Geografía y cartografía
de Israel y del Oriente Antiguo 

atlas bíblico

 

La Biblia presenta importantes mapas verbales

En el relato bíblico hay pasajes de los que se puede decir que proporcionan mapas verbales. Se supone que la "Tabla de las Naciones" en Génesis 10 es una lista de los descendientes de los hijos de Noé después del diluvio. Pero rápidamente se hace evidente que muchos de los nombrados son en realidad naciones o pueblos, a veces con una indicación de su lugar de residencia (ver, por ejemplo, la descripción de la extensión del territorio de los cananeos en el versículo 19). Todo el capítulo es un elaborado intento de "mapear" el mundo antiguo en el que las historias de Abrahán y sus descendientes están a punto de empezar. 

Gran parte de la última parte del Libro de Josué incluye listas de ciudades y listas de límites, supuestamente las asignaciones de tierras a las distintas tribus por parte de Josué tras la toma de la tierra. Que estas listas reflejen un intento temprano de definir los límites y las posesiones parece intrínsecamente probable, aunque sea imposible estar seguros de sus orígenes. También es probable que revelen una conciencia, ya sea por parte de los escritores bíblicos o de los responsables de sus fuentes, de cómo ciertas partes de la tierra pueden haber estado relacionadas geográficamente con otras.

Pero sobre todo, en su contexto, las indicaciones geográficas tienen una función teológica. Muestran cómo se cumplió la promesa de Dios a los antepasados (que tendrían una tierra en la que podrían vivir sus descendientes, por ejemplo, Génesis 17,8). 

Carte biblique

Descubre el mapa que te permite localizar los lugares mencionados en el Antiguo y Nuevo Testamento, así como las referencias bíblicas correspondientes.

Muy diferente es el mapa verbal presentado al final del libro de Ezequiel. El capítulo 48 contempla una futura tierra de Israel, restaurada tras la sucesiva destrucción del reino del norte de Israel por los asirios y del reino del sur de Judá por los babilonios, y el posterior exilio. El país está organizado de forma muy estilizada. A las tribus se les asignan sucesivas franjas latitudinales ("de este a oeste") de territorio, desde Dan en el norte hasta Gad en el sur. Entre los territorios asignados a Judá y Benjamín, hay una parte "sagrada" o "santa", separada del resto del país. En el centro de esta parte estaría el Templo. El capítulo anterior hizo una declaración notable sobre el futuro Templo (Ezequiel 47,1-12). Desde su mismo umbral fluiría un río cuyas aguas se harían más y más profundas a medida que fluyeran hacia el este hasta llegar al Mar Muerto, dando vida a sus aguas, permitiendo que los peces vivieran en él y que la vegetación creciera en sus orillas. El conocimiento de la geografía actual permite al lector apreciar el significado de la afirmación teológica que se hace aquí. El Templo de Dios en Jerusalén estará en el corazón de la tierra de Dios y será una fuente de vida.

Una geografía teológica

 

El evidente significado teológico de la presentación de Ezequiel de un Israel restaurado plantea la cuestión de que hay una serie de descripciones bíblicas que pretenden ser geográficas, pero cuyo propósito principal es teológico. La redacción de la promesa de Dios a Abraham, que incluye la afirmación de que se daría a sus descendientes un territorio que se extendería desde el Nilo hasta el Éufrates (Gn 15,18), debe leerse como una expresión de la idea de una Tierra Prometida más que como una indicación de un territorio realmente ocupado por los israelitas.

 

Del mismo modo, en el Nuevo Testamento, en el desarrollo de los relatos evangélicos, algunas indicaciones abiertamente geográficas pueden tener un significado teológico más profundo. En Marcos, todo el primer ministerio de Jesús tiene lugar en Galilea. El punto central de la narración de Marcos es la declaración de Pedro de que Jesús es el Mesías (Marcos 8,27-30). Esta declaración tiene lugar en Cesarea de Filipo, en el extremo norte del país. Entonces Jesús emprende el viaje desde el lejano norte hasta el corazón religioso del país, Jerusalén, y hasta su muerte. Lucas también presenta la vida de Jesús como un viaje en el que los discípulos siguen a su maestro. Esto puede ser significativo para la noción lucana del cristianismo como "camino", mencionada varias veces en los Hechos de los Apóstoles (Hechos 9,2; 19,9.23; 24,14.22).

