El sello de un siervo real y el símbolo del león en la Biblia

En 1904 se encontró un magnífico sello durante unas excavaciones arqueológicas en Megiddo. Tras su descubrimiento, el sello fue enviado como regalo a la colección del sultán otomano en el Palacio Topkapi de Constantinopla, la capital del Imperio del que Palestina era una de las provincias. La pieza ha desaparecido desde entonces. Era de piedra de jaspe, probablemente engastada en un anillo, aunque era grande (37 x 27 x 17 mm). El único recuerdo que queda es una copia realizada en bronce (abajo), expuesta en el Museo Rockfeller, en Jerusalén. Pero... ¿a quién pertenecía este sello? ¿Qué representa el león? ¿Qué significan las inscripciones?

Representación en bronce del sello descubierto en Megiddo en 1904.

Foto: Autoridad de Antigüedades de Israel


Las inscripciones


Las inscripciones dicen: "Perteneciente a Shema, siervo de Jeroboam". Probablemente se refiera a Jeroboam II, gobernante del reino del norte (Israel) en el siglo VIII a.C.


Línea 1: LŠM‘

Traducción: de Šm‘

Línea 2: ‘BD YRB‘M

Traducción: servio de Yrb‘m


¿Qué sabemos del reino de Israel en el siglo VIII a.C.?


A principios del siglo VIII, bajo el dominio asirio, el reino del norte (Israel) alcanzó un cenit de prosperidad económica, expansión territorial e influencia diplomática. La arqueología lo demuestra en los ostraca con inscripciones hebreas, encontrados en el palacio de Samaria (capital del reino del norte), y cuyas listas de productos agrícolas y de funcionarios reales atestiguan una sólida organización económica y burocrática. Los marfiles finamente tallados de Samaria atestiguan una eflorescencia de obras de arte inspiradas en el estilo fenicio. El sello real de Sema es indicativo del desarrollo de una burocracia regional; data del reinado del rey del norte Jeroboam II (784-748 a.C.), este magnífico sello representa un león rugiente con la inscripción hebrea: "Esto pertenece a Sema, el siervo de Jeroboam". "Los importantes edificios de Meguido son los restos de una actividad comercial a gran escala, lucrativa y especializada. En cuanto a las enormes puertas de la ciudad, las poderosas fortificaciones y los complejos sistemas de acueductos subterráneos, descubiertos en Hazor y Megiddo, atestiguan una impresionante capacidad en la realización de grandes obras públicas.


¿Quién era el rey Jeroboam II?


Sólo sabemos de este rey lo que nos dice el relato bíblico. Es un personaje ambivalente, ya que por un lado hizo lo que disgustaba al Señor, y por otro lado también logró hazañas que permitieron la supervivencia del reino:

"En el año quince de Amasías hijo de Joás, rey de Judá, Jeroboam hijo de Joás se convirtió en rey de Israel en Samaria; reinó cuarenta y un años. E hizo lo que era malo a los ojos del Señor, y no se apartó de todos los pecados de Jeroboam hijo de Nabat, con los que había llevado a Israel. Y recuperó la tierra de Israel desde la entrada de Hamat hasta el mar de Arabá, como había dicho el Señor Dios de Israel por ministerio de su siervo, el profeta Jonás hijo de Amittai, que era de Gat-hepher. Porque el Señor había visto la amarga angustia de Israel: ya no había atados ni libres, ni nadie que ayudara a Israel. El Señor no había resuelto borrar el nombre de Israel de debajo del cielo y lo salvó de la mano de Jeroboam hijo de Joás. El resto de la historia de Jeroboam, todo lo que hizo y sus hazañas, cómo guerreó y cómo hizo que Damasco y Hamat volvieran a Judá e Israel, ¿no está escrito en el libro de los Anales de los reyes de Israel? Y Jeroboam durmió con sus padres. Lo enterraron en Samaria entre los reyes de Israel, y su hijo Zacarías reinó en su lugar". (2 Reyes 14:23-29)

Copia del sello

Foto: E. Pastore


¿Para qué servía un sello?


