¿Dónde y cuándo nació Jesús?

Sólo dos evangelistas ofrecen un relato de la natividad y la infancia de Jesús. En contra de lo que se suele pensar, difieren en ciertos aspectos, lo que abre el espacio para las dos preguntas que nos planteamos hoy: ¿dónde y cuándo? Se ha escrito mucho sobre estas dos cuestiones. De hecho, hay pocos datos históricos para responder a ellos con precisión. Por lo tanto, debemos investigar...

Mural, Campo de los Pastores, Belén.

Foto: E. Pastore

¿En qué año nació Jesús?


San Lucas, en su Evangelio, menciona un censo universal ordenado por César Augusto, cuando Quirino era gobernador de la provincia romana de Siria-Palestina. Hay muchos datos históricos que debemos examinar con un peine fino:

"1 Sucedió en aquellos días que apareció un edicto de César Augusto, ordenando un censo de todo el mundo habitado. 2 El primer censo se realizó cuando Quirino era gobernador de Siria. 3 Y todos fueron a ser contados, cada uno a su ciudad. 4 También José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret en Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, porque era de la casa y del linaje de David. 5 Fue a ser contado con María, su prometida, que estaba encinta." (Lc 2,1-5)

La primera inexactitud es que Augusto nunca realizó un censo de todo el imperio ("el mundo habitado"). Realizó tres censos, pero todos se referían a ciudadanos romanos dispersos por el imperio. Otros censos se llevaron a cabo en provincias específicas, como Egipto, con el fin de establecer impuestos. Además, este tipo de censos no implicaban el desplazamiento de personas: sólo el jefe de familia debía presentarse en su lugar de residencia (y no en su lugar de origen), como fue el caso del censo realizado por Quirino en el año +6 de la era cristiana.


Esta fecha plantea un grave problema, ya que Quirino no estaba en el cargo en la época de Herodes el Grande (37-4 a.C.). Por lo tanto, hay una incoherencia en el hecho de que Lucas sitúe todos estos acontecimientos bajo Herodes.

"En los días de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote llamado Zacarías, de la clase de Abia, y su mujer era descendiente de Aarón, cuyo nombre era Isabel. (Lc 1,5)

El historiador debe, pues, dejar de lado la información relativa al censo y admitir que, si Lucas vincula el nacimiento de Jesús a un censo universal, es sin duda y sobre todo por una razón teológica: decir que Jesús es el Salvador de toda la humanidad.


Las fechas del reinado de Herodes siguen siendo las pistas más valiosas que tenemos para situar el nacimiento de Jesús. De hecho, los dos únicos evangelistas que relatan las circunstancias del nacimiento de Jesús, Mateo y Lucas, coinciden en este punto: Jesús nació en tiempos del rey Herodes el Grande:

"Cuando Jesús nació en Belén de Judea en los días del rey Herodes, he aquí que vinieron a Jerusalén unos sabios de Oriente..." (Mt 2:1)

¿Quién era Herodes el Grande? Uno de los personajes más conocidos por los lectores del Nuevo Testamento. Con la ayuda de Roma, consiguió sentarse en el trono de Jerusalén (37-4 a.C.). Es conocido por su crueldad, gracias a la cual pudo mantenerse en el trono. Se le conoce sobre todo por los escritos del historiador Flavio Josefo. Herodes también fue un constructor sin precedentes en Israel.

Fortaleza herodiana de Masada, cerca del Mar Muerto, Israel.

Descubre más sobre la historia de esta fortaleza haciendo clic aquí.


Sin embargo, Herodes murió en el año 4 AC. Por lo tanto, Jesús no pudo haber nacido en el año 1, como se piensa tradicionalmente. Este error se debe a un monje del siglo VI, Denys el Menor, que se dio a sí mismo este apodo en señal de humildad. Cometió el error de fechar la muerte de Herodes en el año 754, después de la fundación de Roma, en lugar de 750. Por lo tanto, Jesús nació antes del año 4. Según D. Marguerat, se puede considerar que el nacimiento de Jesús tuvo lugar entre el 7 y el 5 a.C.

Basílica de la Natividad, Belén, con su puerta de entrada que requiere bajar de caballo e inclinarse para entrar. Fotos: E. Pastore


¿Por qué se eligió el 25 de diciembre?


La fecha de la Navidad, el 25 de diciembre, se fijó definitivamente en el siglo IV. Un documento atestigua que, entre 352 y 366, los cristianos de Roma se reunieron el 25 de diciembre en la recién terminada basílica vaticana (en 354) para celebrar la Encarnación del Salvador.


Esta fecha habría sido elegida para suplir la fiesta pagana del Sol invictus, muy popular en el mundo romano y establecida durante el reinado de Aureliano (270-274). La gran fiesta pagana del Sol invictus, de origen agrícola, duraba siete días enteros, del 17 al 24 de diciembre, es decir, alrededor del solsticio de invierno. Siete días de borrachera y fiesta, donde todos se hacían regalos, sin distinciones sociales, y decoraban sus casas con plantas que permanecían verdes todo el año, como el pino, la encina, etc.

Disco dedicado a Sol Invictus con corona radiada, plata, obra romana, siglo III. Procedencia: Pessinus (Bala-Hissar, Asia Menor).

