En Magdala, una piedra extraordinaria atestigua el recorrido de Jesús

Hace unos diez años, durante una excavación arqueológica en el sitio de Magdala, en Galilea, salió a la luz la sinagoga de la ciudad que data del siglo I. Según los Evangelios, Jesús predicaba en las sinagogas de los alrededores del lago de Tiberíades. Probablemente también en la de Magdala. Una magnífica piedra constituye parte del tesoro arqueológico de la sinagoga de Magdala. Descúbrela.


¿Dónde está Magdala?


Magdala era una ciudad del siglo I situada a orillas del lago Tiberíades, en el camino hacia Cafarnaúm.

Mapa de Palestina en la época de Jesús y ministerio de Jesús alrededor del lago Tiberíades. Ilustraciones: Access Foundation (libre de derechos)


Las ruinas de la ciudad fueron descubiertas en 2009. Magdala era también la ciudad natal de María Magdalena. La ciudad contaba con un importante puerto. Su actividad principal era la pesca.

Jesús recorrió toda Galilea, enseñando en sus sinagogas, proclamando el Evangelio del Reino y curando toda enfermedad y dolencia entre la gente. (Mt 4:23)

En la época de la gran revuelta judía (66-70), Flavio Josefo nos cuenta que la ciudad era un centro activo de rebeldes judíos. Fueron aniquilados por las tropas de Vespasiano dirigidas por su hijo Tito. La ciudad fue probablemente destruida en esta ocasión. Para saber más sobre el contexto histórico bajo el dominio romano, visite nuestra página especial aquí.

Zona arqueológica de Magdala y mosaico

Fotos: Universidad Anáhuac y E. Pastore


En el siglo IV d.C., Santa Elena, la madre del emperador Constantino, fue a Magdala e hizo construir una basílica sobre las ruinas de lo que creía que era la casa de María Magdalena.

Vista de Magdala y el lago Tiberíades desde el monte Arbel

Foto: E. Pastore


¿Cuáles eran las funciones de una sinagoga en la época de Jesús?


En el siglo I de nuestra era, todas las funciones de la sinagoga estaban íntimamente relacionadas con la Torá (los cinco primeros libros de la Biblia). La lectura de la Ley, su interpretación y su estudio constituían el centro de las reuniones sabatinas y la formación permanente del pueblo en los mandamientos y costumbres de sus antepasados. Los rollos de la Torá, que ocupaban un lugar destacado en la sala de reuniones, conferían un carácter sagrado a todo el edificio. La sinagoga ofrecía un espacio para la celebración de las fiestas prescritas y las comidas litúrgicas, para la recogida de primicias y fondos. También se utilizaba para el cuidado de los necesitados, especialmente de las viudas y los huérfanos, y como refugio para los peregrinos. El edificio también albergaba la escuela local, así como la sala del ayuntamiento donde se tomaban las decisiones políticas. Funcionaba como un tribunal de justicia en el que se aplicaban las leyes de la Torá, se dictaban sentencias y se imponían castigos, además de ser un lugar para la oración personal y comunitaria.

Rollo de la Torá. Foto: Lugares de la Biblia


En otras palabras, la sinagoga era a la vez el centro espiritual, proporcionando un vínculo con el Templo de Jerusalén, y el centro de la vida pública. La vida social y la vida religiosa eran inseparables. La identidad del pueblo judío no puede separarse de su conciencia de la elección y la alianza divina en el Monte Sinaí. La Torá, como Ley de la Alianza, impregna la vida de todo individuo desde su inicio hasta su final.


¿Cómo era una sinagoga en la época de Jesús?


