La oración de los Salmos

Los Salmos son un libro de oraciones más maravilloso, en primer lugar porque expresan con palabras las actitudes más profundas del creyente. Ponen en poesía los gritos a veces felices, a veces dolorosos de la vida. Pero estos gritos, por agudos o suaves que sean, siempre están dirigidos a Dios, de manera que son oración. En segundo lugar, los Salmos atraviesan épocas y culturas. Son universalmente válidos porque están arraigados en la experiencia humana más profunda que sea: la de la relación del creyente con Dios. ¡La actualidad de los Salmos puede y debe alcanzarnos hoy! Para lograrlo, hace falta recorrer algunos pasos ...

¿Qué es el salterio?

david-harpe-2.jpg

Llamado en hebreo "el libro de las alabanzas", esta colección de poemas y canciones contiene las oraciones tradicionales del pueblo de Israel. Llamamos a estos himnos salmos, por el término griego que los designa. En la época de Jesús se utilizaban regularmente en las peregrinaciones a Jerusalén, en las liturgias del Templo, en las reuniones sabatinas de las sinagogas y en la devoción privada. Entre las Escrituras sagradas de los judíos, el libro de los Salmos era el más conocido y querido. Al citarlo, se hacía referencia principalmente a David, el rey profeta, considerado el fundador del género.

Miniatura del rey David componiendo los Salmos

¿Por qué los cristianos rezan con los salmos?

De todos los escritos del Antiguo Testamento mencionados en el Nuevo Testamento, el libro de los Salmos es el más citado.


Cuando los escritores del Nuevo Testamento citan los Salmos, es siempre para mostrar cómo Jesús de Nazaret asumió, renovó y cumplió lo que ellos proclamaban. El primer discurso de Pedro el día de Pentecostés (Hechos 2:25-28) utiliza el Salmo 15 (16) y el Salmo 109 (110) para predicar la resurrección y exaltación de Jesús muerto y enterrado. Los Evangelios muestran a menudo a Jesús utilizando pasajes conocidos de los salmos para iluminar y autorizar su misión mesiánica (Mc 12,35-37; Mt 21,42). Es con palabras salmódicas como oímos rezar a Jesús en la cruz (Mc 15,34; Lc 23,46; Jn 19,29) o como se interpretan diversos acontecimientos de la Pasión (Jn 13,18; Jn 19,24; 19,36). Después de su resurrección, Jesús dijo a los once reunidos, según Lc 24,44:

"Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: tenía que cumplirse todo lo que estaba escrito sobre mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. Entonces les abrió la mente para que entendieran las Escrituras. "

Con la mente así abierta a la comprensión de los salmos, los discípulos de Cristo nunca han dejado de leer en ellos el anuncio y el cumplimiento de sus misterios, de escuchar en ellos su voz y su oración, de extraer de ellos la expresión de lo que viven en su existencia creyente y de lo que celebran en los misterios litúrgicos de la Iglesia.

¿Cómo podemos hacer nuestras estas oraciones tan distantes?

¿Cómo puedo hoy hacer mías las oraciones de un tiempo y lugar tan lejanos a mí? ¿Cómo puedo aplicar a Jesús textos escritos por personas que le precedieron en circunstancias históricamente diferentes? La respuesta a estas dos preguntas determina si podemos "rezar los salmos" y si podemos rezarlos legítimamente como cristianos.

Los salmos hablan -me hablan a mí y a través de mí- de diferentes maneras. A veces cuentan lo que le ocurrió a un pueblo al que el único Dios se dio a conocer: sus victorias y derrotas, sus actos de fe o infidelidad, y todo lo que su Dios, "el Señor" (YHWH), hizo a través de ellos. A veces el relato se refiere a un miembro de ese pueblo, por ejemplo su rey, o a un fiel anónimo. A veces los salmos meditan sobre la condición humana, sobre el destino de los justos y de los malvados, sobre las intervenciones de Dios. En este caso, expresan la "sabiduría" adquirida a través de la experiencia del pueblo de la Alianza y la formulan en proverbios y sentencias. A veces anuncian lo que Dios hará por su pueblo, su reino que viene y el Día del Juicio. A veces invitan a la alabanza y al agradecimiento. Otras veces, los hombres dicen "yo", a veces "nosotros", para contar sus pruebas, sus enfermedades, sus persecuciones, sus pecados, sus dudas, y luego las liberaciones que recibieron de Dios y su agradecimiento. A menudo los salmos mezclan géneros, pasando libremente del "ellos" al "nosotros", del "él" al "yo", del "él" al "tú".

marc-chagall-le-juif-en-prière (1).jpg

Judío en oración, Marc Chagall, circa 1975

Cuando los salmos relatan acontecimientos significativos en la vida de Israel, es fácil recibirlos como un testimonio de las intervenciones de Dios en la historia de la salvación de la humanidad. Estos acontecimientos, como el Éxodo o el regreso del exilio, como la elección de Abraham o de David, que fueron el fundamento de la fe de Israel, son también el fundamento de nuestra fe en el único Dios que es el Salvador de los hombres. Nos provocan acción de gracias y esperanza. Cuando formulan la Sabiduría, nos muestran el camino de la salvación y el de la perdición. Cuando anuncian las realidades venideras, cuando llaman a la conversión y a la justicia, a la alabanza y a la alegría, se nos exhorta directamente a creer en la salvación que sólo viene de Dios, a reconocernos pecadores ante él, a servirle practicando la justicia hacia él y hacia los hombres, a darle gracias ofreciéndole el sacrificio de nuestra alabanza.