Otros recursos sobre lugares bíblicos

Bible Atlas (BibleHub)

Ubicación de los lugares citados en la Biblia

Bible Atlas On Line (Access Fondation)

Mapas de los períodos históricos de la Biblia para descargar en PDF aquí

Libro completo para descargar en PDF aquí

Holy Lands Photos

Sitios bíblicos de Tierra Santa en imágenes

Holy Land sites review (Bible Walks)

Sitios que se visitan en Israel

Fotos de los lugares bíblicos (Mercaba)

Muchos lugares del Medio Oriente en fotos

Bible Places

Muchos sitios bíblicos del Medio Oriente en fotos. También fotos para ilustrar los libros de la Biblia (se paga)

La conciencia de la geografía real permite apreciar como teológicas algunas afirmaciones aparentemente geográficas sobre Jerusalén y, en particular, sobre el monte Sión. En el Salmo 48,1-3 parece haber una referencia a que Sión está situada "en el lejano norte", pero esto no tiene sentido geográfico. La palabra hebrea para "norte" deriva probablemente del nombre del monte Zafón (actual Jebel el-Aqra en Siria) que, según los textos de Ugarit, era el hogar de los dioses y donde Baal tenía su palacio. El salmista no ubica a Sión geográficamente, sino que la reivindica o la equipara con la morada divina, es decir, el lugar donde se encuentra el Templo.

En el Salmo 46,4, la probable asociación de Jerusalén (aunque no se nombra la ciudad) con un río con arroyos recuerda más a la imagen de Ezequiel 47 que a la situación real. El pequeño arroyo que fluye del Gihón, la fuente de la ciudad de Jerusalén, apenas se ajusta a la descripción. Pero no es imposible que esta representación deba algo a la tradición del río que salió del Jardín del Edén y se dividió en cuatro brazos, uno de los cuales se llama Gihón (Gn 2,10-14). Jerusalén se equipara quizás con el Edén.

El oráculo conservado en Isaías 2,2 y Miqueas 4,1, hablando del futuro, prevé que "el monte de la casa de Dios" (es decir, Sión) se convertirá en "el más alto de los montes" y "se elevará sobre las colinas". En efecto, Sión está dominada por colinas más altas, como el Monte de los Olivos. Lo que se prevé no es un desplazamiento geográfico, sino una transformación teológica.

¿Jerusalén, el ombligo de la tierra (omphalos)?

En este contexto, también cabe mencionar que en la Biblia hay algunas posibles alusiones a la creencia de que Israel, o algún lugar de Israel, especialmente Jerusalén, era el "ombligo" o el centro mismo del mundo. En el libro de Ezequiel, se describe a los israelitas como "los que viven en el centro de la tierra" (Ez 38,12). La palabra hebrea se traduce como "centro" y en la traducción griega, la Septuaginta, la palabra se traduce como omphalos u "ombligo".

El mapa de Ebstorf, un mapamundi en T y W del siglo XIII d.C. Jerusalén ocupa un lugar destacado
El mapa de Ebstorf, un mapamundi en T y W del siglo XIII d.C. Jerusalén ocupa un lugar destacado
press to zoom
Jerusalén está en el centro - de "Itinerarium Sacrae Scipturae", de Heinrich Bunting, 1545-1606
Jerusalén está en el centro - de "Itinerarium Sacrae Scipturae", de Heinrich Bunting, 1545-1606

Mapa de Bunting, que presenta una visión simbólica del mundo para el Itinerarium Sacrae Scripturae (atlas de la historia sagrada), publicado en 1582. Este mapa sitúa a Jerusalén en el centro del mundo y destaca a Europa, Asia y África y señala a América. La forma es un homenaje del pastor alemán Heinrich Bunting a su ciudad natal, Hannover, cuyo escudo lleva una hoja de trébol. Foto: Sitio web de Larousse.