Todas las sinagogas del siglo I que se han descubierto hasta ahora constan de una sala principal rectangular o cuadrada. Los bancos estaban dispuestos junto a tres o cuatro paredes. Esta configuración atraía la mirada de toda la asamblea hacia el centro de la sala, lo que demostraba que la sinagoga de Judea no se parecía a los templos paganos. Los templos paganos estaban orientados hacia la estatua de la divinidad, que estaba alejada del público. La sinagoga, en cambio, se parece más a las estructuras de reunión pública como el ecclesiasterion o el bouleterion, cuya finalidad era la discusión libre entre los sentados que escuchaban los discursos pronunciados desde el centro de la sala.

En el centro de la foto, la Sinagoga Magdala. 2009.

Foto: Bible Places


La piedra de la sinagoga encontrada en Magdala


Dentro de la sinagoga se encontró una piedra extraordinaria. La piedra tiene una combinación única de símbolos que no se han encontrado en ninguna otra sinagoga del siglo I hasta ahora. Ha atraído la atención de muchos estudiosos y existe un debate permanente sobre el significado de las diversas representaciones que aparecen en ella, así como sobre la función que pudo tener la piedra en el contexto de la sinagoga.

La piedra es de piedra caliza dura y mide 55 x 67 cm, con una altura de 33 cm. Se apoya en cuatro pies anchos de 7 cm y la parte trasera es ligeramente más alta que la delantera. Todos sus lados, excepto la parte trasera, están decorados en relieve.


En la parte frontal hay un candelabro de siete brazos (menorá) sobre una base trípode y un cuadrado decorado, rodeado por dos jarras. Probablemente sea una representación en miniatura del Templo de Jerusalén.

Ilustración: D. Shalem en AVIAM - BAUCKHAM, "The Synagogue Stone", p. 138.


En efecto, la figura cuadrada bajo la menorá podría representar el incienso o el altar de oro, que estaba en el Hekhal (la parte interior del Templo, fuera del Santo de los Santos) o el altar de los sacrificios, que estaba en el patio de los sacerdotes, delante del Templo. También se han dado diferentes interpretaciones a las tinajas, como que contenían aceite o agua para los sacrificios, pero casi todas coinciden en la idea de que se utilizaban para el servicio del Templo. Con las dos columnas que rodean cada lado y el arco que cubre toda la escena, el relieve da la impresión de que se está mirando desde el patio de los israelitas hacia el mismo edificio del Templo. Descubra el Templo de Jerusalén haciendo clic aquí.


Los lados son casi idénticos y representan motivos arquitectónicos que la mayoría de los estudiosos consideran dos filas de columnas, aunque otros los han identificado como gavillas de cebada o trigo, que habrían sido llevadas al Templo durante la fiesta de Shavuot (fiesta de la cosecha). Los dos objetos colgantes en el extremo norte de estos lados se han interpretado principalmente como lámparas de aceite o recipientes de incienso.

Ilustración: D. Shalem en AVIAM - BAUCKHAM, "The Synagogue Stone", p. 138.


La cara posterior muestra dos motivos circulares entre tres columnas, que los excavadores interpretaron como rosetas. Pero la mayoría de los estudiosos los interpretan como dos ruedas con llamas o chispas de fuego debajo.

Ilustración: D. Shalem en AVIAM - BAUCKHAM, "The Synagogue Stone", p. 138.


Esto se ha visto como un símbolo del carro de fuego o trono de Dios, tal como se describe en los últimos libros del Antiguo Testamento, por ejemplo en Daniel 7:9-10; Ezequiel 1:15-20 u otros libros contemporáneos como 1 Enoc o el Canto del Sacrificio del Sábado de los Rollos del Mar Muerto. En cierto sentido, presenta artísticamente la presencia del Todopoderoso y da una visión simbólica del Santo de los Santos, al que sólo tenía acceso el Sumo Sacerdote una vez al año, en Yom Kippur.

