Historia bíblica

Israel BAJO EL DOMINIO romano,

el contexto político en el tiempo de jesús

Retrato de Pompeía (106-48 A.C.)

Foto : El Louvre

La situación política

La entrada en Jerusalén del general romano Pompeyo y sus legiones en el año 63 a.C. marca la integración política del país de Israel en el imperio de Roma. A partir de entonces, la historia de Palestina estará totalmente dominada por la autoridad romana, ya sea directa o indirectamente. Por lo tanto, el país de Jesús vive bajo ocupación. No hay que subestimar la presión que esta situación política ejerce sobre la religión popular: la exacerbación de las expectativas mesiánicas, la efervescencia apocalíptica y el auge del nacionalismo judío en el primer siglo son la consecuencia inmediata. Llevarán a la conflagración del país en la guerra judía de 66-70, que terminará catastróficamente con el aplastamiento de los nacionalistas y la destrucción del Templo de Jerusalén.

Tres formas de dependencia

La intervención de Pompeyo puso fin al poder de la dinastía judía asmonea. Esta dinastía se había establecido expulsando al rey seléucida Antíoco IV Epífanes (167 a.C.), cuya política de helenización forzosa del país había desencadenado el odio del pueblo. Los asmoneos llevaron a cabo una política de expansión y reconquista; los éxitos más notables fueron la conquista de Samaria e Idumea por Juan Hircán (134-104 a.C.) y la de Galilea por Aristóteles I (105-104). Los disturbios que siguieron llevaron a los romanos a tomar la región en sus manos a través de la expedición militar de Pompeyo.

El imperio romano en el tiempo de Jesús

Los romanos tenían tres fórmulas institucionales para establecer su control sobre un territorio. La más directa fue la creación de una provincia imperial, gobernada por un legado del emperador, rodeada de líderes militares y procuradores. También había provincias senatoriales, cuya administración se confiaba a un procónsul. Cuando Judea se convirtió en provincia, su procurador recibió el título de prefecto, como lo demuestra una inscripción encontrada en Cesarea Marítima, que menciona a Poncio Pilato.

 

 

Una tercera opción era confiar la gestión del territorio a una realeza de tutela. Estos clientes soberanos eran vasallos de Roma y cobraban impuestos para el Imperio. Sus hijos, criados en la corte del emperador, servían como muestra de lealtad. Por lo tanto, su autonomía estaba estrictamente limitada a lo que les permitía su lealtad indefectible a Roma.

Decifra la inscripción de Poncio Pilato entrando aquí

Después de la muerte de Herodes

Roma comenzó confiando toda Palestina a Herodes el Grande, que había sido capaz de hacer las alianzas adecuadas en la corte romana. En el año 40 a.C. recibió el título de "Rey de Judea" y su reinado duró hasta el 4 a.C.; fue largo, culto y rico en construcciones suntuosas (puerto de Cesarea, Templo de Jerusalén, fortalezas de Maqueronte y Masada). Pero este reinado también estuvo sembrado de caprichos políticos de un rey enfermizo preocupado por las posibles rivalidades con su poder, lo que explica el rastro negativo que dejó en la memoria judía.

Puerto de Cesarea

Foto: E. Pastore

Templo de Jerusalén

Descúbrelo entrando aquí

Foto: E. Pastore

Fortaleza de Masada

Descúbrela entrando aquí

Foto: E. Pastore

Fortaleza de Maqueronte

Descúbrela entrando aquí

Foto: E. Pastore

Su testamento dividió su reino entre tres de sus hijos. Arquelao recibió con el título de etnarca Judea, Samaria e Idumea. Antipas heredó el título de Tetrarca de Galilea y Perea. Felipe administró como tetrarca los territorios esencialmente no judíos del noreste (Gaulanitidia, Traconitidia).

 

En el 6 d.C., el emperador Augusto depuso a Arquelao por incompetencia y lo exilió a la Galia (Viena). Judea y Samaria se convirtieron entonces en una provincia procuradora, cuyo prefecto tenía su sede en Cesarea Marítima y podía recibir ayuda del legado de la provincia imperial de Siria. Con motivo de este cambio de estatuto, Cirenio vino de Siria para realizar, con la ayuda del procurador de Judea Coponio, el censo de los habitantes de la nueva provincia (Flavio Josefo, Antigüedades Judías XVIII,1; cf. Lc 2,1-2). Herodes Antipas gobernó hasta el 39, antes de ser exiliado por el Emperador Calígula a Lyon en el mismo año. Su territorio fue entregado al rey Agripa I, nieto de Herodes el Grande, quien reconstituyó bajo control romano el reino de su abuelo y lo administró del 41 al 44.

