la molestia de entrar en su vocabulario, en su lenguaje, en definitiva, en toda su dimensión. El Salmo 138 es una hermosa puerta de entrada a este rico y colorido universo que son los 150 salmos del salterio. 01 ¡Me escudriñas, oh Señor (Yahvé), y sabes! 02 Sabes cuándo me siento, cuándo me levanto; desde lejos penetras en mis pensamientos. 03 Ya sea que camine o descanse, ves, todos mis caminos te son familiares. 04 Antes de que una palabra llegue a mis labios, ya lo sabes, oh Señor. 05 Vas delante de mí y me buscas, me abrazas, has puesto tu mano sobre mí. 06 ¡Conocimiento prodigioso que me sobrepasa, una altura que no puedo alcanzar! Estos primeros versos están llenos de verbos que indican que Dios está atento a todo lo que le sucede al hombre, pues es precisamente Dios el sujeto de estos verbos: conocer, saber, discernir, ver. Sí, Dios conoce los pensamientos humanos más profundos. Nada se le escapa, como indican las diferentes formas de estar en la vida: sentarse, estar de pie, caminar, descansar. "Su mano está sobre mí", dice el salmista. Es una mano cuidadosa y protectora. El verso 6 utiliza un oxímoron: literalmente, "conocimiento incomprensible". Con ello se quiere subrayar que Dios está más allá de nosotros, pues está rodeado de misterio. Él nos conoce perfectamente, pero nosotros le conocemos sólo parcialmente. 07 "¿Dónde puedo ir, lejos de tu aliento? ¿Dónde puedo huir, lejos de tu rostro? 08 "Subo a los cielos, y allí estás tú; desciendo a los muertos, y allí estás tú. 09 "Tomo las alas de la aurora y me poso más allá de los mares: 10 hasta allí me lleva tu mano, me sostiene tu diestra. El versículo 7 habla de que el aliento y el rostro de Dios son accesibles desde cualquier lugar. Arriba, en los cielos, es decir, en la esfera divina, y abajo, en el Seol, es decir, el lugar de descanso de los muertos, está presente. Tras este movimiento de verticalidad sigue un movimiento de este a oeste: el amanecer indica la salida del sol, mientras que más allá de los mares indica el oeste en relación con Israel. En resumen, nada escapa a Dios, ningún rincón del mundo terrenal o celestial. Y luego la mano de Dios reaparece dos veces más en el v. 10 para reiterar el cuidado, la guía y la protección de Dios. Nada más concreto que el lenguaje de la Biblia para evocar la presencia divina. 11 Dije: "¡La oscuridad me aplasta! "12 Incluso las tinieblas no son tinieblas para ti, y tanto la noche como el día son luz. El salmista expresa su experiencia de la oscuridad de su propia vida, una experiencia conocida por todos nosotros. Está aplastado por las preocupaciones y las dificultades. Y paradójicamente, allí, en el corazón de la oscuridad, experimenta la luz. Para Dios, la oscuridad no es oscura. Como en Is 42,16, Dios tiene el poder de convertir las tinieblas en luz para los ciegos. O, dicho de otro modo, con Dios, la oscuridad es tan clara como el día... 13 Tú creaste mis entrañas, me tejiste en el vientre de mi madre. 14 Sé que soy una maravilla ante ti, un ser asombroso: 15 No se te ocultaron mis huesos cuando fui formado en secreto, formado en las entrañas de la tierra. 16 Todavía estaba inacabado, tú me viste; en tu libro estaban escritos todos mis días, contados antes de que uno fuera. El salmista discierne la presencia de Dios en la oscuridad del vientre, que compara con las entrañas de la tierra. Sí, el vientre de la madre se compara con el gran laboratorio divino. En lo más íntimo, en lo más secreto, donde surge la vida, Dios estaba actuando. Este trabajo de creación se describe a través de la actividad de tejer. Ahora bien, tejer implica una acción lenta, paciente, precisa y silenciosa. Dios se tomó su tiempo. Y el tiempo le pertenece. Cada uno de nuestros días está escrito en el libro de cuentas de Dios. Ninguno de nuestros días le es indiferente. A sus ojos, toda acción tiene valor y Dios, sí, es consciente de ello.

17 ¡Qué duros son tus pensamientos para mí, oh Dios! ¡Qué grande es la suma de ellos! 18 Los cuento: ¡más que la arena! Me despierto: todavía estoy contigo. En contraste con Dios, que lo conoce todo, el salmista guarda un gran respeto por los pensamientos y opiniones de Dios, que permanecen misteriosos para él. El secreto de Dios es difícil de penetrar. Si no fuera así, ¿sería realmente Dios? No hay frustración para el salmista, sino admiración por la grandeza de Dios, especialmente porque Dios mira a su criatura desde lo alto y se preocupa por ella. No un Dios aplastante, sino un Dios condescendiente. 19 Dios (Yahvé), ¡si quieres eliminar a los impíos! ¡Hombres de sangre, apartaos de mí! 20 Tus adversarios profanan tu nombre; lo utilizan para destruir. 21 ¿Cómo no vas a odiar a tus enemigos, Señor, y no vas a aborrecer a los que te atacan? 22 Los odio con un odio perfecto; los tengo como a mis propios enemigos. Uno se pregunta por qué, de repente, en medio de una contemplación tan hermosa sobre el hombre y Dios, el salmista cambia de tono y pronuncia palabras de odio. Sus palabras se dirigen contra aquellos que son enemigos o adversarios de Dios. El impío es el que profana el nombre divino. ¿Qué significa esto? Para responder, podemos remitirnos a la oración cristiana por excelencia que repite toda la importancia del Nombre divino: "Santificado sea tu Nombre". Así, profanar el Nombre divino es hacer lo contrario de su voluntad y, de hecho, retrasar la llegada de su reino. No puede haber medias tintas cuando se trata de la fidelidad a Dios, por lo que el salmista se distingue claramente de los impíos. Observemos, además, que en el verso 19, al igual que en el verso 1, el salmista pronuncia el Nombre que Dios mismo reveló a Moisés en el Sinaí (Éxodo 3): Yahvé, que significa "El que es". 23 "Examíname, oh Dios, y conocerás mis pensamientos; pruébame y conocerás mi corazón. 24 Mira si tomo el camino de los ídolos, y guíame por el camino de la eternidad El salmo termina con una petición a Dios: "examíname", "pruébame", "conóceme", "mírame". Estos cuatro verbos evocan por última vez el conocimiento de Dios hacia nosotros. En la Biblia, el conocimiento nunca es un conocimiento externo. Esto se refleja en este salmo: Dios nos conoce desde dentro, desde lo más profundo, pero sin forzar nunca el paso. Finalmente, nuestra vida se concibe como un camino. Este camino puede tomar dos direcciones opuestas: el camino de los ídolos o el camino hacia el verdadero Dios. Es en este segundo camino donde Dios mismo nos llama y nos guía siempre, si es que se lo pedimos.

Meditación libre a partir del salmo 138 (139), E. Pastore.

La hermosa oración de san Patricio expresa, a la manera del salmo, la idea de la presencia de Dios en todo lugar y en todo momento: Cristo ante mí, Cristo detrás de mi, Cristo alrededor de mí, Cristo hoy dentro de mí, y fuera de mí, Cristo el humilde y el manso, Cristo el todopoderoso en el corazón de cada uno a quien habla, en la boca de cada uno que me habla, en todos los que pasan cerca de mí o me ven o me oyen. (San Patricio)


Emanuelle Pastore


Faites un don.png