press to zoom
Mapa del mundo del Salterio de los Mapas, hacia 1265 (British Library)
Mapa del mundo del Salterio de los Mapas, hacia 1265 (British Library)
press to zoom
Las partes de la tierra, Libro de las propiedades de las cosas (De Proprietatibus rerum), iluminació
Las partes de la tierra, Libro de las propiedades de las cosas (De Proprietatibus rerum), iluminació
press to zoom
 

cartografía del levante antiguo

Los escritores de la antigüedad no solían adjuntar mapas a las historias que contaban. Todas ellas deben estar situadas en el Creciente Fértil, término acuñado para describir una zona de territorio con forma de media luna que era relativamente fértil en comparación con las regiones desérticas que la bordeaban. El Creciente Fértil tenía en sus extremos oriental y occidental las tierras regadas por los grandes ríos y sus crecidas anuales, el Tigris y el Éufrates en la Baja Mesopotamia y el Nilo en Egipto.

La parte central de la "media luna", que incluye gran parte de la Alta Mesopotamia y la franja costera del Mediterráneo oriental, dependía principalmente de la lluvia para su fertilidad. El conocimiento de la extensión de las tierras fértiles de la región es de suma importancia para entender algunas de las tradiciones de la Biblia y el contexto en el que se enmarcan. Los viajeros, ya sea que se dediquen al comercio o busquen nuevas zonas para establecerse, debían permanecer en las tierras fértiles y evitar los desiertos. Así, los que contaron la historia de Abrahán sabían que alguien que partiera de Ur (la adición de "de los caldeos" muestra que se preveía una ubicación en el sur de Mesopotamia), con rebaños y manadas, y se dirigiera a lo que iba a ser Israel, no viajaría hacia el oeste a través del desierto, sino que tendría que seguir el Éufrates hasta Harán antes de dirigirse hacia el sur a lo largo de la costa mediterránea (Gn 11,31-12,9). Del mismo modo, los ejércitos, por ejemplo, que se desplazaban de Mesopotamia a Egipto o viceversa, seguían el Creciente Fértil.

 

La franja costera del Mediterráneo oriental era un puente terrestre entre África, por un lado, y Asia y Europa, por otro. El control de este territorio era, por tanto, de gran importancia comercial y estratégica. La muerte del rey de Judea, Josías, tuvo lugar en el contexto de la marcha hacia el norte de un faraón egipcio que pretendía ayudar al rey asirio a repeler la creciente amenaza de los babilonios (2 Reyes 23,28-30).

the ancient near east

Mapa: Fundación Access

Mapa de Babilonia

Una pequeña tablilla del British Museum, que data de alrededor del año 600 a.C., representa el mundo conocido, con la ciudad de Babilonia en el río Éufrates en el centro. El Golfo Pérsico se representa como un río que rodea la tierra y, más allá, misteriosas tierras lejanas. El "mapa" fue dibujado para ilustrar un relato de las campañas del rey Sargón de Acad en la segunda mitad del tercer milenio a.C.

Mapas de Jerusalén

 

Un intento relativamente precoz de cartografiar las tierras de la Biblia puede verse en el notable suelo de mosaico, descubierto a finales del siglo XIX, en una iglesia bizantina de Madaba, en Transjordania, que probablemente data del siglo VI de nuestra era. El mapa incluye una representación de Jerusalén y muestra muchos detalles de la ciudad de Jerusalén tal y como era en aquella época, como la iglesia del Santo Sepulcro y otras iglesias, las calles bordeadas de columnas, las murallas y las puertas de la ciudad. Incorpora varias citas bíblicas, y el mapa ha supuesto una importante contribución al conocimiento de la topografía de la región.