División del reino de Herodes el Grande cuando murió Foto: Antikforever

Nota historiográfica del evangelista Lucas

El evangelista Lucas, que está ansioso por situar los acontecimientos fundadores del cristianismo en la historia del mundo, proporciona una datación extremadamente precisa del comienzo de la vocación profética de Juan el Bautista. Habla de la destitución de Arquelao, menciona los nombres de los dos hijos de Herodes el Grande: Herodes (Antipas) y Felipe. Debe ser el año 27:


"En el año quince del reinado de Tiberio César, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, Herodes tetrarca de Galilea, Felipe su hermano tetrarca de la tierra de Iturea y Traconite, Lisanias tetrarca de Abilene, bajo el pontificado de Ana y Caifás, la palabra de Dios fue dirigida a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto". (Lc 3:1-2)


Así, durante la juventud y la actividad pública de Jesús, Galilea y Judea estaban bajo dos regímenes diferentes: el primero formaba parte de un reino bajo tutela, mientras que el segundo era administrado por un prefecto bajo las órdenes del senado romano.

Situación tensa en Galilea

Tácito, el historiador romano, describió el estado político de Palestina durante el reinado de Tiberio de la siguiente manera: sub Tiberio quies, "bajo Tiberio hay calma" (Historias V,9,2). Es cierto que entre los problemas que marcaron la muerte de Herodes el Grande y la guerra judía de 66-70, la región experimentó una cierta calma. Pero el historiador romano refleja poco las otras tensiones, de naturaleza socio-económica y religiosa, que se reflejan tanto en el historiador judío Flavio Josefo como en los Evangelios.

Emperador Tiberio (de 14 a 37 DC)

Foto : Louvre

Barco del siglo I encontrado en el lago Tiberíades, Kibbutz Ginnosar

Foto: Wikipedia

La economía de Galilea se basa en la agricultura y la pesca. La tierra es fértil, la región exporta. La propiedad de la tierra se divide entre los grandes terratenientes, que confían la explotación de su patrimonio a los agricultores, y los pequeños agricultores. La parábola de los aparceros rebeldes nos enseña que las tensiones pueden ser altas entre los terratenientes y los agricultores que deben pagar una gran parte de la cosecha (Mc 12:1-7). Los jornaleros trabajan por día y dependen totalmente de sus empleadores, como atestigua la parábola de los trabajadores de la última hora (Mt 20, 1-15). En cuanto a los pequeños campesinos, su destino es frágil: sólo hace falta una mala cosecha para que se arruinen y sean desposeídos de sus posesiones; para cubrir la deuda, el campesino y su familia podrían ser vendidos como esclavos.

Galilea también está experimentando tensiones entre la ciudad y el campo. El país, esencialmente rural, debe haber tenido menos de 150.000 habitantes en el primer siglo. La riqueza se concentra en la ciudad y alimenta los celos. La cultura urbana, aficionada a la modernidad, chocó con la mentalidad más tradicional de los pueblos. Tal tensión, es cierto, se encuentra en todos los países mediterráneos de la antigüedad. No es menos sintomático que, con la excepción de Cafarnaún, el centro de la actividad de Jesús, los Evangelios no mencionen ninguna de las ciudades vecinas: Séforis (a 6 km de Nazaret) o Tiberíades (a 16 km de Cafarnaún). Este silencio indica que Jesús era más bien un hombre de campo, y que compartía la cultura y las preocupaciones de los campesinos y pequeños artesanos; además, es este mundo de campesinos, pescadores y agricultores el que encontramos en sus parábolas. Jesús no se dirige en primer lugar a las clases ricas, sino más bien a aquellas para las que la pérdida de un céntimo es una tragedia (Lc 15, 8-10).

Ruinas de la ciudad de Capernaum, siglo I

Foto: E. Pastore

Una agitación apocalíptica

 

Entre la muerte de Herodes el Grande (4 a. C.) y el estallido de la guerra judía en el 66, la noticia en Palestina se vio atravesada por un aumento de los movimientos de protesta. En oleadas sucesivas, se han levantado disturbios contra el poder romano y sus aliados; este estallido de violencia, bajo el estandarte del Dios Rey, fue particularmente evidente en Galilea.