Un sello era el equivalente a una firma hoy en día. La marca del sello se imprimía en la arcilla, probablemente para sellar papiros, a veces telas y a veces madera, quizás también cajas y quizás paquetes. Sin embargo, también puede haber pruebas de que estas impresiones de sellos nunca se utilizaron para sellar nada, puede que se hicieran en el marco de un acuerdo a realizar o de una transacción oficial a certificar.

Burbuja de arcilla que representa un león

Foto: Times of Israel


Esta burbuja de arcilla (23 x 19 mm) es la huella de un sello muy similar al de Shema. Se compró en un mercado beduino cerca de Bersheva en la década de 1980. Podría remontarse a la época del mismo rey Jeroboam II mencionado anteriormente. Sin embargo, este grabado no se corresponde con el sello de Shema, porque las dimensiones no son las mismas.


¿Quieres saber más? Descubre el sello del rey Ezequías haciendo clic aquí.


¿Por qué el león? ¿Qué simboliza en la Biblia?


El león es uno de los animales más citados en la Biblia. Antes de la época romana, era un verdadero peligro para los rebaños en torno al Jordán (Jer 49:19; Am 3:12; Is 31:4). El "más valiente de los animales, que no se arredra ante nada" (Prov 30,30) se cita especialmente por su fuerza física, que despierta temor y respeto. Majestuoso y dominando a las demás criaturas, el león es también un símbolo de la realeza: el trono de Salomón está rodeado de él (1 Re 10,19) y muchos reyes son comparados con él (Saúl, 2 Sam 1,23; el rey de Babilonia, Jer 50,44...). 

El trono de Salomón, grabado de Gustave Doré


También representa el poder del pueblo (Núm 23:24; Miq 5:7; especialmente la gran alegoría de la leona, Ez 19) y de los enemigos (Jer 4:7; Sal 10:9). Dios ruge como un león (Os 11:10; Jer 25:30), el diablo también (1 Pe 5:8) y el ángel que sostiene el librito en el Apocalipsis (Ap 10:3). El león es también el instrumento de la ira de Dios contra los soberbios (Si 27,28), los idólatras (2 Re 17,24-26) y los que desobedecen, como el hombre de Dios que llegó a Betel para profetizar el reinado de Josías, pero desobedeció la prohibición de Dios de no comer ni beber nada ni volver por donde había venido: fue muerto por un león, que veló su cadáver sin devorarlo (1 Re 13).


Varios grandes personajes bíblicos demostraron su impresionante fuerza matando leones. En primer lugar, el vigoroso Sansón que, mientras visita a su prometida, se encuentra con un cachorro de león y, penetrado por el espíritu del Señor, lo desgarra con sus propias manos (Jdg 14:5-6). De regreso, va a ver el cadáver del león. Encuentra abejas y se come su miel. El león puede ser visto como una advertencia, ya que a menudo representa la ira de Dios. Sansón es un personaje que suele actuar por impulso, siguiendo su violencia o sus deseos, y al que le gusta ponerse en peligro, lo que le llevará a perder su fuerza.

Sansón matando al león, Franz von Stuck (1891)

Foto: Wikipedia


La tradición cristiana interpreta aquí al león como figura del mal o del sacrificio: derrotado, da paso a las abejas, que prefiguran el nuevo mundo. Otro personaje conocido por su extraordinaria fuerza es capaz de vencer a un león, lo que revela su capacidad para convertirse en rey: el joven David mata a los leones y a los osos que atacan el rebaño de su padre. Luego declara a Saúl que luchará contra Goliat:

"Tu siervo ha abatido al león y al oso. Este filisteo incircunciso será como uno de ellos, pues ha desafiado las líneas del Dios vivo" (1 Sam 17,34-36). 

