Ser  peregrino

un viaje puntual
y una manera de vivir

Una peregrinación puede ser un acontecimiento puntual, cuando queremos hacer una experiencia de fe en un lugar emblemático, cuando necesitamos recogernos en Dios y alejarnos de nuestra vida cotidiana, o cuando tenemos una intención de oración importante que presentar al Señor. Este tipo de peregrinación marca una etapa en el camino de nuestra vida. 

Pero también hay otra forma de ver la peregrinación. Ya no se trata tanto de "peregrinar" como de "ser peregrino". En el Imperio Romano, los "peregrinos" eran extranjeros, hombres libres, que vivían en las provincias conquistadas por Roma, pero no tenían la ciudadanía romana. Por analogía, la condición del cristiano es la de un peregrino. El autor de la Carta a Diogneto, un escritor cristiano del siglo II, lo entendió bien cuando describió el modo de vida de los cristianos:

"Residen cada uno en su país, pero como extranjeros domiciliados. Cumplen todos sus deberes como ciudadanos y soportan todas las cargas como extranjeros. Toda tierra extranjera es una patria para ellos y toda patria una tierra extranjera. Pasan su vida en la tierra, pero son ciudadanos del cielo".

En este sentido, la vida que hay que vivir en la tierra se presenta como un camino que hay que recorrer hasta llegar a su meta final: Dios. Así, toda la vida se convierte en una peregrinación, es decir, una búsqueda de Dios, una búsqueda de Aquel que tiene las respuestas a todas nuestras aspiraciones.

La larga peregrinación de una vida puede, por tanto, estar puntuada por "pequeñas" peregrinaciones a lugares elegidos. Intentemos trazar la dinámica y la historia del proceso de peregrinación.

la condición humana,
la del homo viator

Un adagio clásico describe la condición humana como la del homo viator. En otras palabras, todo ser humano es, por definición, un ser en movimiento, un ser en marcha, un ser cambiante. Se ve empujado por sí mismo a trazar el camino de su vida, pero también y sobre todo a descubrir su origen. Se trata de avanzar, en un tiempo que no se repite ni retrocede, para encontrar su punto de partida. Esto puede parecer paradójico: uno va hacia su fin para llegar a su principio. Una raíz de la lengua hebrea ilustra maravillosamente esta dimensión de la vida humana. La raíz "kdm" tiene dos significados: indica tanto la acción de avanzar como el punto cardinal del este. El este es donde sale el sol, donde todo comienza, simbolizando el origen. En hebreo, avanzamos volviendo a nuestro origen. 

 

En la obra Odisea de Homero, Ulises trata de volver a casa, a Ítaca, después de muchas aventuras en tierras lejanas. Su destino ilustra el de nosotros. Nuestras aspiraciones a veces nos llevan lejos de casa, en busca de la verdad, pero en última instancia nuestras propias aspiraciones también nos llevan de vuelta a nuestras raíces más profundas, a nuestro lugar de origen. Un bello poema de Constantino Cavafy (1863-1933) narra este regreso de Odiseo a Ítaca, que es su tierra y su reino.

 

El poema fue escrito en Alejandría en 1911, en griego moderno y en verso:

 

Ithaca 

 

Cuando partas hacia Ítaca, que el viaje sea largo, rico en aventuras y experiencias. No temas a los Lestrigones, ni a los Cíclopes, ni a la ira de Neptuno. No verás nada de eso en tu camino si tus pensamientos permanecen elevados, si tu cuerpo y tu alma son tocados sólo por emociones sin bajeza. No conocerás a los Lestrigones, ni a los Cíclopes, ni al feroz Neptuno, si no los llevas dentro de ti, si tu corazón no los suscita ante ti.

 

Desea que el camino sea largo, que sean muchas las mañanas de verano, cuando (¡con qué deleite!) entrarás en puertos vistos por primera vez. Recala en los puestos comerciales fenicios y adquiere hermosos productos: nácar y coral, ámbar y ébano, y mil tipos de perfumes embriagadores. Adquiera el mayor número posible de estos embriagadores perfumes. Visita muchas ciudades egipcias y aprende con entusiasmo de sus sabios.

 

Ten siempre presente a Ítaca. Tu meta final es alcanzarla, pero no acortes tu viaje: es mejor que dure muchos años y que finalmente llegues a tu isla en los días de tu vejez, rico con todo lo que has ganado en el camino, sin esperar a que Ítaca te enriquezca.

 

Ítaca te dio el hermoso viaje: sin él, no te habrías puesto en marcha. No tiene nada más que darte. Si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado. Sabio como te has vuelto después de tantas experiencias, por fin has entendido lo que significa Ítaca.