Inmediatamente después de la muerte de Herodes, una "guerra de robos" surgió con muchos pretendientes al trono. Varios líderes populares afirmaron llevar la diadema real en nombre de Dios. Un hombre llamado Judas, hijo de Ezequías, de Gamala, atrajo a una multitud tras él y se apoderó del arsenal de Séforis. La represión, encabezada por el legado de Siria Quintilius Varus, fue despiadada y los habitantes de la ciudad, entregados a la esclavitud.


Durante la deposición de Arquelao en el año 6 d.C., Judas el galileo dirigió una campaña para rechazar los impuestos, en nombre de una teología de la pertenencia de la tierra al Dios de Israel: nadie No debería recaudar el impuesto so pena de atentar contra la soberanía divina. Este ideal teocrático enardeció a sus partidarios, quienes a su vez fueron aplastados por las legiones romanas (Hechos 5,37).

Ein Karem, lugar del nacimiento de Juan el Bautista

Foto: E. Pastore

Veinte años después, Juan el Bautista lanzó un movimiento de avivamiento llamando a los israelitas a la conversión. Más claramente que los Evangelios (Mc 6,17-18), Flavio Josefo relata la virulenta controversia que lideró Juan contra el tetrarca Herodes Antipas, en nombre de la moralidad y el respeto a la ley (Antigüedades judías, XVIII, 118). La denuncia de Juan de la corte herodiana contaminada por las costumbres helenísticas, así como su condena del matrimonio del rey con su cuñada Herodías, ganó la aprobación del pueblo. La ejecución del profeta por Herodes Antipas tuvo como objetivo silenciar la protesta popular (Mc 6,21-28).

También es posible que detrás del baño de sangre provocado por las tropas de Poncio Pilato se esconda una represión idéntica a los alborotadores galileos:

 

“Al mismo tiempo se acercó gente que le contó [a Jesús] lo que había sucedido con los galileos, cuya sangre Pilato había mezclado con la de sus víctimas” (Lc 13,1).

 

La represión fue particularmente odiosa a los ojos de los creyentes, ya que, al masacrar a los peregrinos galileos que subían al Templo con los animales ofrecidos en sacrificio, Pilatos los condenó a morir en estado de impureza. La ferocidad de Pilato ante cualquier agitación religiosa popular se verifica en la masacre que provocó en el monte Gerizim, pocos años después de la muerte de Jesús; una multitud samaritana había sido atraída allí por la promesa de un profeta que se aseguraba de mostrarles los platos sagrados que Moisés había enterrado allí. La represión ordenada por el prefecto Pilato fue tan cruel que una embajada judía en Roma exigió y obtuvo su destitución.

Cumbre del monte Garizim

En 44, durante el regreso de Galilea bajo administración romana directa, dos hijos de Judas el galileo, Jacob y Simón, fueron crucificados por el procurador Tiberio Alejandro por agitación mesiánica (Flavio Josefo, Antigüedades judías, XX, 102). Al mismo tiempo, otros profetas arrastran a sus seguidores al desierto para experimentar un nuevo Éxodo:

 

“Hace algún tiempo se levantó Teudas, llamándose a sí mismo alguien y reuniendo a unos cuatrocientos hombres. Lo mataron, y todos los que lo habían seguido se disolvieron, y no quedó nada. "(Hechos 5:36)

"Así que no eres el egipcio que, en los últimos tiempos, levantó cuatro mil bandidos cero y los arrastró al desierto ..." (Hechos 21:38)

Entre estos movimientos de protesta, el punto común es su intento de precipitar el regreso de Dios, en un país manchado por la presencia de ejércitos impíos y por la depravación moral de las élites. La presencia y la influencia cultural del ocupante, por lo tanto, alimentaron fuertemente las oleadas apocalípticas populares.

Una fama sulfurosa para Galilea

La fama de los galileos entre los judíos es mala: "Ningún profeta sale de Galilea" (Jn 7,52). El gran rabino Yohanan ben Zakkai (c. 70) exclamó: “¡Galilea, Galilea, odias la Torá! "


Esta desastrosa reputación proviene de los días en que la población de Galilea era predominantemente no judía. Para designar esta tierra de paganos, Isaías ya habló de la “Galilea de las naciones *” (Is 9,1, citado en Mt 4,15). Pero tras la colonización llevada a cabo durante el reinado de Aristóbulo I (105-104 aC), la judaización de la región había sido efectiva. En el siglo I, la mayoría de los galileos pertenecían al judaísmo y hablaban arameo. Su apego al Templo de Jerusalén se materializa mediante el pago del impuesto del Templo y la participación en las peregrinaciones. También es cierto que en Galilea encontramos vestigios de una práctica de la ley más liberal que en Judea.