Uno de los valientes de David también destaca por su valor cuando baja un día de nieve y golpea a un león en una cisterna (2 Sam 23:20). No fue su fuerza física sino la grandeza de su fe lo que salvó a Daniel de los leones. Deportado a Babilonia, interpreta los sueños del rey Darío, que pone toda su confianza en él. Lo nombró uno de sus ministros, pero algunos celosos buscaron agravios contra él. Al no encontrar ninguna, piden a Darío que establezca una constitución real:

"Cualquiera que durante treinta días rece a cualquier dios u hombre excepto a ti mismo, oh rey, será arrojado al foso de los leones" (Dan 6:8).

Al encontrar a Daniel orando, lo agarraron. La ley de los medos y los persas es irrevocable, y es con pesar que Darío ve a Daniel conducido al foso de los leones, declarándole:

"Tu Dios, al que sirves con firmeza, te librará" (Dan 6:17). 

Al amanecer encuentra a Daniel ileso, que le declara: 

"¡Oh, rey! ¡Vive para siempre! Mi Dios ha enviado a su ángel, y ha cerrado la boca de los leones, y no me han hecho ningún daño, porque he sido hallado justo ante él, y ante ti, oh rey, no había hecho ningún daño" (Dan 6,23).

Izquierda: capitel que representa a Daniel en el foso de los leones. Museo del Louvre, París


Así, los leones, en lugar de matar a Daniel por orden de la justicia humana, son vencidos por la fe de este profeta y obedecen a la justicia divina, mostrando la soberanía de Dios.


La fuerza, el poder y la majestuosidad del león lo convierten, en el Apocalipsis, en el símbolo de Cristo resucitado, victorioso sobre la muerte, indomable para los hombres. Esta simbolización proviene de la bendición de Jacob a cada uno de sus doce hijos, antepasados de las tribus de Israel. A Judá le dice:

Judá, serás celebrado por tus hermanos; tu mano estará sobre la cerviz de tus enemigos; los hijos de tu padre se inclinarán ante ti. Eres un león joven, oh Judá, oh hijo mío, has vuelto de la matanza. Ha hincado la rodilla y se ha acostado como un león y como una leona, ¿quién lo levantará? El cetro no se apartará de Judá, ni la vara de mando de entre sus pies, hasta que venga aquel a quien pertenece y a quien los pueblos deben obediencia. (Génesis 49:8-10)

De esta tribu provendrá el rey David, antepasado de Jesús (a veces llamado "hijo de David").  El Apocalipsis vuelve a esta genealogía cuando Juan se lamenta de que nadie pueda leer el libro de Dios:

Pero uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el león de la tribu de Judá, el vástago de David, ha obtenido la victoria: él abrirá el libro y los siete sellos. (Apocalipsis 5:5)

Por último, el león es el emblema del evangelista Marcos, identificándose cada evangelista con cada una de las cuatro caras de los "cuatro seres vivos" de la visión de Ezequiel (Ez 1,1-14), una asociación consagrada por los Padres de la Iglesia a partir de San Jerónimo (siglos IV-V). 

Torre de Santiago, París, con los cuatro evangelistas

Foto: Wikimedia


La iconografía representa a cada evangelista con el símbolo de uno de los cuatro seres vivos, o lo hace aparecer junto a ellos: el hombre se atribuye a Mateo, cuyo evangelio comienza con la genealogía humana de Cristo. El toro, animal de sacrificio, se atribuye a Lucas, que evoca al sacerdote Zacarías al principio de su evangelio. A Marcos se le atribuye el león, porque comienza su Evangelio con la evocación de una voz que clama en el desierto (Mc 1,3), comparable al rugido del león. A Juan se le atribuye el águila porque en el Apocalipsis describe las cosas que todavía no han sucedido, pero que pronto se realizarán, o sea que tiene la vista aguda como la del águila.


Emanuelle Pastore




Icono dar un donativo.png