 

Traducción al español a partir de la versión francesa realizada por Marguerite Yourcenar

Ithaca, vista desde el norte
Ithaca, vista desde el norte

Foto: Wikipédia

press to zoom
Cabeza de Ulises: escultura griega del Modelo:S-II a.C., encontrada en la Villa de Tiberio en Sperlo
Cabeza de Ulises: escultura griega del Modelo:S-II a.C., encontrada en la Villa de Tiberio en Sperlo

Foto: Wikipédia

press to zoom
Vathy
Vathy

Foto: Wikipédia

press to zoom

la peregrinación, un acto humano

Incluso antes de ser un acto religioso, la peregrinación es en esencia un acto humano. Al estar en movimiento, al estar en busca de sentido, el hombre busca y encuentra puntos de referencia: el lugar de su nacimiento, su familia, su patria o su región. Al vivir en sociedad, el hombre vive según un conjunto de puntos de referencia sociales que guían su conducta y la del grupo humano con el que se identifica. El hombre encuentra entonces otros puntos de referencia que los de sus raíces personales: tal o cual idea, un maestro o líder particular, un lugar especialmente evocador por estar en las raíces: el lugar donde se fundó su comunidad, el lugar de la memoria de un acontecimiento importante...

Impulsado a moverse externa e internamente, a crecer abandonando un cierto número de sus puntos de referencia, el hombre encontrará en la peregrinación un medio ideal, en un determinado momento importante, para encontrar sus raíces. Visitar a parientes lejanos, volver a la patria, visitar de vez en cuando las tumbas de los antepasados, es en sí mismo una peregrinación. Una visita a un lugar significativo en la vida personal o en la vida de la sociedad con la que uno se identifica es también una peregrinación. La mayoría de las veces, uno no va en peregrinación solo, sino que va con familiares, personas a las que uno quiere dar testimonio de sus raíces y transmitir una herencia personal o social.

IMG_3291_edited.jpg

En peregrinación a las orillas del lago Tiberíades. Foto: E. Pastore

Los lugares que son puntos de referencia para muchas personas se convierten en lugares de peregrinación sin tener un significado religioso. Sin remontarnos a los tiempos más antiguos, basta con pensar en la peregrinación de una familia a su país de origen.

la peregrinación, un acto religioso

Todas las tradiciones religiosas han dado un lugar importante a la peregrinación. En la India, por ejemplo, millones de hindúes convergen en el norte del país para participar en el Ardh Kumbh Mela, una peregrinación de 45 días que permite a los fieles lavar sus pecados en las aguas del Ganges. En el budismo, la columna conmemorativa de Lumbini es un buen ejemplo. Se dice que el rey Asoka visitó este "jardín" en el Terai nepalí para venerar el lugar de nacimiento de Buda. La tradición budista de la peregrinación está estrechamente relacionada con la errancia, el samsarah, la transmigración y el interminable y doloroso ciclo de renacimientos del que se desea salir.

Una orilla del Ganges durante la Kumbh Mela de 2010 a Haridwar
Una orilla del Ganges durante la Kumbh Mela de 2010 a Haridwar
press to zoom
Columna de Lumbini, Nepal
Columna de Lumbini, Nepal
press to zoom

En el Egipto faraónico aún quedan vestigios de las peregrinaciones. Basta pensar en el santuario de Abidos, que era un centro de peregrinación donde faraones y plebeyos rendían culto a Osiris, el dios de la vegetación y la agricultura que poco a poco se convirtió en el dios de los muertos y de la eternidad. Pero el desarrollo del monoteísmo, en particular con la tradición bíblica, dio a la peregrinación un desarrollo y un sentido profundamente renovados.

Vestigios del templo de Osiris en Abydos
Vestigios del templo de Osiris en Abydos

Foto: Wikipédia

press to zoom
Osiris fecundando a Isis, Abydos
Osiris fecundando a Isis, Abydos

Foto: Wikipédia

press to zoom
Vestigios del Osireión, Abydos
Vestigios del Osireión, Abydos

Foto: Wikipédia

press to zoom

En la historia del pueblo de Israel, la gente viene de todas partes a los santuarios principales para ciertas fiestas litúrgicas: la Pascua, la Fiesta de las Semanas o Pentecostés y la Fiesta de las Tiendas. La Biblia menciona varios lugares de peregrinación para Israel: Beersheva, Betel, Hebrón, Mamre, Siquem, Silo. Con la construcción del Templo de Jerusalén por Salomón, la Ciudad Santa se convirtió gradualmente en el lugar donde se reunían todas las tribus del pueblo de Dios. El pueblo exiliado en Babilonia recordó entonces a Jerusalén, la capital espiritual que seguía presente en el corazón de los judíos dispersos:


"Junto a los ríos de Babilonia nos sentamos y lloramos, recordando a Sion..." (Sal 137:1)

Men touching Torah Scroll at Western Wall, tb092302203.jpg

Manifestación en el Muro Occidental, Jerusalén.