Vista de Galilea desde el monte Arbel

Foto: E. Pastore

Representación del Templo

Para descubrirlo entrar aquí

A pesar de la colonización judía de la región, Galilea sigue teniendo una reputación de impiedad. Fue mantenida en el siglo I por los rabinos, que no apoyaron la resistencia que los galileos opusieron a su hegemonía religiosa.

El cisma samaritano

La oposición fundamental que separa a los judíos de los samaritanos se conoce del Nuevo Testamento:

"Aconteció que, cuando llegó el momento de ser arrebatado, se puso en camino con determinación hacia Jerusalén 52 y envió mensajeros delante de él. Habiendo partido, entraron en una aldea samaritana para prepararlo todo. 53 Pero no fue recibido, porque iba camino de Jerusalén. 54 Al ver esto, los discípulos Santiago y Juan dijeron: "Señor, ¿quieres que pidamos que baje fuego del cielo y los consuma?" 55 Pero, volviéndose, les reprendió.” (Lc 9, 51-55; 10,29-37).

“La mujer samaritana le dijo: '¡Qué! tú que eres judío, ¿me pides de beber a mí que soy mujer samaritana? Los judíos, de hecho, no tienen ninguna relación con los samaritanos."(Jn 4,9)

Es incorrecto pensar que la fe samaritana es solo una variante del judaísmo del Segundo Templo. Estas dos formas de monoteísmo que son el judaísmo y el samaritanismo, en el siglo I, son herederas ambas de la fe yahvista original; El samaritanismo en sí consta de varias ramas, que comparten muchos puntos en común con el partido saduceo.

Los samaritanos hoy

Resistencia a la ocupación romana

Las palabras "zelotes" y "sicarios", ambas utilizadas por el historiador judío Flavio Josefo, designan grupos de resistencia judía palestina a la ocupación romana en el curso del primer siglo.

 

El término "sicario" proviene del latín sica, una pequeña daga que los sicarios llevaban en los pliegues de su ropa para golpear en lugares públicos a los romanos o a los judíos que colaboraban con ellos. Ellos son los que organizaron la resistencia en Masada bajo el liderazgo de Éléazar ben Yaïr. La fortaleza cayó después de un largo asedio en el 73 DC.

 

La fortaleza de Masada

Para descubrirlo entra aquí

La palabra "zelote" se relaciona con la raíz griega que se usa para hablar de "celo". Un discípulo de Jesús llamado Simón es designado como "zelote" por Lucas (Lc 6.15; Hch 1.13), pero simplemente como "celoso" por Marcos (3.18). Los compañeros de Judas el galileo u otros agitadores del siglo I a veces se llaman zelotes, pero los historiadores se preguntan cuándo se usó realmente el término. Como precaución, es mejor reservarlo para los rebeldes que estuvieron directamente en el origen de la Guerra Judía, también llamada "la primera revuelta judía", del 66-70.

El texto anterior está tomado de: Daniel Marguerat, “La situación política”, en M. Quesnel y P. Gruson (eds.), La Bible et sa culture , Desclée de Brouwer, 2000.

La primera revuelta judía

Si Agripa II estaba tratando de apaciguar a los espíritus, los Zelotes, mientras tanto, excitaban al pueblo contra los ocupantes romanos y todos los extranjeros que residían en Palestina. El desorden se extendió, bajo la acción de bandas de bandidos que infestaban ciertas regiones, grupos de judíos resistentes - para algunos "Zelotes" (celosos servidores de la Ley Judía y de Dios), para otros "Sicarios" (apuñaladores) - que aterrorizaron a sus correligionarios sospechosos de tibieza hacia la causa de la independencia nacional, o incluso a los llamados mesías cuyas vaticinaciones enardecieron a las multitudes, el país se hundió gradualmente en una formidable anarquía.

Bajo el gobierno del que será el último procurador de esta provincia, Gestius Florus (64-66), la emoción suscitada primero por los violentos enfrentamientos en Cesarea, entre las poblaciones de las comunidades judía y no judía, luego por la recaudación efectuada, en el 66, sobre la tesorería del Templo, de una suma correspondiente a la cantidad de impuestos que los judíos tardan en pagar, provocará disturbios en Jerusalén; el levantamiento se extiende a todo el país, entonces comienza lo que se llama la "Primera Revuelta Judía" (66-70).