Mosaico de Jerusalén
Mosaico de Jerusalén

à partir de la carte de Madaba

press to zoom
the "Uppsala map" of crusader Jerusalem
the "Uppsala map" of crusader Jerusalem

Une autre des quatre cartes des croisades ayant un lien avec la Gesta Francorum et aliorum Hierosolimitanorum. Elle se situe entre le Historia Hierosolymitana de Robert le Moine et la Gesta Francorum, présenté comme le dixième livre de l'Historia Hierosolymitana (en français : Histoire de Jérusalem), détenu par la bibliothèque de l'université d'Uppsala. Elle est redécouverte en 1995.

press to zoom
1472 map of Jerusalem by Pietro del Massaio
1472 map of Jerusalem by Pietro del Massaio

Carte préparée pour Alphonse II de Naples. Elle fait partie d'un ensemble de cartes accompagnant la traduction latine, par Jacopo d'Angelo, de la Géographie de Ptolémée, reproduite par le copiste français Hugo Comminelli et illustrée par le cartographe florentin Pietro del Massaio (it). Elle est considérée comme une carte « réaliste », mais elle comprend un certain nombre d'éléments historiques imaginaires. Les éléments contemporains de la carte comprennent le Muristan, étiqueté Hospicium Peregr

press to zoom
1634 Munich map of Jerusalem, produced in Jerusalem and Mar Saba
1634 Munich map of Jerusalem, produced in Jerusalem and Mar Saba
press to zoom
Codex Harley Crusader map of Jerusalem
Codex Harley Crusader map of Jerusalem

Collection Harley de la British Library. La carte représente l'itinéraire d'un pèlerin, avec Jérusalem comme point culminant. Elle n'a aucun rapport avec les autres cartes circulaires, car elle ne comporte que quatre portes symétriques et n'a pas de carrefour. La carte « n'a pas la prétention d'être exacte », mais elle présente plutôt « la conception que l'auteur a de son voyage ».

press to zoom
the "Copenhagen" map of crusader Jerusalem
the "Copenhagen" map of crusader Jerusalem

Une carte ronde dans le style de l'Europe du Nord. Les annotations ont probablement été faites par Haukr Erlendsson.

press to zoom

Relatos de viaje de peregrinos

 

Muchas historias antiguas están asociadas a lugares, y a menudo éstos han sido marcados de alguna manera. La tradición cristiana de erigir iglesias para señalar los lugares de los acontecimientos clave de la vida de Jesús es un ejemplo de la asociación de tradiciones particulares con lugares específicos. Estas iglesias fueron visitadas por peregrinos, algunos de los cuales han dejado relatos de sus viajes que también son una fuente valiosa. Otra importante fuente temprana es el Onomasticon, compilado por el historiador Eusebio a principios del siglo IV de nuestra era. Fue traducido, con algunas revisiones, por Jerónimo (Liber de situ et nominibus locorum hebraicorum) hacia el año 390.

Las Cruzadas reavivaron el interés por la ubicación de los lugares sagrados en Palestina y por las peregrinaciones a estos sitios. Algunos de estos visitantes dejaron constancia de sus viajes, entre ellos Egeria.

Otros recursos cartográficos

The Eran Laor Cartographic Collection

Mapas de Tierra Santa y Jerusalén

Mapas antiguos (Historic Cities)

Mapas antiguos de ciudades históricas

Mapa del mundo romano (Orbis)

Todas las rutas de tráfico romanas en un mapa virtual

Centro de cartografía del mundo antiguo

Crea tus propios mapas a partir de archivos PDF descargables y libres de derechos 

Biblioteca de mapas de la Academia Aix-Marsella

Crea tus propios mapas a partir de archivos GIF descargables y libres de derechos

 

geografía  de Israel

La extensión de la tierra prometida

El territorio real ocupado por el antiguo pueblo hebreo/judío varió en diferentes épocas. Una frase bíblica conocida describe la tierra como algo que se extiende "desde Dan hasta Beerseba" (por ejemplo, Jueces 20,1), una distancia de unos 240 km. En 2 Reyes 23,8, se dice que la zona ocupada por las ciudades de Judá se extiende "desde Geba hasta Berseba".

En otros lugares, se considera que la frontera sur se extiende hasta Cades-Barnea (Números 34,4), unos 72 km más al sur. La extensión norte del territorio ocupado por los israelitas se describe a veces como Lebo-hamath (por ejemplo, Números 34,8), una expresión que puede significar "entrada a Hamath" y referirse a la zona entre los ríos Orontes y Leontes, o a una ciudad (Lebweh) en el Orontes.