rezar un salmo en "yo"

Cuando el salmo se expresa en "yo" o "nosotros", son posibles tres actitudes. La primera es ponerse "en la piel" de la persona o personas que han hablado: un enfermo que se queja a Dios y luego da gracias por su curación, un pecador que confiesa su culpa y dice lo feliz que se siente al ser perdonado, Jerusalén asediada y tomada por sus enemigos, el pueblo que regresa del exilio, etc. Así alimento mi memoria de la historia humana -de la que formo parte- ante Dios. La segunda forma es escuchar en las frases "yo" o "nosotros" la voz de Cristo y de la Iglesia. Una tercera forma consiste en tomar el texto por mi cuenta, leyendo en él mi propia historia.

Esta última actitud corresponde a una lectura de tipo poético. No limito el texto a los significados que pudo tener en un contexto pasado (la mayoría de las veces imposible de determinar). Sin olvidar su origen y sin descuidar las leyes de la lectura que cada texto lleva en sí mismo, dejo que venga a mí y tome sentido para mí, hoy, según lo que es mi vida. A veces recibo las palabras en su sentido ordinario: "Escucha mi oración, Señor" - "Perdona mis pecados". A veces acojo la sugerencia de imágenes: "En esta noche en que clamo en tu presencia" - "Sé mi luz". La noche y la luz son dos polos permanentes de mi existencia que, de innumerables formas, me atraen o repelen. No es necesario que experimente aquí y ahora la sensación física de los salmos. Así como comúnmente decimos en un exceso de trabajo: "Estoy abrumado", así podemos decir en la angustia espiritual: "Las aguas me suben a la garganta". "Incluso el inusual giro de la frase en tales expresiones despierta el juego de las imágenes.

Mi garganta, mis huesos, mis manos, mis pies, mi boca, mis oídos, mis ojos, mi corazón, mis riñones, mi aliento, y de nuevo el agua, la tierra, el cielo, el fuego, el viento, el desierto, el día, la noche, que aparecen en casi todos los versos de la poesía religiosa de los salmos, nunca son menciones puramente fisiológicas o físicas. Designan una forma concreta y gráfica de situarse en relación con uno mismo, con los demás, con el mundo que nos rodea, con Dios. El cuerpo, situado en el mundo, es el primer lugar, el primer lenguaje de la oración de los salmos. Esta es una de las razones por las que esta poesía religiosa es un lenguaje relativamente universal. Todo hombre, si está dispuesto a tener en cuenta las imágenes realistas y abiertas de los salmos, puede reconocerse en ellas. Pero este lenguaje sólo nos toca porque fue ante todo el de hombres reales, de carne y hueso, que vivieron en una época concreta de la historia de la humanidad, en un lugar concreto de la tierra habitada, en una sociedad concreta con sus costumbres y sus hábitos.

dirigirse a cristo y escuchar a cristo en los salmos

Cristo es al mismo tiempo, para un cristiano, el Dios al que se reza en los salmos y el hombre que reza los salmos.

Desde que Jesús se manifestó como Cristo y Señor por su resurrección y exaltación a la derecha del Padre, también se le reconoce como el Dios que crea, reúne, gobierna, juzga, libera, redime y salva. Cuando los cristianos encuentran en los salmos el título "Señor" -Kyrios, nombre griego que sustituye en la versión de los Setenta al nombre inefable del Dios de Israel: YHWH-, lo interpretan necesariamente a la luz de Aquel que ha recibido "el Nombre sobre todo nombre" (Flp 2,9). El Señor de los salmos es siempre el único Dios. Pero todo lo que el Padre hace por nosotros, lo hace a través de su Hijo, en el Espíritu Santo. Por eso, con toda verdad y plenitud de sentido, cantamos, desde Cristo resucitado, palabras como: "El Señor reina; es nuestro Dios y nosotros somos su pueblo; me ha salvado; me lleva por el buen camino. "A partir de ahora nuestra relación con Dios es a través del Hijo único. 

Sin embargo, Jesús es también el Hijo del hombre y un hermano del hombre. Se hizo como nosotros en todo, desde el nacimiento hasta la muerte. Incluso "se hizo pecado" por nosotros (2 Cor 5:21) sin haber cometido ningún pecado. Pero fue resucitado por el poder de Dios. A través de él, la relación del hombre con Dios se renueva radicalmente. Todo lo que se dice en los salmos sobre el hombre -por un hombre- recibe un nuevo significado a la luz de Aquel que creemos que es el Verbo hecho carne, asumiendo en él toda la naturaleza humana. Cuando un pobre pide ayuda, cuando un inocente pide justicia, cuando un hombre perseguido hasta la muerte clama para que se le perdone, cuando da gracias después de haberse salvado, la verdad plena de cada una de estas palabras se desprende de la vida, muerte y resurrección de Jesús.