15 Vi a los Vivientes: había una rueda en el suelo junto a cada uno de los Vivientes para sus cuatro caras. 16 Estas ruedas y sus partes brillaban como la crisolita. Los cuatro tenían la misma forma. El aspecto de sus elementos era tal que las ruedas parecían estar entrelazadas entre sí. 17 Cuando avanzaban, lo hacían en las cuatro direcciones; avanzaban sin apartarse. 18 Su circunferencia era grande y temible, llena de brillos alrededor de cada una de las cuatro ruedas. 19. Cuando los Vivientes avanzaban, las ruedas avanzaban junto a ellos; cuando los Vivientes se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban. 20 Donde el espíritu quería ir, iban, y las ruedas se elevaban con ellas: ¡el espíritu del Viviente estaba en las ruedas! (Ezequiel 1:15-20)
09 Miré más allá, y había tronos, y un anciano sentado; su manto era blanco como la nieve, y el pelo de su cabeza como lana sin mancha; su trono estaba hecho de llamas de fuego, con ruedas de fuego ardiente. (Dan 7:9)

El mayor debate está en la cara superior de la piedra. En el centro hay una gran roseta de seis pétalos enmarcada por otros seis pétalos del mismo tamaño entre dos grandes objetos que la mayoría de los estudiosos consideran palmeras. Otra interpretación sugiere que la piedra es un cepillo utilizado en el servicio del Templo para limpiar los altares de las cenizas de los sacrificios.

Ilustración: D. Shalem en AVIAM - BAUCKHAM, "The Synagogue Stone", p. 138.


Las cuatro esquinas de la mesa muestran que al principio había algo más alto, que sobresalía de la superficie, que fue cincelado en una segunda etapa, dejando una elevación desigual. Es posible que originalmente fueran cuernos, como los de los altares.

Reproducción del altar de cuernos de Bersheva

Foto: E. Pastore


Alrededor del rosetón hay doce objetos más pequeños de diferentes formas, la mayoría por pares, mientras que un elemento en forma de corazón se repite seis veces en diferentes tamaños. Aunque la mayoría de los estudiosos creen que podría ser una representación de la mesa de los panes de oblación, que no está representada en el relieve anterior, hay desacuerdo sobre la interpretación de los panes.

Representación de la mesa de los panes de oblación

Foto: Bible Places


La parte central del relieve podría representar el velo que separaba el Santo de los Santos. Lo que otros han interpretado como palmeras, puede verse como columnas con capiteles en forma de palmera a los lados del velo. Según 2 Crónicas 3:14, el velo del Tabernáculo y el del Templo de Salomón estaban decorados con imágenes de querubines:

Salomón hizo la cortina de púrpura violeta y roja, de carmín y de lino; y la realzó con querubines. (2 Crónicas 3:14)

Representación de la cortina con los querubines y que separaba el santo de los santos donde se encontraba el arca de la alianza.


Pero la descripción que hace Josefo de la decoración del velo del Tabernáculo difiere del texto bíblico. En su relato, los querubines son sustituidos por flores y otros motivos no figurativos. La ausencia de cualquier forma de arte figurativo (culto o decorativo) podría explicar la representación de los querubines en la piedra de la Magdalena como flores y otros motivos no figurativos. Esta interpretación del rosetón como símbolo del velo o cortina del Templo es aleccionadora y explicaría por qué el rosetón era el símbolo más utilizado en el arte judío del siglo I de nuestra era. Consulte nuestra página sobre el motivo de la flor de doce pétalos.


¿Para qué se utilizó la piedra de la sinagoga de Magdala?

Algunos especialistas coinciden en que la piedra podría haber servido como "trono de Moisés", pero no para el funcionario de la sinagoga, si no para el propio rollo de la Torá, que podría haber sido colocado sobre él, antes de ser entregado al lector, que lo recibía de pie.


Izquierda: Reconstrucción de la supuesta mesa de lectura de la Torá por M. Aviam. Dibujo de D. Shalem.





Emanuelle Pastore

Fuente: Johanna Von Siemens, The Fonctions of the Synagogue, 2021.


Puesta de sol en el lago de Tiberíades

Photo: Bible Places


Icono dar un donativo.png