En 1 Reyes 8,65 se dice que en tiempos de Salomón se celebraba una fiesta "desde Lebo-hamath hasta el Wadi de Egipto" en la que participaba "todo Israel". El relato bíblico también sugiere que algunas de las tribus israelitas ocuparon territorios en Transjordania.

Deuteronomio 3,8 menciona el territorio desde el monte Hermón en el norte hasta el río Arnón en Moab. También se sugiere que a veces el dominio israelita se extendía a todo Moab y Edom (cf. 2 Samuel 8). Según el relato del reinado de Salomón, el territorio que controlaba se extendía hasta el sur de Ezión-Geber, en el golfo de Aqaba, y por tanto incluía una importante salida comercial (1 Reyes 9,26); este territorio también habría incluido los ricos yacimientos de cobre de Arabá.

Incluso mucho más tarde, la designación "desde Dan hasta Berseba" da una idea bastante exacta del reino de Herodes, que se extendía desde las cercanías de Berseba en el sur y abarcaba Judea, Samaria y Galilea, llegando casi hasta el norte de Paneas, cerca del lugar de Dan, e incluyendo tierras en Transjordania.

Carte d'israël ancien

Mapa: Fundación Access

Lo mismo ocurre con la época a la que se refieren los Evangelios, cuando la provincia romana de Judea y las tetrarquías de Herodes Antipas y Felipe se extendían desde Beer-Sheba hasta Paneas, rebautizada como Cesarea de Filipo.

Geología 

El rasgo más llamativo de la tierra de la costa oriental del Mediterráneo es la gran grieta, resultado de una falla geológica que comienza en el valle del Orontes, en el norte de Siria, y continúa hacia el sur entre las montañas del Líbano y el Antilíbano, a través del valle del Jordán, Arabia, el golfo de Aqaba y el Mar Rojo propiamente dicho, hasta llegar a África.

 

Debido a la presencia de esta gran grieta, que corre paralela a la costa oriental del Mediterráneo, se ha acostumbrado a dividir la región del actual Israel en cuatro zonas longitudinales principales: las llanuras costeras, las colinas centrales, el valle de la grieta y las colinas orientales o Transjordania.

La roca que subyace en toda la región es el granito, y una grieta en el enorme bloque de granito dio lugar a la formación del Valle del Rift. Las principales rocas superficiales son la caliza, la tiza y el basalto. La piedra caliza predomina en la zona montañosa. Resiste a la erosión, pero con el tiempo se convierte en un suelo rojizo. La superficie de tiza se erosiona y desgasta fácilmente para formar valles por los que pueden pasar las carreteras. Es el origen de importantes pasos a través de las colinas, incluidos los que atraviesan las colinas del Carmelo, y del llamado "foso" de Judea, un valle que separa las colinas de Judea del Shephelah. El basalto, una roca volcánica dura, se encuentra en Galilea y en el norte de Transjordania.

Las principales regiones geográficas de Palestina

 

Las llanuras costeras

Los acantilados de Ras an-Naqura, también conocidos como la "escalera de Tiro", que separan la llanura fenicia al norte de la llanura de Akre al sur, forman una frontera natural. La llanura de Akre llega hasta el punto en que el promontorio calcáreo del Carmelo se adentra en el Mediterráneo y la llanura se reduce a una franja costera extremadamente estrecha antes de ensancharse un poco para formar la llanura de Dor, que se extiende hasta el río Cocodrilo (Wadi Zerqa), alrededor de cuya desembocadura había una zona pantanosa.

Al sur se encuentra la llanura de Sharon, mucho más amplia, que en su día fue muy boscosa. El límite meridional de Sarón era el valle de Aijalón, por el que pasaba el camino hacia el puerto de Jope.

Uno de los hechos aparentemente sorprendentes sobre los antiguos hebreos es que, aunque estaban asentados en la costa, no eran marineros, a diferencia de sus vecinos del norte, los fenicios. La razón es probablemente que había pocos puertos naturales.