ChristRessuscit--copie-1.jpg

La Resurrección, Marko Ivan Rupnik, La Resurrección, mosaicos, Ljubljana (Eslovenia)

La plenitud y la novedad de sentido que, gracias a Cristo, se descubren en los salmos, constituyen la base de dos actitudes -o direcciones de la oración- que son claramente perceptibles en el uso de los textos salmódicos en las liturgias.

La primera actitud consiste en dirigirse a Cristo, el Dios y Señor de los Salmos. Le llamo Altísimo, Poderoso, Santo, Juez, Salvador, Rey, Pastor, Roca. A él le pido ayuda, gracia, misericordia, perdón, justicia, a él le doy gracias. Él es para mí la Justicia, la Ternura, la Paz y el Amor de Dios. Le rezaré o bien en mi nombre, si puedo hacer mía la fórmula, o bien en nombre de los que viven actualmente la situación evocada por el salmo. 

La segunda actitud es considerar, como resume San Agustín la práctica de la Iglesia, que el salmista es Cristo mismo. Es su voz la que oigo en la queja de los pobres y en la alabanza de los fieles. Esta voz no me es ajena. Es la voz de Cristo que ha resumido todo en sí mismo. Incluye las voces de todos los miembros del Cuerpo del que él es la cabeza: sus miembros sufrientes, que luchan por la justicia, que prolongan su pasión; sus miembros justificados y glorificados por su resurrección. En la voz del Cristo "total" está la voz de toda la Iglesia creyente, de la que yo formo parte. También está la voz de toda la humanidad que aún espera su liberación.

¿Cómo entender las partes violentas de los salmos?

Sin embargo, parece que algunos de los textos salmódicos se resisten a ser cristianizados. Es especialmente difícil incorporar a una oración cristiana aquellos pasajes en los que el salmista pide a Dios que se vengue de sus enemigos y profiere imprecaciones y maldiciones contra ellos. Estos pasajes pueden parecer directamente contrarios al Evangelio e inaceptables para un discípulo de Cristo.

Hay que hacer varias reflexiones sobre este tema.

En primer lugar, es necesario recordar que ni el mundo ni nosotros mismos estamos totalmente "evangelizados". Toda una parte de la humanidad y de nosotros mismos está aún por convertirse al Dios de Jesucristo. Todavía hay un hombre del Antiguo Testamento que vive y habla en mí y a mi alrededor. En lugar de recibir estos textos como lo contrario de una oración cristiana, puedo asumirlos como una oración -a veces incluso mi oración- que sigue siendo imperfecta a la luz de una oración filial pronunciada totalmente en el Espíritu de Jesús. Los que no pueden decir "Perdónanos como nosotros perdonamos", al menos encuentran en los salmos las palabras para confiar a Dios el juicio de los malvados.

elie-tue-les-prophetes-de-baal-b7d2gr.jp

Elías matando a los profetas de Baal, grabado de Gustave Doré

Los pasajes en cuestión nos recuerdan además que el corazón de la oración bíblica es la expresión de una lucha y un combate constantes por la justicia de Dios contra la injusticia del mundo. Esta lucha no es de ideas. Implica a personas y poderes de este mundo. Toda la vida de Jesús fue una lucha contra el Príncipe de este mundo. La elección bautismal es la lucha de los hijos de la Luz contra los poderes de las tinieblas, el mal y el pecado. En los salmos, esta lucha es a menudo entre el pueblo elegido y las naciones paganas, entre los fieles justos y los impíos. Querer la derrota del mal es querer que no haya más impíos o pecadores. No podemos querer otra cosa. Eso es lo que quería el propio Jesús. Sus maldiciones son al menos tan fuertes como las de los salmos. Tampoco podemos retirarnos de la lucha. Jesús no lo hizo, y murió por ello. Pero al entrar y hablar de esta lucha, nunca pretendemos juzgar o condenar a la "gente", que es sólo de Dios. Y mucho menos se trata de culparlos. Además, los "enemigos" históricos de los Salmos ya no existen. Pero todavía hay ejércitos presentes y nosotros estamos en sus filas. La primera línea pasa primero dentro de nosotros mismos. Las imprecaciones y maldiciones siempre pueden caer sobre la parte de mí mismo que se resiste al Reino de Dios. Pasa igualmente por el corazón de los que me rodean, de los que quiero el bien y de los que pido que se destierre el mal. También pasa -y esta es una interpretación tradicional- entre el poder del Espíritu de Dios y sus ángeles y los poderes de Satanás y sus demonios.

 

"Porque ya no luchamos contra la carne y la sangre, sino contra los principados, contra las potestades, contra los dominadores de este mundo de tinieblas, contra los espíritus malignos de las regiones celestes" (Flp 6,12).

Fuente: El Saterior, versión ecuménica en francés, texto litúrgico, París, Cerf, 1977, p. 345-360.

los salmos explicados
en podcasts

Escucha la serie "espiritualidad de los Salmos"

20 episodios, 

por Emanuelle Pastore