top of page

Cristianos víctimas de la persecución

¿Por qué los evangelistas hablan tanto de persecución? ¿Hay que ser mártir para ser un buen cristiano? Intentemos hacernos una idea más clara releyendo uno de los discursos de Jesús:

17Pero ¡cuidado con la gente!, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas 18y os harán comparecer ante gobernadores y reyes por mi causa, para dar testimonio ante ellos y ante los gentiles. 19Cuando os entreguen, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en aquel momento se os sugerirá lo que tenéis que decir, 20porque no seréis vosotros los que habléis, sino que el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. 21El hermano entregará al hermano a la muerte, el padre al hijo; se rebelarán los hijos contra sus padres y los matarán.22Y seréis odiados por todos a causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el final, se salvará. (Mt 10, 17‑22)

El tono de este pasaje es de incomprensión. Es Jesús quien es incomprendido, y el mensaje que lleva. En efecto, es " a causa de él " o " a causa de su nombre ", precisa dos veces el evangelista, por lo que sus discípulos tendrán que sufrir duras pruebas. El Evangelio era una piedra de escándalo en el judaísmo de los siglos I y II. No todos los judíos aceptaban ni el mensaje proclamado por Jesús, ni el mismo mensaje transmitido por sus discípulos. El contexto era el de un judaísmo hostil al reconocimiento de Jesús como Mesías de Israel. De hecho, fue ante los sanedrines (asambleas de líderes religiosos judíos) y en las sinagogas donde los discípulos de Jesús fueron llevados a juicio y condenados.


Nótese que el discurso de Jesús está en tiempo futuro. Esto se debe a que los juicios descritos afectarían a generaciones de cristianos después de la muerte y resurrección de Jesús. El Evangelio de Mateo se escribió unos cincuenta años después de la muerte de Jesús y, por tanto, se dirige a las comunidades cristianas que necesitaban ser alentadas en el contexto de la persecución que sufrían, sobre todo por parte de los judíos.


La persecución de los cristianos no se detuvo ahí, sino que se multiplicó hasta el Edicto de Tolerancia de Milán en 313, promulgado por el emperador Constantino y que concedía a los cristianos la libertad de culto. He aquí las diez oleadas de persecución durante los cuatro primeros siglos de nuestra era:

  • La persecución de Nerón (54-68), a la que la tradición vincula el martirio de Pedro y Pablo.

  • la persecución de Domiciano (81-96)

  • la persecución de Trajano (98-117)

  • la persecución de Marco Aurelio (161-180), los mártires de Lión, en particular Santa Blandina

  • La persecución de Septimio Severo (193-211)

  • Persecución de Maximino el Tracio (235-238)

  • Persecución de Decio (249-251), martirio de Fabián

  • La persecución de Valeriano (253-260), martirio de Lorenzo de Roma y Cipriano de Cartago

  • Persecución de Aureliano (270-275)

La persecución de Diocleciano (284-305), la última y más grave de las persecuciones, martirio de San Jorge

Jules Comparat, El martirio de Santa Blandina. 1886. Lyon, Église Sainte-Blandine de Lyon, tímpano. Foto: Wikipedia


Volvamos a nuestro pasaje evangélico. El evangelista utiliza un término muy concreto para decir que los discípulos serán "entregados". Es el mismo verbo utilizado para describir cómo fue entregado el propio Jesús (véase, por ejemplo, Mt 20,18 o 26,23). Así pues, los discípulos correrán la misma suerte que su maestro. Los discípulos son, en cierto modo, otro Cristo. Experimentan en su carne lo que el propio Jesucristo experimentó. La identificación entre Jesús y sus discípulos es, por tanto, muy estrecha. Esta cercanía en la prueba y también cercanía en la amistad o en la salvación prometida: "seréis odiados por todos a causa de mi nombre, pero el que se mantenga firme hasta el final, ése se salvará".


La frase "ser odiado por todos" alcanza su punto culminante con el ejemplo dado por Jesús. La incomprensión o el odio afectarán incluso a las relaciones interpersonales más profundas: las de hermandad y las de filiación. Un hermano entregará a su hermano (el mismo verbo antes mencionado) a la muerte, y un padre a su hijo. Paradójicamente, el Evangelio es una buena noticia para todos, pero también es divisivo. Podemos intuir en estas palabras la tragedia por la que pasaron muchas familias judías cuando uno de sus miembros se hizo cristiano. Sin embargo, este tipo de dificultades no eran exclusivas de los primeros siglos de nuestra era. ¿Acaso no nos enfrentamos hoy a situaciones similares cuando un adulto judío o cristiano pide ser bautizado como cristiano?


En este panorama más bien sombrío, hay sin embargo un fuerte signo de esperanza: el Espíritu Santo, el Espíritu del Padre, es dado a todos los que pasan por estas situaciones. Nótese también que, puesto que se da el Espíritu, el texto se sitúa después de Pentecostés. Ahora que Jesús se ha unido al Padre en el cielo, es el Espíritu quien guía y sostiene a los creyentes. El Espíritu guía los pensamientos y las palabras de los discípulos perseguidos de Jesús. El evangelista nos exhorta a la confianza y al abandono. El Espíritu es nuestra fuerza en la prueba de la incomprensión y el rechazo del Evangelio. Nosotros mismos podemos pasar por este tipo de pruebas en nuestra vida familiar, profesional o amistosa. Pero el Espíritu Santo, que se nos ha dado en nuestro bautismo y confirmación, es una fuente siempre presente de fuerza en los momentos difíciles. ¡Invoquemos al Espíritu!

Ven Espíritu Santo y desde el cielo envía un rayo de tu luz. Ven padre de los pobres, ven dador de las gracias, ven luz de los corazones. Consolador óptimo, dulce huésped del alma, dulce refrigerio. Descanso en el trabajo, en el ardor tranquilidad, consuelo en el llanto. Oh luz santísima: llena lo más íntimo de los corazones de tus fieles. Sin tu ayuda nada hay en el hombre, nada que sea inocente. Lava lo que está manchado, riega lo que es árido, cura lo que está enfermo. Doblega lo que es rígido, calienta lo que es frío, dirige lo que está extraviado. Concede a tus fieles que en Ti confían, tus siete sagrados dones. Dales el mérito de la virtud, dales el puerto de la salvación, dales el eterno gozo. Amén.

Emanuelle Pastore

Kommentare


bottom of page