Otra característica de las llanuras costeras, sobre todo en el sur, es la presencia de dunas de arena que a veces se extienden cierta distancia hacia el interior. Pero había un puerto en Jope, mencionado en la historia de Jonás como punto de embarque de su malogrado viaje por mar (Jonás 1,3). Finalmente, Herodes el Grande hizo construir un puerto en Cesarea (Marítima).

Al sur de la llanura de Sarón está la llanura de Filistea, llamada así porque allí se habían establecido los filisteos.

côte maritime palestine

Mapa: Fundación Access

La zona central de la colina

La Galilea, la sección más septentrional de la región de las colinas, es una prolongación de la cadena del Líbano. Generalmente se subdivide en la Alta Galilea, cuya montaña más alta, Jebel Jermaq, se eleva a 1.300 m, y la Baja Galilea, con sus laderas más suaves y valles fértiles más amplios.

 

En el sur, la línea de colinas se ve interrumpida por la llanura de Meguido o Esdrelón, una zona aproximadamente triangular que conectaba la llanura de Akre con el valle de Jezreel y el valle del Jordán. El vértice del triángulo está marcado por la imponente cúpula de piedra caliza del monte Tabor, y la base está formada por las colinas del Carmelo que conectan el promontorio con la región de Efraín.

 

La región de las Colinas de Efraín (a veces subdividida en Efraín y Manasés) es una zona de colinas y valles calcáreos ondulados, pero al este de la divisoria la tierra es en gran parte salvaje. Las sucesivas capitales del Reino del Norte de Israel (Siquem, Tirsa y Samaria) estaban situadas en esta región.

 

Al sur se encuentra la región montañosa de Judá, separada de las llanuras costeras por las estribaciones del Shephelah; el nombre significa "llanura", por lo que debe haber sido dado en la perspectiva de la región montañosa más alta. En general, la región es más accidentada que Efraín, y se hunde hacia el oeste en una zona conocida como el Desierto de Judá, que es aún más desolada que la situada más al norte. Las capitales del sur, Hebrón y Jerusalén, se encuentran en el corazón de la montaña de Judá.

 

Más al sur, más allá del Valle de Beer-Sheba y del Valle de la Sal, las colinas continúan hacia el Néguev, una región esteparia en gran parte inhóspita, pero en la que podían practicarse algunos cultivos y una agricultura limitada.

plaine centrale palestine

Mapa: Fundación Access

El Valle del Rift

 

En las proximidades de Dan se encuentran los manantiales del río Jordán, alimentados por las aguas del monte Hermón al noreste. De estos manantiales, las aguas desembocan en la cuenca del Huleh, donde, en tiempos bíblicos, había un lago cuyo nombre griego era lago Semechonitis.

 

Desde Huleh, a 68 m sobre el nivel del mar, el Jordán desciende hasta el Mar (o Lago) de Galilea o Tiberíades (o Chinnereth), que ya está a 212 m por debajo del nivel del mar. El nombre "Jordán" está probablemente relacionado con una raíz que significa "descender", lo que hace que el nombre sea muy apropiado. El descenso continúa al sur del Mar de Galilea, ya que el río sigue bajando hasta el Mar Muerto, cuya superficie está a casi 400 metros por debajo del nivel del mar y cuyo punto más profundo está a otros 400 metros por debajo.

 

Entre el mar de Galilea y el mar Muerto, el Jordán pasa por un valle conocido como el Ghor, en el que ha formado una llanura de inundación inferior, el Zor, una zona de espesa vegetación y probablemente la descrita en Jeremías 12:5 como la "selva del Jordán". Esta parte del río se caracteriza por sus meandros. La distancia "a vuelo de pájaro" entre el Mar de Galilea y el Mar Muerto es de unos 105 km, pero el río recorre casi 320 km para cubrir esta distancia.

 

La característica más notable del Mar Muerto es el altísimo nivel de salinidad de sus aguas, unas seis veces el contenido de sal de los océanos, tan alto que ninguna vida marina puede sobrevivir allí. Esta salinidad se debe casi por completo a la evaporación.