Durante el primer año de la revuelta (66-67 d. C.), los judíos acuñaron solo monedas de plata utilizando para ello el suministro de plata del Templo de Jerusalén. Las monedas emitidas por el gobierno de Judea durante el Levantamiento usan escritura hebrea arcaica y símbolos judíos, incluidos botones de granada, lulav y etrogs y frases que incluyen "Shekel de Israel" y "Libertad de Sión" (חרות ציון Herut Zion,) que son declaraciones políticas a favor de la independencia.

 

Herut (חרו), el término hebreo para "libertad", apareció por primera vez en estas monedas de la guerra judía (66-71), luego con más frecuencia en las monedas de la "segunda revuelta" judía, la que fue dirigida por Bar Kojba (132-135).

Moneda judía: Shekel de plata que data del 67 d.C., en el momento de la primera revuelta judía.

Anverso

Inscripción hebrea:

Año 4, SHEKEL DE ISRAEL
Descripción:

Un cáliz y la fecha arriba

Reverso

Inscripción hebrea:

JERUSALÉN LA SANTA

Descripción:
Tres granadas en un tallo

Esta pequeña moneda de bronce (Prutah) muestra un ánfora o cáliz con el año en el anverso, y en el reverso, una hoja de viña que cuelga de una vid y la transliteración Paleo-Hebrea חרות ציון Cherut Zion "libertad de Sion ".

Reverso

Inscripción hebrea:

LIBERTAD DE SION

Descripción:
Una hoja de viña

Moneda judía: Siclo de bronce que data del año 67-68, en el momento de la primera revuelta judía.

Sitio arqueológico de Pella, Jordania

Un intento de mediación de Agripa II, apoyado por los notables tanto sacerdotes como fariseos, fracasa. Los sacrificios por el emperador son suprimidos, el sumo sacerdote es asesinado por los alborotadores, las guarniciones romanas de Masada y Jerusalén son masacradas y los insurgentes proclaman la independencia del estado judío; la pequeña comunidad cristiana de Jerusalén habría dejado entonces la ciudad para refugiarse en Pella , en Transjordania. En 67, Vespasiano es encargado, por el emperador Néron, de aplastar la revuelta; después de haber tomado Galilea, haciendo prisionero a su gobernador "revolucionario" Flavio Josefo, Vespasiano se prepara para marchar sobre Judea cuando se entera de la muerte de Nerón, en 68. En 68-69, mientras los competidores se disputen el Imperio, las operaciones militares tuvieron una tregua en Palestina; en Jerusalén, los judíos de las facciones rivales tienen, por tanto, mucho tiempo para masacrarse unos a otros.

Proclamado emperador en el 69, Vespasiano encomendó a su hijo Tito la misión de realizar las operaciones en Palestina: después de varios meses de asedio, en el 70, Jerusalén fue tomada, su Templo quemado; los judíos son, en masa, vendidos como esclavos; las fortalezas caen una tras otra, la última, Masada, en el 73. El país se convierte en una provincia, independiente de la de Siria, gobernada por un legado; una legión está cuarteada en las ruinas de Jerusalén; Cesarea, la residencia del gobernador, fue elevada al rango de colonia; en el 72, cerca de Siquem, se fundó la ciudad de Flavia Neapolis (ahora Nablus).

Arco de Tito en Roma con la representación del saqueo de los tesoros del Templo de Jerusalén.

Detalle, Museo Torre de David, Jerusalén

Foto: E. Pastore

El Templo - el construido por Herodes el Grande, o sea el tercer Templo - habiendo sido destruido, la función del sumo sacerdote y el Sanedrín suprimida, los judíos sobrevivientes se reunieron, poco a poco, alrededor del Doctores de la Ley, de la obediencia farisea. Jamnia, donde Vespasiano había establecido desertores de Jerusalén antes del asedio de la ciudad, se convirtió en el centro del judaísmo intelectual y doctrinal a partir del 70: un discípulo de Hillel, Johanan ben-Zakkai, fundó allí una escuela de rabinos y organizó una gran consejo (Beth-dîn) que tomó el relevo del Sanedrín. Pero este gran concilio, a diferencia del Sanedrín, estaba compuesto únicamente por rabinos fariseos; son ellos quienes, de ahora en adelante, gobernarán, solos, el judaísmo.