Foto: Wikipedia


En el hemisferio norte, los días se van acortando hasta el 21 de diciembre y la luz disminuye. El sol es pálido y ya no calienta mucho, saliendo cada vez más hacia el sureste (y poniéndose unas horas más tarde en el suroeste). A mediodía, está (irremediablemente) bajo en el horizonte. Los romanos, pero también otras culturas, temían en esta época oscura del año que el sol muriera, desapareciera y no volviera nunca, dejando atrás la oscuridad y la desolación. Por ello, el solsticio de diciembre, de la palabra latina solsticium, que significa literalmente "detener el sol" (statum, inmóvil), es un acontecimiento importante en el calendario. Para las culturas celtas, germánicas y romanas en particular, la elección del 25 de diciembre marca la renovación, el renacimiento, el retorno de la luz, la fertilidad, la procreación y la astronomía. En efecto, tras unos días de inmovilidad, los puntos de salida y puesta del sol sobre el horizonte vuelven a desplazarse hacia el norte. Los días se alargan y vuelve la luz.

La celebración del Sol invictus ya está atestiguada en los siglos IV-III a.C. y retoma aspectos del culto a Mitra, que finalizaba con el sacrificio de un toro: el Sol invictus significaba el nacimiento del joven dios solar, que debía salir de una cueva en forma de recién nacido. Parece que ese motivo se retomó en el cristianismo, cuando se desarrollaron los relatos del nacimiento de Jesús. Así, nuestra fiesta de Navidad tendría un origen pagano, aunque cristianizado, y adquiriría así un nuevo significado a la luz de Cristo.


Mitra sacrificando al Toro (100-200 d.C.),

Museo del Louvre.

¿Dónde nació Jesús?


Pasemos ahora a la segunda cuestión. Los mismos dos evangelistas, Mateo y Lucas, afirman que Jesús nació en Belén. Pero son los únicos escritores del Nuevo Testamento que lo dicen. Además, Belén está lejos de ser neutral: es la ciudad de David (a diferencia de Nazaret, que es un pueblo completamente desconocido en el resto de la Biblia). Para afirmar el mesianismo de Jesús, éste debe ser, por supuesto, descendiente de David, lo que Mateo y Lucas mencionan claramente en sus respectivas genealogías. ¿Qué mejor que situar su nacimiento en Belén, lugar simbólico por excelencia?


La otra razón para dudar de Belén es ésta. Según Mateo, José y María residen en Belén (Mt 1,18-2,12), desde donde huyen a Egipto y vuelven a instalarse en "una ciudad llamada Nazaret" (2,23). Según Lucas, la pareja sube de Nazaret a Belén para inscribirse en el censo (Lc 2,4-5) y luego regresa a "su ciudad, Nazaret" (2,39). Sin embargo, al contrario de lo que afirma Lucas, el censo no exigió que la mujer, que además estaba embarazada, viajara doscientos kilómetros hasta Belén. ¿Será que Jesús nació en Nazaret? ¿Dónde vivían originalmente: en Nazaret o en Belén? Además, a lo largo de los evangelios, a Jesús se le llama "el nazareno" y siempre se hace referencia a Nazaret como su hogar. ¿Por qué nunca se menciona Belén como lugar de origen de Jesús fuera de los relatos de la infancia? En resumen, todas estas cuestiones deben tomarse en serio.


Sin embargo, estas cuestiones no son suficientes para descartar por completo la posibilidad de un nacimiento en Belén. Como nos recuerda Mateo, una antigua profecía de Miqueas habla de Belén:

"Y tú, Belén Efrata, el más pequeño de los clanes de Judá, de ti me nacerá el que ha de reinar sobre Israel; sus orígenes se remontan a los tiempos antiguos, a los días de antaño. Por lo tanto, los dejará hasta el momento en que la que ha de dar a luz haya dado a luz. Entonces el resto de sus hermanos volverán con los hijos de Israel. Se levantará y apacentará su rebaño con el poder de Yahveh, con la majestad del nombre de su Dios. Se asentarán, porque entonces será grande hasta los confines de la tierra. (Mi 5:1-3)

Además, ninguna tradición antigua sitúa el nacimiento de Jesús en Nazaret. Finalmente, ambos evangelios (Mateo y Lucas) coinciden en que Jesús nació fuera de Nazaret. Belén sigue siendo una opción viable.

Paisaje alrededor de Belén y cuevas.

Fotos: E. Pastore


¿Cómo puede el creyente situarse en medio de estas incertidumbres?


Plantear estas preguntas puede ser sorprendente, e incluso puede alterar nuestras certezas como creyentes. Sin embargo, si los escritores del Nuevo Testamento no trataron de mencionar de manera científicamente cierta el lugar y la fecha del nacimiento del Señor, ¡es porque lo esencial no estaba allí! Entonces, ¿por qué deberíamos preocuparnos? Lo principal es la muerte y resurrección del Señor. "Nuestra fe es vana si Cristo no ha resucitado", escribe San Pablo. Ahora bien, la fecha de la resurrección de Cristo se celebró inmediatamente, ya en el siglo I, en la Pascua judía, como un recuerdo inolvidable: "Haced esto en memoria mía".


Para terminar, propongo que dejemos de lado las preocupaciones históricas y nos adentremos en el misterio de la noche de Navidad y su secreto con Jean-Marie Lustiger:

No te hagas, de antemano, la idea de lo que tienes que saber en la noche de Navidad. Pero guarda silencio ante Dios, que es silencioso. Acepta que te está diciendo algo que nunca has oído antes. Cierra los ojos para ver otra luz. Acepta que revela lo que nunca has visto. Justo cuando crees que conoces el secreto de esta noche, admite que aún no sabes lo que te puede pasar. Porque tu vida está delante de ti y Dios es la vida. Y la vida viene a ti. Acepta la gracia de estar aquí en este momento y en esta época en la que el amor está tan cerca y, sin embargo, es tan huidizo. (Jean-Marie Lustiger, Petites paroles de Nuit de Noël, Ed. de Fallois, Paris, 1992, p.51-52)

Emanuelle Pastore


Detalles de los distintos murales, Campo de los Pastores, Belén.

Foto: E. Pastore

Faites un don.png