 

Al sur del Mar Muerto, el valle de la grieta continúa durante 160 km hasta el Golfo de Aqaba. Esta región se conoce como el Arabá, aunque esta denominación se utiliza a veces para referirse a todo el valle del Rift al sur del mar de Galilea.

vallée du rift palestine

Mapa: Fundación Access

Transjordania

 

Gran parte de la tierra al este del río Jordán consiste en mesetas relativamente altas, divididas por cuatro ríos principales. Debido a su altura, recibe una cantidad importante de precipitaciones, aunque éstas disminuyen más al este y el terreno se vuelve desértico. Al norte del río Yarmuk, que se une al Jordán justo al sur del mar de Galilea, Basán es la parte más amplia del cinturón fértil, conocido por sus productos y su ganado (Dt 32,14; Amós 4,1). Al este de Basán se encuentra Leja (cuyo nombre griego era Trachonitis), una región escarpada de colinas basálticas. Al sur de Yarmuk se encuentra el territorio de Galaad, dividido por el río Jaboc.

 

Esta zona también destacaba por su ganado (por ejemplo, Números 32,1; Números 4,1; 6,5) y se menciona junto a Basán en Miqueas 7,14 en un contexto que sugiere que destacaban por su fertilidad. Más al sur se encuentran zonas que, en la época registrada en la Biblia hebrea, eran reinos separados. Al este y al sur de Galaad está el territorio de Amón. Más al sur aún, y al este del Mar Muerto, se encuentra Moab, por donde pasa el río Arnón.

 

El relato bíblico registra que Moab era conocido como un centro de cría de ovejas (2 Reyes 3,4), y el libro de Rut se abre con una referencia al pueblo de Judá que buscaba refugio allí en tiempos de hambruna (Rut 1,1). La accidentada región de Edom está separada de Moab por el valle de Zered y al sur del Mar Muerto.

Peuples du Levant

Mapas: Fundación Access

Las principales rutas

 

La región de Palestina es una especie de puente terrestre entre África y Arabia, por un lado, y entre Anatolia y Mesopotamia, por otro. La región estaba atravesada por importantes rutas, cuyo recorrido estaba determinado por la configuración del terreno.

 

El camino más importante era el "camino del mar" (Isaías 9,1). Desde Egipto se dirigía a Gaza y luego atravesaba la llanura de Filistea, siguiendo la línea de la costa y corriendo luego hacia el interior a lo largo de las colinas. Las colinas acabaron formando una barrera al acercarse a la costa en el promontorio del Carmelo, de modo que el camino pasaba por el paso de Meguido hacia la llanura de Meguido o Esdrelón. Desde allí se dirigió al extremo norte del mar de Galilea, cruzó el Jordán en las proximidades de Hazor, al sur del lago Huleh, y se dirigió a Damasco, a lo largo de las estribaciones del monte Hermón.

 

La otra gran vía sur-norte de la región era el "Camino de los Reyes" (Números 20,17; 21,22), que iba desde el Golfo de Aqaba, pasando por las colinas de Edom, Moab y el Valle del Olimpo, hasta Edom, Moab y Amón en Galaad y desde allí hasta Damasco.

La route des Rois, Jordanie, Emanuelle Pastore

Camino de los Reyes, Jordania.

Foto: E.Pastore

También había otra carretera a través de las colinas centrales, que conectaba una serie de ciudades importantes: Beer-Sheba, Hebrón, Jerusalén, Betel y Siquem. Luego se dividió en dos ramas, una que se dirigía a través de Samaria e Ibleam a la llanura de Meguido (Esdrelón), y la otra que se dirigía al valle del Jordán a través de Bet-Shan.

 

Estas vías norte-sur y la costa estaban unidas por una serie de caminos este-oeste, que a menudo seguían el curso de los valles de la zona montañosa. Muchas ciudades importantes se establecieron en encrucijadas o puntos estratégicos que controlaban las rutas del valle a las colinas.

Route des Rois
Routes marchandes de l'Antiquité

Mapas: Fundación Access

Faites un don.png