Grecia

siguiendo los pasos de san juan

 

Patmos no es una isla muy grande, pero es una de las más conocidas. Es aquí donde San Juan vio su visión y escribió el Apocalipsis, y por eso a Patmos a veces se le llama "la Jerusalén del Egeo". El Monasterio de San Juan domina la capital, Chora, y toda la isla rezuma fe y devoción. El Monasterio de San Juan el Teólogo, con sus tesoros invaluables, y la preservación del pueblo tradicional de Chora, que fue construido en la Edad Media, así como la Cueva del Apocalipsis fueron las principales razones que dieron a Patmos esta distinción importante.

 

patmos

3 Patmos (31).JPG
3 Patmos (57).JPG
1/2

tras las huellas de san pablo

Grecia de hoy no existía en la época de Pablo. Tres provincias romanas compartían este territorio: Epiro, Macedonia y Acaya. Pablo predicó en las principales ciudades de estas dos últimas regiones y pasó mucho tiempo en las diferentes comunidades que había fundado allí.

filipos

 

Fue durante su segundo viaje misionero que Pablo llegó a Filipos desde el puerto de Neapolis (Kavala, hoy), a 14 km de distancia, donde desembarcó de Galacia y Asia Menor. A nuestros ojos, esta ciudad es su primera misión en suelo europeo. Pablo pasará dos veces por Filipos, en su tercer viaje, y les escribirá la Carta a los Filipenses.

1/1

Tesalónica

 

El apóstol Pablo fundó una comunidad allí en su segundo viaje, de los creyentes que conoció en la sinagoga. Regresará para fortalecer la fe de los tesalonicenses en su tercer viaje y también les enviará una de sus primeras cartas.

salonique (10).JPG
1/1

berea

 

10 Al llegar se dirigieron a la sinagoga de los judíos. 11 Estos eran mejores que los de Tesalónica, y recibieron el mensaje con mucha disponibilidad. Diariamente examinaban las Escrituras para comprobar si las cosas eran así. 12 Un buen número de ellos abrazó la fe y, de entre los griegos, algunas mujeres distinguidas y también bastantes hombres. 13 Pero cuando los judíos de Tesalónica se enteraron de que Pablo estaba predicando la Palabra de Dios en Berea, fueron también allí para agitar al pueblo y crear disturbios. 14 Inmediatamente los hermanos hicieron salir a Pablo hacia la costa, mientras Silas y Timoteo se quedaban en Berea. 15 Los que acompañaban a Pablo lo llevaron a Atenas, y después regresaron a Berea con instrucciones para Timoteo y Silas de que fueran a reunirse con él lo antes posible. (Hechos de los Apóstoles 17,10-14)

1/1

Atenas

 

Atenas cautivó a los extranjeros con la abundancia de sus templos, especialmente los suntuosos edificios y el Partenón, dedicado a la gran diosa Atenea, que domina la ciudad desde la Acrópolis. En todas partes, estatuas de deidades locales y extranjeras, santuarios de cultos misteriosos. Pablo pronunciará un discurso frente al Aeropago, este prestigioso consejo de ancianos que gobierna la ciudad, inscribiéndose así en la continuidad de los filósofos. Pablo trata de explicarles que el Dios verdadero está al alcance de su conocimiento, siempre y cuando no estén satisfechos con ídolos de plata o piedra. Incluso anuncia la resurrección, una idea extraña para los paganos. ¡Pero aquí no hay persecución! Los atenienses respetan las ideas de los demás.

thènes (36).JPG
thènes (103).JPG
thènes (147).JPG
1/1

Corinto

Pablo probablemente vino a Corinto tres veces. Parecería que creó allí una gran comunidad sin encontrar muchos obstáculos. Pablo criticó el libertinaje de los corintios (Cf. Primera Carta a los Corintios 5,1). A pesar de sus protestas, sentimos que Paul está muy apegado a esta turbulenta comunidad. Le escribió al menos cuatro cartas, de las cuales solo dos han sobrevivido. También desde Corinto escribió la Primera Carta a los Tesalonicenses, hacia el 50, y la de los Romanos, hacia el 54.

 
1/2