Foto: BiblePlaces

Tras el regreso del exilio, el pueblo judío encuentra la alegría en la reconstrucción del Templo. Pero muchos de los exiliados permanecerán en la tierra que los acogió. De cerca y de lejos, antes y después de la destrucción del segundo Templo, el pueblo de Dios subía a Jerusalén para las grandes fiestas. Los salmos llamados Cantos de las Subidas (Salmos 120 a 134) dan testimonio del ardor y el dinamismo espiritual del creyente en su camino hacia la Ciudad Santa. También evocan la alegría del peregrino que llega a las puertas de Jerusalén:


"Me alegré de que me dijeran: '¡Vamos a la casa del Señor! ¡Por fin nuestros pies están en tus puertas, Jerusalén! (Sal 122:12)

Maqueta del Templo de Jerusalén

la especificidad de la peregrinación cristiana

Siguiendo las tradiciones de su pueblo, Jesús peregrinaba a Jerusalén con motivo de las grandes fiestas. El evangelista Lucas relata un episodio en el que Jesús, a los doce años, escapa de la vigilancia de sus padres durante una peregrinación. Finalmente lo encuentran en el Templo con los maestros de la Ley (cf. Lucas 2:41-50).


Hay muchos elementos en la enseñanza de Cristo que muestran un cambio radical. No vino a abolir la Ley, sino a cumplirla. En este cumplimiento, ya no hay un templo hecho con manos humanas que se mantenga en pie. Jesús mismo es el Templo de Dios y el culto ya no está ligado a un lugar sino a una persona:


"Pero llega la hora -y es ahora- en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque esos son los adoradores que el Padre busca. Dios es espíritu, y los que adoran, es en espíritu y en verdad que deben adorar." (Jn 4:23-24)

 

Consciente de esta novedad radical, la Iglesia intenta, de siglo en siglo, ser fiel al mensaje de Cristo. La peregrinación ya no es un acto de culto destinado a rendir un sacrificio a Dios, pues Jesús ha realizado en su persona el único don capaz de traer la salvación al mundo. Sin embargo, la peregrinación conserva un lugar especial, manifestando el deseo del creyente de ponerse en camino hacia Dios, de imitar a Cristo en su movimiento hacia el Padre, de escuchar al Espíritu en el curso de un proceso de retiro, de salida de sí mismo y de olvido de las preocupaciones cotidianas.

Lugares santos cristianos

Desde muy temprano en la tradición cristiana, hay huellas conmovedoras de peregrinaciones a lugares santos. Pero fue en la Edad Media cuando el peregrinaje cristiano tomó verdadero impulso. Jerusalén, Roma y Santiago de Compostela eran los principales centros de peregrinación, pero un gran número de santuarios, aunque sólo fuera por su ubicación en las principales rutas de peregrinación, acogían a multitudes de buscadores de Dios, así como a bandidos atraídos por estas masas. Uno se pone a rezar por sí mismo y por su familia. A veces uno es enviado como delegación por una ciudad o una corporación que le encarga al peregrino sus intenciones.

Fuente: Terre Entière

Santo Sepulcro, Jerusalén
Santo Sepulcro, Jerusalén

Foto: BiblePlaces

press to zoom
Basílica San Pedro, Roma
Basílica San Pedro, Roma

Foto: E. Pastore

press to zoom
Monte Saint Michel, France
Monte Saint Michel, France

Foto: E. Pastore

press to zoom

egeria, peregrina incansable

Egeria es la peregrina que ha dado su nombre a este sitio internet. ¿Pero quién era? Era una gran dama de Occidente, fue a Jerusalén en 381; durante tres años, visitó todos los lugares santos del Medio Oriente cristiano, no solo en Palestina, sino también en Egipto, en el Sinaí, en Transjordania, en Siria. Desde Constantinopla, donde se detuvo después de su viaje, escribió a los corresponsales en Occidente la historia de su viaje, describiendo todos los lugares santos que visitó y, en particular, la liturgia que vio celebrar en los santuarios de Jerusalén.

Es uno de los escritos extremadamente raros que nos ha dejado la Antigüedad sobre una mujer. Una historia sabrosa, que revela una personalidad, una mina de información sobre los inicios de la peregrinación cristiana a Oriente, un testimonio importante del latín hablado en el siglo IV: estas cualidades le han valido un amplio número de lectores desde su descubrimiento hace poco más de un siglo.

Descubre aquí unos extractos de su diario de viaje:

 

Recursos para viajar virtualmente

a Israel

IMG_3474.JPG

Christian Media Center  

En peregrinación a Israel con los franciscanos (videos) 

IMG_2503.JPG

CN Media
En pèlerinage avec Canção Nova (videos en français) 

IMG_7734.JPG

La Bible sur le terrain

En pèlerinage en Israël avec fr. Jacques Fontaine (audios et PDF en français) 

IMG_3291_edited.jpg

Regnum Christi Magdala
En peregrinación a Israel con  p. Juan Solana y Kathleen Nichols (videos en Ingles y Español)