 

Se realizó un trabajo considerable en Jamnia: fue allí donde, hacia fines del siglo I d.C., el canon judío de la Biblia (es decir, la lista de Escritos integrados en la Biblia) es fijo; es allí también donde se establece de una vez por todas el texto consonántico de estos Escritos; es allí, de nuevo, donde se decidió realizar, para los judíos de la Diaspora, una traducción de la Biblia al griego a partir del texto hebreo.

La segunda revuelta judía

El emperador Adriano , que llegó a Jerusalén en 130, decidió reconstruir la ciudad bajo el nombre de Aelia Capitolina y construir, en el sitio del Templo quemado, un nuevo templo que estaría dedicado a Júpiter Capitolino. El inicio de la obra y, sin duda, también, la prohibición de la circuncisión y de la castración, provocaron un nuevo levantamiento que se denomina la “Segunda Revuelta Judía” (132-135). Está dirigida por Simon Bar-Kokheba, quien se hace llamar "Príncipe de Israel"; Rabí Aqiba, tomándolo por el Mesías, lo apoya; Bar-Kokheba también es apoyado por el sacerdote Eleazar, quien quizás era su tío, y cuyo nombre aparecerá cerca del suyo en las monedas acuñadas después de la liberación de Jerusalén.

 

Los romanos, en espera de refuerzos, han reagrupado sus fuerzas en las fronteras del país. Gran parte del país pasa bajo el control de los insurgentes. Jerusalén parece haber estado en manos de ellos durante unos dos años; es probable que luego el culto fuera restaurado en las ruinas del Templo. Pero, poco a poco, los romanos hacen retroceder a sus adversarios hacia las escarpadas regiones de Judea: el Herodium podría haber servido, en ese momento, si no antes, como cuartel general de Bar-Kokheba; las ruinas de Qumrân se reutilizan. Jerusalén cayó en 134. Finalmente, Bittir (a unos diez kilómetros al suroeste de la capital), donde Bar-Kokheba y el sacerdote Eleazar se habrían retirado y habrían perecido, es llevado en 135, y los últimos combatientes se refugian en las cuevas casi inaccesibles de las orillas de los wadis del desierto de Judá, donde los romanos a veces llegan para asediarlas; Recientemente, se ha encontrado en algunas de estas cuevas, archivos de aquellos combatientes de la resistencia.

Emperador Adriano (117-138 d.C.)

Museo Torre de David, Jerusalén

Foto: E. Pastore

Museo Torre de David, Jerusalén

Foto: E. Pastore

Monedas romanas que conmemoran la victoria de Roma sobre Judea. Las inscripciones indican: "Iudaea" o "Iudaea capta" que significa "Judea cautiva". Judea está representada como una mujer en el suelo, con las manos atadas a la espalda, simbolizando la sumisión de la provincia.

Museo Torre de David, Jerusalén

Fotos: E. Pastore

La represión fue aún peor que en el 70: a las masacres se sumaron nuevas deportaciones de judíos, reducidos a la esclavitud. Se dice que el mismo rabino Aqiba fue martirizado. Después de la Primera Revuelta, Jerusalén no sólo había seguido siendo un lugar de peregrinaje, sino que, además, había contado entre sus habitantes a judíos que habían permanecido o habían vuelto a vivir allí, como, además, los judeocristianos, ambos con sinagogas o iglesias allí (una pequeña iglesia, en el lugar del Cenáculo, lugar donde se habría celebrado la "Última Cena", es decir, el última comida que Jesús habría tomado con sus discípulos, habría servido de punto de encuentro para los judeocristianos que regresaban de Pella a Jerusalén). Pero esta vez, Adriano prohíbe el acceso a cualquier circuncidado a Jerusalén, que se convierte en colonia romana, la Colonia Aelia Capitolina. La reconstrucción de la ciudad se hace a la manera romana. El nombre de "Judea" es reemplazado por el de "Palestina", el territorio de esta antigua provincia pasa a formar parte de la nueva "provincia de Siria-Palestina".

Moneda romana que conmemora la fundación de la nueva ciudad de Jerusalén, Aelia Capitolina, por la demarcación de sus fronteras.

Museo Torre de David, Jerusalén

Fotos: E. Pastore

El texto anterior está tomado de: Ernest-Marie LAPERROUSAZ, Robert MANTRAN, “PALESTINE”, Encyclopædia Universalis [en línea], consultado el 6 de septiembre de 2020. URL: https: //www-universalis--edu-com.studeo .icp.fr / enciclopedia / palestina /

¡Suscríbete para estar informado por email sobre las nuevas publicaciones!